Culto
De la publicidad al comic: la historia de Mafalda

De la publicidad al comic: la historia de Mafalda

Una historieta que el dibujante Quino creó por encargo, dio origen a una de las tiras más célebres de América Latina, la que ha sido traducida a más de 30 idiomas.

“¿No tenés algo distinto a las páginas de humor?” preguntó Julián Delgado, el jefe de redacción del semanario Primera Plana, al dibujante Joaquín Salvador Lavado, Quino. En ese momento, el artista recordó unas viejas tiras que tenía guardadas en un cajón. En estas se mostraba la historia de una familia típica de clase media, con padre, madre, dos hijos, un niño y una niña. Pero, con la aquiescencia del editor, el caricaturista decidió dar el protagónico a la chica. Su nombre: Mafalda. Llegó a los quioscos por primera vez el 29 de septiembre de 1964.

La primera tira de Mafalda

El personaje había nacido de casualidad. Un año antes, la agencia Agnes Publicidad necesitaba producir una historieta que le permitiera promocionar una nueva línea de electrodomésticos llamada Mansfield. En principio, se le encargó el trabajo al dibujante Miguel Brascó. “Querían una familia con padre, madre y dos hijos: un típico contexto para que aparecieran los productos. Lo que necesitaban no tenía nada que ver con lo que yo normalmente hacía, así que le derivé el trabajo a Quino, que en ese momento trabajaba conmigo”, contó en una entrevista a Notife.

El nombre de la protagonista surgió precisamente a partir del cometido. La compañía sugirió a Quino que el título sonara parecido al de la marca en promoción. Ello obligó al artista a buscar alternativas. Hasta que una noche vio la película Dar la cara, de José Martínez Suárez, con Leonardo Favio en su elenco. En una escena aparece una guagua que se llamaba Mafalda. Allí supo que tenía lo que buscaba.

Finalmente la campaña no realizó y el dibujante se quedó con las imágenes. Al año siguiente publicó tres de las tiras en la revista Leoplán, en las que no figura la niña. En 1963 lanzó su libro Mundo Quino, en que reunió parte de su trabajo publicado en distintos medios.

Caricatura realizada por Quino

Durante poco más de un año, Mafalda salía dos veces a la semana en Primera Plana. Sin embargo, según Quino, tiempo después un diario de Bahía Blanca le pidió la tira. Él accedió, pero la revista argumentó que los dibujos eran de su propiedad. Eso los hizo entrar en conflicto, pues el autor defendía su obra. Finalmente se produjo la ruptura, y las historias de la niña irreverente, junto a sus amigos Manolito, Susanita y Felipe, comenzaron a circular en el diario El Mundo desde el 15 de Marzo de 1966.

Si bien el cómic en la Argentina había pasado por una era de auge en las décadas anteriores, la llegada de la televisión comenzó a relegarla de las preferencias. Aún así surgieron historietas como Anteojito y Antifaz, Marcianeros, Precinto 56, entre otros. En 1968 en la revista Boom, de Rosario, debutó otro de los nombres importantes del género en el país trasandino: Fontanarrosa.

Mafalda se publicó en El Mundo hasta su cierre en 1967. Luego de circular un tiempo en periódicos del interior, reapareció el 2 de junio de 1968 en la revista Siete Días Ilustrados, una de las más reconocidas por entonces. La novedad es que la familia se había agrandado con la aparición de Guille, el hermanito menor. En esa tira se afirma que la chica “nació” el 15 de marzo de 1962, por eso se considera esa fecha como su aniversario, aunque su primera aparición en rigor corresponde a la de septiembre del 64′.

La tira pasó a la historia no solo porque entretenía. Tenía una voz que se hacía cargo de fenómenos contingentes, como la guerra de Vietnam, los Beatles, entre otros. Hasta el afamado escritor Julio Cortázar se refirió a ella: “No tiene importancia lo que yo pienso de Mafalda. Lo importante es lo que Mafalda piensa de mí”

Si bien desde 1966 ya se publicaban algunas de las historias de Mafalda en Uruguay, hacia el final de la década comenzó a publicarse en Europa bajo formato libro -en total se editaron 10-. En España sufrió la censura de la dictadura franquista, lo que obligó a los editores a incluir una franja en la tapa que dice “para adultos”.

El final llegó 25 de junio de 1973. Ese fue el último día en que la chica enemiga de la sopa y de agudas observaciones tuvo presencia en la prensa. Quino fue preparando el terreno con veladas referencias a que pronto dejarían de circular las tiras. “Me costaba mucho esfuerzo no repetirme, sufría con cada entrega. Cuando uno tapa el último cuadrito de una historieta y ya sabe cuál va a ser el final es porque la cosa no va. Y por respeto los lectores y a mis personajes y por mi manera de sentir el trabajo decidí no hacerla más y seguir con el humor que nunca dejé de hacer”, dijo el autor.

Desde entonces la historia ha sido traducida a más de 30 idiomas, entre ellos el arameo, japonés, francés, italiano, etc. También tuvo dos series de animación. En 1977 ilustró la Edición Internacional de la campaña mundial de la Declaración de los Derechos del Niño, a pedido de UNICEF. En 1987, tras el fallido golpe de estado de los “carapintadas” contra el gobierno de Raúl Alfonsín, el dibujante presentó una viñeta de Mafalda con un mensaje elocuente: “¡Sí a la democracia! ¡Sí a la justicia! ¡Sí a la libertad! ¡Sí a la vida!”

 

Sobre el autor:

Felipe Retamal N. |
Periodista de Culto. En Twitter es @feloretamaln