Culto
“Me cuesta tanto olvidarte”: cuando una ruptura impulsó la carrera de Mecano

“Me cuesta tanto olvidarte”: cuando una ruptura impulsó la carrera de Mecano

El tercer sencillo del disco Entre el cielo y el suelo (1986), nació a partir del fin de la relación de José María Cano con su entonces novia. Fue trabajado con una instrumentación sencilla en que destacó la interpretación de Ana Torroja. Cuando salió a la venta fue tal su éxito que inició el período de mayor reconocimiento del trío.

Hacia 1986, Mecano se encontraba en un punto crucial de su carrera. Dos años antes su tercer trabajo de estudio, Ya viene el sol, no logró tener éxito comercial, lo que motivó a la disquera CBS a apurar el cumplimiento del contrato del trío, el que comprometía un disco más. Para ello editaron Mecano en concierto (1985), un registro en vivo en que contaron con músicos experimentados como Warren Cann, de Ultravox, y el tecladista y futuro hombre de bandas sonoras, Hans Zimmer.

Pero entre los círculos de ejecutivos discográficos, el trío aún mantenía un estatus de grupo con proyección. Por ello al poco tiempo fueron fichados por BMG/Ariola. En ese nueva casa disquera, los españoles comprendieron que debían hacer cambios. Para los directivos, el synthpop estaba pasando de moda y a ratos sus letras resultaban adolescentes. Era necesario darle un aire más adulto y más austero a su propuesta musical.

En consecuencia, Jose María Cano decidió escribir material en esa línea. Ahí apareció “Me cuesta tanto olvidarte”. Se trataba de un tema inspirado en el quiebre de su relación con Uxia Martínez del Campo. Lo compuso al piano, y con los ensayos, el músico comprendió que funcionaba bien con una instrumentación sencilla, a diferencia de toda su producción anterior. Por eso la grabación final solo tiene el piano tocado por Cano, un sintetizador string ensamble que simuló las cuerdas con que cubrieron las frecuencias de bajos, y la voz de Ana Torroja.

Mecano en pleno: Nacho Cano, Ana Torroja y José María Cano

La interpretación de la cantante es particularmente intensa y es considerada una de las mejores en toda la discografía de la banda. Particularmente destaca el vibrato cuando canta la frase “quince mil encantos”. La suave voz de la madrileña calzó perfecta con el espíritu minimalista del track.

Cuando salió el single, rápidamente tuvo un éxito arrollador, el que permitió impulsar las ventas del disco Entre el cielo y el suelo (1986), el que superó el millón de copias en todo el mundo, un récord para una banda española. Su antigua casa disquera quiso aprovechar el momento y editó un compilatorio de rarezas. Los otros sencillos fueron “Cruz de navajas”, “Ay qué pesado”, “No es serio este cementerio” y la también muy exitosa “Hijo de la luna”, también compuesta por José María Cano.

El éxito de esta canción, posicionó a José María, cuatro años mayor que su hermano Nacho, como compositor en la banda. Este último había compuesto gran parte de los singles que habían puesto a la venta. Esta situación pronto llevó a una competencia entre ambos, lo que obligó a que cada uno grabara sus composiciones en estudios separados, las que posteriormente eran revisadas por los ejecutivos del sello quienes escogían las que se incluían en los discos.

“Me cuesta tanto olvidarte” cerró la exitosa presentación de Mecano en Viña 1992.

Sobre el autor:

Felipe Retamal N. |
Periodista de Culto. En Twitter es @feloretamaln