Culto
Max Martin, o el cerebro tras los éxitos de Backstreet Boys

Max Martin, o el cerebro tras los éxitos de Backstreet Boys

El sueco tuvo una carrera como cantante de glam metal antes de dedicarse a trabajar como productor. Escribió algunos de los temas de la boyband como "I want it that way" y también fue el responsable de "Baby one more time" de Britney Spears. A lo largo de su carrera acumula 22 temas en el número número uno del ránking Billboard Hot 100.

En la música popular son comunes las alianzas entre productores y artistas. Para el caso de la música pop, los último 20 años tienen un nombre ineludible: Max Martin.

Nacido como Karl Martin Sandberg el 26 de febrero de 1971 en Estocolmo, Suecia, en su juventud integró varias bandas de glam metal sin gran repercusión. Con los años comenzó a ofrecer sus servicios como compositor a otros artistas, con el background de la escuela sueca de pop, la que ha destacado por su forma particular de crear hooks, o ganchos, tal como se puede oír en la música de Abba, Ace of base, Roxette, entre otros.  Así llegó a trabajar con Backstreet Boys.

El productor es responsable -a veces en dupla con otros autores suecos como Denniz PoP- de varios de los hits del quinteto. De su autoría son temas como “I Wanna Be With You”, “I want it that way”, “Everybody (Backstreet’s Back)”, “As long as you love me”, y muchos otros.

“Max Martin ha cumplido un rol muy importante en la carrera de los Backstreet Boys, y es con ellos y con Britney Spears que empezó a generar la leyenda del productor más solicitado y exitoso en el pop reciente”, sostiene el periodista especializado y DJ, Nicolás Castro. “Millenium, su disco más exitoso, tiene su marca por todas partes, especialmente “I Want It that Way”. Ahora bien, en cuanto a su trabajo con otros artistas, Martin es bastante más versátil que otros como Pharrell, por ejemplo. Parte de su gracia es trabajar en función del artista para el que escribe y produce, por eso sorprende la diversidad de éxitos que ha creado”, opina.

Para el también periodista de música y gestor de prensa, Felipe Arratia, los temas del escandinavo tienen ciertas características en común. “Reúne elementos muy simples, aplica la máxima de menos es más. Trata de no entregar un exceso de información en la canción, sino que reúne una cantidad limitada de cosas y juega con ellas. Con eso genera rápidamente un hook, un gancho memorable”.

La musicóloga y periodista Nayive Ananías, hace hincapié en algunos elementos de la música que cantan los hombres de “Get down”. “Hay guiños al pasado. Por ejemplo, el empleo de armonizaciones vocales muy clásicas, como el doo wop. Muy parecido a lo que hizo el neofolklore acá en Chile con el uso de voces barítonos, bajos, tenores”.

Otro aspecto clave es que la melodía siempre es más importante que la letra. El coproductor Andreas  Carlsson explicó a Songfacts el caso de “I want it that way”: “Cuando a Max se le ocurrió la idea original de la canción, ya tenía la frase ‘You are my fire/The one desire’. Probamos un millón de variaciones diferentes en el segundo verso, y finalmente tuvimos que volver a lo que sonaba tan bien”. Es decir, se busca que el texto genere una rima que acompañe la música.

Además del trabajo con la boyband, uno de sus mayores logros fue crear el exitoso primer single de Britney Spears, “Baby one more time”. Además ha escrito temas para ‘N Sync -“I Want You Back”-, Taylor Swift -“We Are Never Ever Getting Back Together”-, Katy Perry -“Roar”-, entre otros. Es decir, es responsable de gran parte del pop masivo de fines de los 90’ y comienzos del siglo XXI. No en vano, a lo largo de su carrera 22 de sus temas han conseguido el primer lugar del ránking Billboard Hot 100, como “I kissed a girl” de Perry o “Blank space”, de Swift.

Sobre el autor: