Culto
St.Vincent: el regreso de la mujer fuerte del rock alternativo

St.Vincent: el regreso de la mujer fuerte del rock alternativo

Diseñadora de guitarras, directora de cortos, productora y una talentosa multiinstrumentista, son algunas de las facetas que ha desarrollado la compositora estadounidense. Hoy, encumbrada como uno de los nombres ineludibles del indie, también ha tomado posición en la lucha por la igualdad de las mujeres.

La noche del 10 de febrero, St.Vincent junto a Dua Lipa protagonizaron una de las presentaciones más comentadas en la entrega de los premios Grammy. Vestidas de negro, luciendo sus breves melenas y con mucha actitud, las intérpretes ofrecieron un mix de sus sencillos “Masseduction” y “One Kiss”, en una performance que solo con gestos y miradas destilaba tensión sexual. “Esas canciones son dos caras de la misma moneda. Se trata de la seducción y el sexo y todas esas cosas”, dijo la primera a Rolling Stone.

Con una carrera de cinco discos en solitario, tres EP y algunas colaboraciones, la guitarrista ha construido una carrera en que ha explorado diferentes universos sonoros; desde las composiciones de cuerdas al estilo Disney en Actor (2009) hasta la contundencia musical y emocional de su último álbum Masseduction (2017). No en vano en 2015 se llevó a su casa el Grammy a Mejor Álbum de Música Alternativa por su disco homónimo, convirtiéndose en la primera mujer en lograr el reconocimiento desde que se instauró en 1991, cuando fue rechazado por Sinead O’Connor.

Desde entonces su carrera y su figuración pública han ido en alza al ampliarse hacia otros intereses. Condujo un programa de radio -Mixtape Delivery Service- en Radio Beat 1; fue la primera en diseñar una guitarra signature adaptada al cuerpo femenino para la marca Ernie Ball; debutó como directora en un corto de terror –XX se tituló- y se dio el gusto de unirse a los sobrevivientes de Nirvana, una de sus bandas favoritas, para tocar “Lihitum” en la introducción de los de Seattle en el Salón de la fama del rock ‘n’ roll.

Nacida en Tulsa, Oklahoma, como Anne Erin Clark, desde pequeña fue criada como católica romana. Sus padres se divorciaron cuando tenía tres años y junto a su madre se fue a vivir a Dallas, Texas. A los 12 alucinó con los riffs incendiarios de Jimi Hendrix que suenan en la OST de la película Forrest Gump, y gracias al padre de un amigo que tenía una vieja stratocaster, se hizo de su primera guitarra eléctrica. Pronto comenzó a dominarla y con los años descolló con su habilidad.

El talento de Clark con las seis cuerdas le permitió iniciar su carrera en la banda The Polyphonic Spee. Tras abandonar el Berklee College of Music, al tercer año, comenzó su búsqueda de rodaje musical. Un día vio el anuncio en que la agrupación buscaba a un guitarrista. Anne se presentó a la audición con una maleta llena de pedales de efectos y todas las canciones del grupo aprendidas a la perfección. Al poco tiempo fue descubierta cuando el conjunto teloneó a Sufjan Stevens. En su disco debut, Marry Me (2007) tocó nada menos que 13 instrumentos diferentes.

Su nombre artístico es un homenaje al poeta Dylan Thomas, uno de sus favoritos. El vate murió en 1953 en el Saint Vincent’s Catholic Medical Center. Ese dato hizo volar la imaginación de la compositora pues le pareció una elegante referencia. Contenía una historia y hacía menos obvio su género.

En 2012 salió a las tiendas uno de sus proyectos más ambiciosos. El álbum Love this giant, compuesto en colaboración con David Byrne. Ambos se conocieron en 2009 durante un show benéfico para Radio City Music Hall. Originalmente proyectaron hacer una presentación en conjunto, pero al crear arreglos de bronces, comprendieron que podían hacer un largaduración. Durante tres años se enviaron correos con letras y melodías que dieron origen al material. “Simplemente jodíamos con las partes y piezas del otro y era bueno trabajarlo de esa manera. Ninguno de los dos estaba molesto por eso, así que solo podíamos cortar las cosas”, contó Clark a Rolling Stone ese año.

Más mujeres en la mesa

En los últimos años, Clark se ha sumado a las campañas en pro de la igualdad de derechos de la mujer y en múltiples entrevistas se ha referido al desigual trato que reciben las creadoras en la industria. “Tal como funcionan todos los sistemas de poder, necesitas un asiento en la mesa. Si no estás ahí, estás en el menú. Entonces, se trata de tener más mujeres en posiciones de poder para darle a las personas la oportunidad de que, por razones de desafortunado sexismo sistémico en este caso, no hayan tenido la oportunidad”, señaló a Rolling Stone en febrero de este año.

Por esa razón, también ha reflexionado en torno a la forma en que ella presenta sus shows. “El género es performativo. Y creo que es muy importante tener cuidado con las formas en que inconscientemente realizas el género. Especialmente si los axiomas que se te han transmitido a través de la cultura patriarcal no satisfacen tu poder”, dijo a The line of best fit.

Ello explica que esté colaborando con más mujeres, por ejemplo, como productora en el nuevo trabajo de la banda de rock alternativo Sleater-Kinney, integrada sólo por féminas. “Estoy en una posición en la que puedo contratar personas”, dijo a Rolling Stone. “En los últimos dos años la campaña de este álbum [Masseduction], ha sido muy centrada en las mujeres. Desde las directoras de espectáculos, hasta el contenido y las personas con que trabajo en el tour, siento que tengo mucha suerte de poder emplear mujeres, porque soy una mujer”, agregó.

St.Vincent se presentará en Lollapalooza Chile el domingo 31 de marzo. Anteriormente, en la edición 2015, ofreció un celebrado show que pasó a segundo plano por un incidente que no quedó del todo claro, pero que acabó con la estadounidense destrozando los cuadros que la artista chilena Constanza Ragal facilitó para decorar su camarín. Esta exigió una compensación de US$4500 lo que obligó a Clark a permanecer unos días en el país mientras se arreglaba la situación. Finalmente las partes llegaron a un acuerdo y la intérprete de “Digital Witness” pudo dejar la angosta franja de tierra.

Sobre el autor: