Culto
El amor después del amor: el disco más vendido en la historia del rock argentino

El amor después del amor: el disco más vendido en la historia del rock argentino

Publicado en 1992, Fito Páez mantiene el récord que logró con su séptimo trabajo de estudio. Compuesto íntegramente por el rosarino, la placa contó con colaboraciones de Charly García y Luis Alberto Spinetta.

Han pasado más de 25 años desde su publicación y su vigencia sigue intacta. La historia del disco más importante en la carrera de Fito Páez comienza a finales de los 80, cuando decide viajar al continente europeo para desconectarse tras el lanzamiento de Tercer mundo, quinta placa del músico con sello independiente. Para su sorpresa, el trabajo que cuenta con temas como “Y dale alegría a mi corazón” vendió 30 mil unidades en dos meses, por lo que Warner le ofreció un contrato para su siguiente obra, con condiciones que hasta ese entonces el cantautor no había disfrutado.

Páez atravesó el Atlántico para encontrarse con una ciudad que disfrutaba sus canciones, por lo que en febrero de 1991 se encerró por 11 días en Punta del Este para dar los primeros pasos de la nueva creación. Fue la inspiración de las playas uruguayas en las que el hombre de pelo rizado creó el corazón del disco. Junto a Tweety González, conocido productor trasandino tildado como ‘El cuarto Soda’ armó la estructura central, coleccionó loops y samples, experimentando permanentemente en el sonido central de las 14 canciones que darían forma a El amor después del amor

Tweety González y Fito Páez. Créditos: INFOBAE.

Fito Páez grabó el largaduración en diferentes etapas. Las primeras sesiones fueron en Buenos Aires a finales de 1991 con la presencia de dos productores internacionales, entre ellos el chileno radicado en España Carlos Narea y el inglés Nigel Walker, hombre clave en proyectos de artistas como Phil Collins, McCartney o Pink Floyd. El disco se terminó en los históricos estudios de Abbey Road en Inglaterra, lugar en el que trabajaron los arreglos de distintos instrumentos.

Para sumar al histórico trabajo, Páez contó con la presencia de músicos invitados de primerísimo nivel. Mientras que con Charly García compuso y cantó “La rueda mágica”, Luis Alberto Spinetta grabó las guitarras en “Pétalo de Sal”. A la lista también se suman Andrés Calamaro, Mercedes Sosa, incluso Gustavo Cerati gracias al sample guardado por Tweety González.

La creación de El amor… coincide con la situación amorosa del intérprete rosarino. Fito Páez ha dicho en varias ocasiones que la musa inspiradora de la placa fue Cecilia Roth, actriz que trabajó con Almodovar a quien conoció a inicios de los 90. Ella se transformó en la persona que lo acompañó durante la ola de éxito que provocó la creación de la producción. La vida de Páez no ha sido fácil, sobre todo tras la muerte su más íntimo círculo familiar, por lo que el disco simboliza la oportunidad de volver a sonreír después de la tormenta. “Conocí a una mujer maravillosa que me cambió la vida. Como yo no hago los discos aparte de mi vida, quedó todo el colorido de esta relación en mi último LP”, expresó el rosarino mientras anunciaba el álbum a la venta.

El amor después del amor consagró la carrera del argentino a nivel continental. Lanzado el 1 de junio de 1992 y ante todo cálculo, el disco agotó 30 mil copias en tres días, las cuales estaban planificadas para venderse en dos meses. Posteriormente, según datos del libro 50 años de rock en Argentina (2015, Sudamericana) tras la reposición del álbum en las tiendas, nuevamente se vendieron 20 mil unidades en corto tiempo.

El éxito de Fito también se trasladó a los conciertos, logrando llenar en 11 oportunidades el teatro Gran Rex, escenario con una capacidad para 3 mil personas.Ya para las giras de 1993, mientras El amor…. llegaba a las 175 mil copias distribuidas por distintos puntos de Argentina, el artista recibió el cuádruple disco de platino junto con ganar el premio de la crítica local como mejor disco solista de rock.

Al igual que la canción final del álbum, Fito no sabía dónde iba su vida y jamás pensó llegar al millón de álbumes vendidos, consiguiendo el título del disco más vendido en la historia de Argentina. “Mirá este flaquito, dándole con el pianito, haciendo canciones, está bien. Mirá todo lo que le pasó y está dándole, vamos a darle un premio”, dijo entre risas al programa Elepé mientras recordada los tiempos del inesperado éxito de una producción que está en todas las casas al otro lado de la cordillera. El amor después del amor vino a cambiar la vida del cantante y el sonido de las pistas trasandinas para siempre.

Sobre el autor: