Culto
El Padrino: Marlon Brando y el rol que lo transformó en leyenda

El Padrino: Marlon Brando y el rol que lo transformó en leyenda

Con 47 años y a inicios de la década del '70, el actor neoyorkino encarnó el papel del mafioso italiano que lo transformaría en un ícono del cine.

“…Pero ahora vienes a mí a decir: ‘Don Corleone, deme justicia’, pero no los pides con respeto, no ofreces amistad, ni siquiera me llamas Padrino.”

Para 1972, cuando El padrino debutó en la pantalla grande, la oscura escena inicial mostraba a un sepulturero exigiendo ‘clemencia’ ante uno de los hombres más poderosos de Nueva York. Y es que el personaje de Vito Corleone quedó marcado en la memoria popular, gracias a la enigmática actuación de Marlon Brando.

“Tenía juicio, sabiduría y amor por su familia. Y está en consonancia con ser humano y parte de la familia”. Estas palabras de Martin Scorsese describen en plenitud lo que significa el papel de Brando en la primera parte de la trilogía de Francis Ford Coppola: un mafioso temible y respetado, honesto, buscando la paz antes que la guerra.

Y es que el poder del italiano de Sicilia sufre problemas con las otras bandas tras negarse a  participar en el negocio de las drogas. Sus actos en la trama dan inicio a un cruento conflicto entre las familias mafiosas.

Cuando Brando toma el desafío, Paramount no confiaba en sus servicios. Si bien su profesionalismo era conocido, incluso con un Oscar bajo la manga por la cinta Nido de ratas, el director de la cinta ha mencionado las dificultades que sufrió por hacer hincapié en el papel de Vito Corleone. “En un momento dado el estudio me llegó a decir que no volviera a mencionar el nombre de Marlon Brando”, reveló Coppola.

Ambientada en la década de los 40, el patriarca de los Corleone logró sorprender en una película con gran reparto: Al Pacino, Diane Keaton, Robert Duvall, entre muchos más. Sus compañeros de elenco quedaban sorprendidos con la destreza y el desplante del actor. James Caan, entrevista con TCM, recordó la escena en que Brando improvisa con un gato que apareció en el estudio: “Era increíble verle trabajar porque era como todo lo que habías estudiado y se manifestaba delante de tus ojos”.

Marlon Brando quería que Don Corleone pareciese un “bulldog”, así que en un principio utilizó algodón en la parte lateral del mentón para dar más volumen, herramienta que después se transformaría en una placa. Además, consiguió su transformación gracias a las técnicas de Dick Smith, especialista en efectos especiales de maquillaje.

Fue Smith quien consiguió el aspecto que el personaje requería, un envejecido rostro producto de la aplicación de látex líquido alrededor de los ojos y en otras zonas donde se precisara el efecto, luciendo por minutos irreconocible.

Tanto la película como el trabajo de Marlon consiguieron brillantes críticas por parte de los especialistas. Incluso, el filme fue nominado en 11 categorías en los premios Oscar, entre ellas a Mejor actor principal para el neoyorkino. Brando ganó y, fiel a su estilo, rechazó el premio enviando a una actriz que aprovechó la tribuna para expresar un mensaje a las comunidades indígenas de Estados Unidos.

El personaje basado en el libro homónimo de Mario Puzo en un principio fue rechazado por el artista, quien creía que ‘no ensalzaría la mafia’. De no haber aceptado a este poderoso caballero, El padrino no habría conseguido el impacto que la mantiene como un éxito de taquilla.

Brando hizo de Don Vito Corleone un héroe y villano al mismo tiempo, logrando ser parte de los personajes más conocidos en el séptimo arte contemporáneo.

Sobre el autor: