Culto
El contraataque del cine francés

El contraataque del cine francés

La industria fílmica más fuerte de Europa trae 13 estrenos en el Segundo Festival de Cine Francés. Será desde el 28 de marzo al 3 de abril y destacan lo nuevo de Jean-Luc Godard y Olivier Assayas, entre otros.

No fue el mejor año para salir de casa y meterse a una sala de cine en Francia. Primero llegó el Mundial de fútbol en junio y julio, con récords de teleaudiencia fiel a Les Bleus, el equipo que saldría campeón. Luego vinieron olas de calor con temperaturas que llegaron a los 40 grados. Finalmente, ya en invierno y con nieve por todos lados, las protestas de los chalecos amarillos tomaron por asalto las calles de París. En fin, las habituales huelgas del año también aportaron más cuotas de inestabilidad. Sin embargo, la asistencia a salas en Francia siguió siendo la más alta de Europa en el 2018, con 200 millones de entradas vendidas de acuerdo a datos del Centre National du Cinéma et de l’Image Animée (CNC).

Pero las estadísticas entregaron además un pequeño espaldarazo a la industria fílmica local, que el año pasado concenró el 40 por ciento del mercado. Tres de las cinco películas más vistas en Francia fueron vernáculas y una cuarta, Taxi 5 (2018), se ubicó en el lugar número 10. Con 77 millones de espectadores de cine local, Francia aún mantiene su perfil de potencia cinematográfica. En Chile el año pasado se estrenaron 12 filmes de ese país en el circuito comercial, transformándose en la segunda nación con más presencia local después de Estados Unidos, que tiene un monstruoso promedio de 120 estrenos por año.

Precisamente la mencionada Taxi 5, quinta parte de la serie creada por Luc Besson, será parte de la programación del Segundo Festival de Cine Francés, que irá desde el 28 de marzo al 3 de abril.

De igual manera que el año pasado, las 13 cintas se mostrarán en Santiago y Viña del Mar, repartiéndose en la sedes Cinemark de Alto Las Condes y Portal Ñuñoa en la capital y en Mall Marina en la ciudad de la Quinta Región.

El invitado principal del encuentro será el realizador Stéphane Brizé (1966), cineasta con una clara vocación realista y social, en la línea de Laurent Cantet (Recursos humanos), quien fue la visita del 2018. Brizé acostumbra a trabajar con el actor Vincent Lindon, quien ganó el premio a Mejor actor en Cannes por su filme La ley del mercado (2015). Si en aquel largometraje Lindon era un desempleado que intentaba llegar a fin de mes con cierta dignidad, en La guerra silenciosa (2018) es un orgulloso y combativo líder obrero de una empresa automotriz a punto de despedir a mil trabajadores. El filme participó en Cannes 2018 y logró muy buenas críticas, en particular por la personificación de Lindon.

En otra órbita creativa se ubica el inquieto y ecléctico Olivier Assayas (Personal shopper), que en Non-fiction relata la historia de la actriz Selena (Juliette Binoche) y del editor de libros Alain (Guillaume Canet), una pareja intelectual cuyas preocupaciones poco y nada tienen que ver con los personajes de Stéphane Brizé. Acá, Selena se enfrenta una crisis vocacional, mientras que su esposo maneja como puede las demandas de un escritor testarudo. Lo que él no sabe es que Selena flirtea con el autor hace al menos un año.

De otro autor, pero de los consagrados absolutos, llega Le Livre d’Images (2018). Es la última propuesta de Jean-Luc Godard, el casi nonagenario sobreviviente de la Nueva Ola francesa. Presentada en Cannes 2018, donde obtuvo un Premio Especial, la cinta es una suerte de collage audiovisual con textos, imágenes de archivo, filmaciones aleatorias del propio Godard y, recurrentemente, un perro. Lo otro que siempre vuelve es la voz en off del realizador, ya gastada, cavernosa, pero siempre segura y algo viperina.

Otro filme que escapa a la norma más comercial es Los jóvenes salvajes, elegida la mejor película del 2018 por la revista Cahiers du Cinéma. El largometraje de Bertrand Mandico es una locura surrealista ambientada a inicios del siglo XX y protagonizada por cinco adolescentes que se amotinan contra un temible capitán de barco. Los muchachos son interpretados por actrices.

Mujeres en la dirección

El encuentro galo en el Cinemark también se hará cargo de otro distintivo síntoma del cine de ese país: la gran cantidad de mujeres cineastas, muy superior al promedio de Hollywood. Una de las cintas imperdibles es Un amor imposible (2018), donde Catherine Corsini describe educación sentimental de Rachel (Virginie Efira), una mujer con buenos sentimientos acorralada por el amor equivocado.

En un tono más de comedia se mueve La última locura de Claire Darling (2018), de Julie Bertuccelli. Aquí Catherine Deneuve y Chiara Mastroianni, madre e hija en la vida real, interpretan Claire y Marie Darling, respectivamente. También son progenitora y descendiente y las circunstancias de su inesperado reencuentro son curiosas: Claire decidió botar todos los muebles, objetos de valor y hasta baratijas de la casa.

Un hombre y una mujer, Andréa Bescond y Eric Metayer, están detrás de Les chatouilles (2018), drama ganador de dos premios César (el Oscar francés) y protagonizado por la propia Bescond en un rol tristemente autobiográfico: una mujer trata de salir adelante, pero la violación que sufrió en su niñez la persigue. Los otros dos filmes dirigidos por mujeres de la muestra son La casa de verano (2018) de Valeria Bruni-Tedeschi y C’est ca l’amour (2018) de Claire Burger . A nivel de superprocucciones históricas se darán El emperador de París (2018) de Jean-François Richet, y Edmond (2018) de Alexis Michalik. Un broche particular para cerrar el ciclo es El valle de la luna, drama de Guillaume Nicloux que es del año 2015, pero que reúne a dos grandes: Gérard Depardieu e Isabelle Huppert.

Sobre el autor:

Rodrigo González |
Sub-editor de Cultura de La Tercera.