Culto
Pedro Pascal: “Cuando llegué a Game of thrones, el rol era tan precioso que me iba a cambiar la vida, pero no sabía cómo”

Pedro Pascal: “Cuando llegué a Game of thrones, el rol era tan precioso que me iba a cambiar la vida, pero no sabía cómo”

La estrella chilena en Hollywood sigue su ascenso y estrena el filme de Netflix Triple Frontera. Este año también protagonizará The Mandalorian, la serie de Star Wars que en conversación con Culto describe como “increíble”.

Un regreso a casa. No donde nació en 1975, Santiago de Chile, tampoco a Dinamarca, donde vivió con su familia tras ser exiliados. Ni a Orange County, California, o San Antonio, Texas, las ciudades que lo vieron crecer. Era un reencuentro con otra clase de hogar: tierras cafeteras, el país donde grabó durante tres temporadas Narcos, la serie de Netflix que lo consagró como estrella, al interpretar al agente Peña, ya cerca de sus 40 y luego de que en más de una ocasión quisiera tirar la toalla y dejar de probar suerte en Los Angeles. Pedro Pascal, a inicios de 2018, tuvo la oportunidad de volver a Colombia, para filmar algunas escenas de una película con Ben Affleck, Oscar Isaac y Charlie Hunnam, y bajo la dirección de J. C. Chandor (A most violent year).

“La parte más fantástica de nuestra producción fue en Bogotá. Todo se manejó perfecto, el elenco gringo habló de lo bien que los trataron. Eso fue muy especial. Yo dije: esta es mi gente, de Narcos”, dice el actor. Además que -tal como en los tres ciclos de la serie-la compañía colombiana Dynamo participó en la producción, el chileno-estadounidense ya conocía a todos sus compañeros de Triple frontera, la cinta que Netflix estrena este miércoles y que cuenta la historia de un grupo de exmilitares dispuestos a robarle a un zar del narcotráfico -el señor Larea-, con un elenco que también incluye a Garrett Hedlund y Adria Arjona. “Fue como juntarse con amigos e ir hacer una aventura juntos”, reconoce Pascal, al teléfono con Culto desde Nueva York, donde la película tuvo su premiere, y él se encuentra presentando un nuevo montaje de Rey Lear.

Diversas vueltas provocaron que, avalado por su trabajo en Game of thrones -como Oberyn Martell- y Narcos, lograra uno de los roles principales en este thriller que se sitúa en Latinoamérica. Aunque tal vez eso no hubiera ocurrido cuando el proyecto se suponía lo iba a dirigir Kathryn Bigelow, tras ganar el Oscar por Vivir al límite (2008), y en los años posteriores rondaron nombres como Tom Hanks y Will Smith. Pero ahora, que también comparte con Gal Gadot en la secuela de Mujer Maravilla que llegará en 2020, todo parece posible para Pascal.

“Todas las complicaciones u oportunidades terminan siendo parte del destino de una película, serie u obra”, reflexiona el actor, quien, inclinado en lo más personal, cuenta que con Oscar Isaac lo vincula una amistad de más de una década. “Trabajar de nuevo juntos fue un sueño, porque mi primera obra profesional, en que me pagaron, fue en Nueva York hace 14 años con Oscar”, apunta en relación al montaje Belleza del padre, del autor cubano-estadounidense y ganador del Pulitzer Nilo Cruz.

Una obra que realizaron en 2005, años antes de que Isaac hiciera la nueva trilogía de Star Wars, como el piloto Poe Dameron. Y muchos antes también de que Pascal fuera anunciado como protagonista de The Mandalorian, la primera serie live action sobre el universo creado por George Lucas; una producción que llegará el segundo semestre a la plataforma de streaming Disney+, y que transcurre entre El retorno del jedi y El despertar de la fuerza, con el director Jon Favreau (Iron man, El rey león) a la cabeza. Curiosamente, en Triple frontera, Isaac, de padres guatemaltecos, y Pascal tienen más de una línea en español. “Surreal y genial”, insiste el actor sobre terminar filmando juntos por primera vez, luego de tantas idas y vueltas de la película, que se rodó en Hawái, California y Bogotá.

Pascal revela que, como en Narcos y las cintas Kingsman: El círculo dorado (2017) y El justiciero 2 (2018), para interpretar a su personaje, Francisco “Catfish” Morales, volvió a los entrenamientos con armas -aunque “no me gustan nada”, dice riendo- e incluso con un mayor grado de complejidad. “Tuvimos que hacer muchas preparaciones tácticas. Estábamos juntos en Los Angeles, Ben, Oscar, Garrett, Charlie y yo, cinco días a la semana disparando armas. Y aprendiendo a movernos como una sola unidad, como soldados de verdad, dentro de una casa. Esa fue la parte más específica del entrenamiento, para la secuencia en que nos infiltramos en la casa de Larea”, explica.

¿Cómo sintió la química entre los actores en el rodaje?

-Nos fue muy bien. Muchos de los exteriores de la película se hicieron en Hawái. Así que, imagínate, seis actores con Adria Arjona, entrenando juntos en el mar, en la selva, con armas y ensayando. Yo creo que realmente era esencial pasar ese parte juntos, para contar este cuento de camaradería. Para tener esa química dentro de nosotros. Ojalá que se refleje un poquito lo bien que lo estábamos pasando, aunque lo pasamos muy mal en la película.

¿Cómo enfrenta ser el protagonista de la primera serie de Star Wars?

-Increíble. Y también tener un jefe como Jon Favreau es, te lo digo, un sueño para cualquier persona. No hay nadie que cuide más a sus proyectos que él. Así que lo que él quiere, yo lo hago.

Hace cinco años, cuando apareció en Game of thrones, ¿imaginó que iba a llegar a este punto, en Star Wars, en Mujer Maravilla, en una película como Triple frontera?

-Es que me imaginé todas esas cosas cuando yo era muy chico. Y después la vida pasa (se ríe). Seguí dedicándome a ser actor y trabajar en teatro y en tele, y poder pagar el arriendo. Fue cumplir lo que quería cumplir. Cuando llegué a Game of thrones, yo era fan del show. El rol era tan precioso en la página que sabía que, si no lo fallaba, me iba a cambiar la vida, pero no sabía cómo… Me la cambió totalmente.

Sobre el autor: