Culto
Daniela Ramírez: “Estoy construyendo a la comandante Tamara desde el lugar más humano posible”

Daniela Ramírez: “Estoy construyendo a la comandante Tamara desde el lugar más humano posible”

La actriz, recién fichada por Canal 13 para su nueva vespertina, estrena la película Ausencia y tiene en carpeta el filme Los Fusileros, donde será la integrante del FPMR, y la serie sobre Isabel Allende.

Son días atareados para Daniela Ramírez. Un sorpresivo cambio de canal, el estreno de su primera película de época y la ardua preparación para un rodaje de otro filme, marcan sus pasos. En estos últimos meses, que está ad portas de cumplir ya ocho años desde que apareció en pantalla por primera vez, con la serie Los archivos del cardenal, quizá atraviesa el periodo más prolífico de su carrera.

Luego de filmar a fines del año pasado las escenas de su debut en el cine argentino (la comedia Panelista, con Florencia Peña), en enero se reencontró con parte del equipo de la ficción sobre la Vicaría de la Solidaridad, para las grabaciones del thriller político El arte de callar, serie protagonizada por Benjamín Vicuña y dirigida por Nicolás Acuña, que en 2020 será emitida TVN y Fox. Una producción de cuatro capítulos basada en la novela homónima de Roberto Brodsky -inspirada a su vez en el periodo del tráfico de armas durante la transición-, que subraya la ruta profesional más reciente de la actriz: ficciones en torno a hechos reales.

Eso parte con una película en torno a una mujer que “quisimos hacer visible”, como describe Ramírez. El drama Ausencia -que se estrena este viernes en la Cineteca Nacional y también llegará a la Sala K- la tiene en la piel de Carmen Arriagada, una aristócrata de Talca que en la mitad del siglo XIX mantuvo un intenso intercambio epistolar y un amor imposible con el pintor Mauricio Rugendas (Diego Noguera), estando casada con un antiguo oficial prusiano del ejército de Chile (Francisco Ossa). En la cinta dirigida por Claudio Marcone y Liú Marino, su rol la llevó a investigar y también reconstruir cómo habría sido esta mujer, junto con caracterizarse de época.

“Yo me enamoré mucho de la historia. Me la imaginaba siempre fumando, al lado de los hombres, opinando, riéndose irónica. En una época en que las mujeres no tenían ninguna injerencia en decisiones, ella de alguna manera era un punto aparte, le interesaba la política, participaba de las tertulias, era súper admirada. Pero sólo por sus cartas podemos entender que existían mujeres con ese tipo de pulsiones, no está registrado de otro modo porque en la historia no estábamos contempladas”. Y la actriz de Amanda continúa: “Es una película íntima, que no busca una espectacularidad. Me interesa contar esas historias”.

Igualmente entusiasmada, hasta un nivel que reconoce bordea la obsesión, está con el personaje que tiene en la cinta Los fusileros: la comandante Tamara, el nombre con el que se conoció a Cecilia Magni mientras era parte del Frente Patriótico Manuel Rodríguez; una de las mayores responsables del fallido atentado en contra de Augusto Pinochet en 1986, que retrata justamente el libro de Juan Cristóbal Peña que ahora el director Juan Ignacio Sabatini llevará a la pantalla grande. “La estoy construyendo desde el lugar más humano posible. No la construcción de guerrillera que uno puede tener, de una mujer ruda, fuerte, sino que como una mujer consecuente, con convicciones, sacrificada por su causa, en que los ideales en ese momento eran todo, y ella estaba salvando este país. Pero por sobre todo me quiero acercar a cómo era ella. Y que uno la entienda finalmente”.

En su horizonte también está la serie de tres capítulos Isabel Allende: No me mires así, de Mega. Ese rodaje será en octubre, pero Ramírez dice que ya pudo reunirse con la escritora en su casa, porque “quería conocer a la actriz que iba a interpretarla”.

¿Cómo encara la labor de interpretar en corto tiempo a tres mujeres de la historia del país?

Son desafíos gigantes. Quiero tener algo de ellas, por ahí van mis investigaciones. Todas las personas que yo he podido entrevistar que conocieron a Cecilia Magni son “tamarianos”, así se definen, desde la admiración profunda. Creo que con estos personajes pasa eso, son hipnotizantes.

Desembarco en Canal 13

Mientras la teleserie Casa de muñecos (Mega) seguía liderando la sintonía con holgura, el anuncio del mes pasado no dejó a nadie indiferente. Canal 13 informó la incorporación de Ramírez a sus filas, para su nueva vespertina, dirigida por Vicente Sabatini, que lleva como título En la puerta del horno, y donde interpretará a una joven llamada Dafne. Un salto sorpresivo luego del éxito de la actriz en Amanda y la actual telenovela que va en el bloque nocturno. Pero ella, que acostumbra a trabajar por proyecto, desdramatiza diciendo que “uno tiene que moverse, creo en eso”.

Además, expresa que influyó el rol de Pablo Ávila y su productora AGTV, hoy a cargo de las producciones de Canal 13, que alcanzó un fenómeno de culto con Pacto de sangre. “Me motivó, uno no llega a un lugar sin mirar”. Y profundiza: “Pablo Ávila a mí me da una confianza absoluta. Creo que él está intentando hacer funcionar y movilizar la industria con estas nuevas apuestas”.

¿Fue complejo tomar la decisión de dejar Mega?

Claramente hubo una propuesta que para mí era mucho más tranquilizadora, a largo plazo, más estable. Entiendo el fenómeno que está ocurriendo hoy con Mega, y con los compañeros hay relaciones que uno va generando. Eso es triste. Pero en Canal 13 me querían. Sentí eso. En Mega también, pero esto es un trabajo. Acá ya me habían imaginado para un personaje, qué más rico que eso.

Sobre el autor: