Culto
Las célebres noches del Café del Cerro en cinco presentaciones

Las célebres noches del Café del Cerro en cinco presentaciones

Inaugurado en 1982, el recinto ubicado en el barrio Bellavista fue un punto importante de actividad cultural en las noches de toque de queda en la década de los 80'. Entre sus hitos importantes están el debut en Chile de Luis Alberto Spinetta y legendarias presentaciones de Los Prisioneros.

Los Tres

En 1990 los penquistas se presentaron en el lugar con el guitarrista Angel Parra recién incorporado a sus filas. Su repertorio de entonces eran las canciones que se grabaron para el primer disco homónimo que salió al año siguiente, como “El haz sensor” y “Sudapara”, además de otras como “Follaje en el invernadero”, “El aval” y “Soñé que estabas justo sobre mí” -a la que Álvaro Henríquez reconoce su deuda con Muddy Waters-, que se incluyeron posteriormente en Se Remata el Siglo (1993). Haciendo gala de su habilidad como músicos, la banda también se despachó una selección de covers de Chuck Berry y Elvis que tocaban de forma más acelerada, dando cuenta de sus horas de escucha de Stray Cats y The Smiths.

Los Prisioneros

Dos meses antes de sus legendarios shows en el Estadio Chile (actual Víctor Jara) en noviembre de 1986, Los Prisioneros hicieron el prelanzamiento de su segundo largaduración Pateando Piedras (1986) en el Café. Con los sintetizadores y la batería electrónica el trío probó su nuevo sonido más cercano al synth pop frente a una audiencia que repletó el lugar, pese al toque de queda impuesto por la dictadura militar -se levantó recién en enero de 1987-. En su libro Biografía de una amistad (2014, Thabang), el guitarrista Claudio Narea relata que fue asaltado  mientras se dirigía al lugar, lo que retrasó el inicio del espectáculo. En el registro de Radio Carolina solo falta “Una mujer que no llame la atención”, la penúltima de la placa.

Luis Alberto Spinetta

La primera actuación del “Flaco” en Chile ocurrió en el Café una noche de 1989. Solo con la guitarra Steinberger que usaba por esos días, famosa por su diseño sin clavijero en la parte superior, el músico ofreció un show en que interpretó un repertorio con canciones de toda su carrera, como “Ah!! basta de pensar” -a Spinetta le sorprende que la audiencia la conozca- y “Asilo en tu corazón” -del álbum La La La grabado junto a Fito Páez-. La gente le pidió con insistencia la canción “Sexo” -del proyecto Spinetta Jade-, pero el trasandino se excusó diciendo que no podía tocarla sin banda. El cierre fue con la clásica “Muchacha (ojos de papel)”.

Schwenke y Nilo

Si hubo un movimiento que tuvo presencia en el lugar fue el llamado Canto Nuevo. Entre fines de los 70′ y comienzos de los 80′ surgió un grupo de artistas que en base a la Nueva Canción Chilena y la Trova, se plantó como una primera respuesta musical al apagón cultural impuesto por la dictadura. Entre sus exponentes hubo solistas como Eduardo Gatti, Isabel Aldunate y Eduardo Peralta; grupos como Santiago del Nuevo Extremo y Sol y Lluvia, y dúos como Schwenke & Nilo. Existe el registro de una presentación de estos últimos en el Café, que fue subida a Youtube por el usuario Chelo González, en que interpretan temas como “Se nos pierde la mirada”,   “Cuando lleguen esas horas”, entre otros.

Sol y Lluvia

Una de las agrupaciones más populares de la época era el trío de los hermanos Amaro, Charles y Jonny Labra. Surgido en un taller de serigrafía, el grupo desarrolló canciones de contenido social, pero apelando a la vieja fórmula de incorporar ritmos que invitaban al baile y la celebración. En este registro de 1982, se aprecia la celebrada intensidad con que los músicos tocaban su repertorio, con canciones como “Gorrión de amor” y “Alzando el vuelo”, incluidas en su primer disco, Canto+Vida, de 1980.

Sobre el autor:

Felipe Retamal N. |
Periodista de Culto. En Twitter es @feloretamaln