Culto
Ryan Adams es acusado de acoso sexual contra mujeres

Ryan Adams es acusado de acoso sexual contra mujeres

Las denunciantes tienen varias edades. Todas coinciden en que el músico aprovechaba su condición de compositor y guitarrista profesional para manipular a jóvenes promisorias, a quienes habría ofrecido ayuda con sus carreras al tiempo que les habría pedido favores sexuales.

Esta jornada, el New York Times dio a conocer una serie de acusaciones de abuso contra el músico estadounidense Ryan Adams (44) por parte de siete mujeres y más de una docena de asociadas. Las denunciantes aseguran que Adams aprovechaba su condición de compositor y guitarrista profesional para manipular a jóvenes promisorias, a quienes habría ofrecido ayuda con sus carreras mientras les habría pedido favores sexuales.

En algunos casos, dijeron, se volvía dominante y vengativo, deshaciéndose de sus ofertas de apoyo cuando ellas lo rechazaban. Las denunciantes aseguraron que sometía a las mujeres a abusos emocionales y verbales, además de atacarlas a través de redes sociales.

Algunos testimonios

Las mujeres que presentaron estas acusaciones van desde menores de edad hasta su exesposa, la cantante y actriz Mandy Moore (34). Una de ellas fue Phoebe Bridgers, quien tenía tenía 20 años cuando Adams la invitó al estudio de su propio sello, Pax-Am, en 2014. “Había una mitología a su alrededor -dijo- parecía que él tenía el poder de impulsar a la gente hacia adelante”.

Adams le hizo interpretar una canción y le dijo que estaba asombrado, comparándola con Bob Dylan, recordó Bridgers. Le regaló una costosa guitarra vintage y la invitó a grabar con él al día siguiente. Todo iba bien, Bridgers volvió con un puñado de canciones y Adams propuso editar un single de vinilo de 7 pulgadas en su etiqueta, colocándola en un camino profesional.

Sin embargo, mientras estaban en eso, Adams habría empezado a enviarle mensajes de texto coqueteando, contó Phoebe Bridgers, y comenzó un romance torbellino. Bridgers dijo que el cantante comenzó a hablar sobre el matrimonio en menos de una semana de su relación e insistió en que ella abriera para él en su gira europea en unas pocas semanas, “un pilar dorado de éxito”, recordó. Adams habría dicho a la madre de Bridgers que era “una oportunidad única en la vida” tener a alguien como él cuidando de ella.

Pero, según Bridgers, en las semanas siguientes, la atención de Adams se volvió obsesiva y emocionalmente abusiva. De acuerdo con su relato, comenzó a bombardearla con mensajes de texto, insistiendo en que ella demostrara su paradero o que dejara las situaciones sociales para tener sexo por teléfono, y amenazando con suicidarse si no respondía de inmediato.

Bridgers puso término a la relación y, a partir de ahí, Adams se habría mostrado evasivo a la hora de concretar la oferta que la había hecho para lanzar la música que habían grabado juntos, retirando, además, la oferta para abrir sus próximos conciertos.

Phoebe asegura que Adams continuó persiguiéndola. Le ofreció hacer de telonera en algunas fechas en su gira en 2017. Ella aceptó porque era una gran oportunidad antes del lanzamiento de su álbum debut.

“Entonces, el primer día, me pidió que le llevara algo a su habitación de hotel. Subí las escaleras y estaba completamente desnudo”, cuenta Bridgers.

Adams, a través de su abogado, negó este incidente.

***

En 2013, Adams comenzó a charlar online con una fan, Ava. Ella era una bajista de 14 años quien ya estaba forjando una carrera. Adams habría comenzado a ilusionarla con grandes perspectivas sobre su carrera en sus primeros mensajes, sugiriendo que ella y otro adolescente formaran una banda que él podría producir. Con el tiempo, dijo Ava, realizaron videollamadas en Skype, donde Adams se habría expuesto durante el sexo telefónico.

En las charlas, afirma Ava, Adams la cuestionó repetidamente acerca de su edad, y a veces ella decía que era mayor. Aunque no parecía convencido, sus conversaciones sexuales continuaron. “Me metería en problemas si alguien supiera que hablamos así”, le escribió Adams en noviembre de 2014.

Ava señaló que, en una ocasión, cuando ya llevaban tiempo chateando los dos, acordaron hablar por video, pero cuando se conectaron a través de Skype, Adams ya estaba desnudo. “Era solo poder sexual”, dijo Ava.

Adams, a través de su abogado, dijo que si bien “tiene comunicaciones en línea con varios fanáticos y aspirantes a músicos”, no recuerda “haber tenido comunicaciones en línea con nadie relacionado con nada que no sea música”. El abogado agregó que, “si, de hecho, esta mujer era menor de edad, el señor Adams no lo sabía”.

Con el tiempo, Ava se desilusionó de la idea de ser una músico. Incluso, Adams volvió a hablarle sobre la posibilidad de grabar juntos. “Simplemente me desanimó por la idea general de ser músico”, dijo.

***

Otra cantante, Courtney Jaye, quien entonces tenía 35 años y no tenía vínculo con algún sello, recibió un mensaje directo de Adams en Twitter en 2013 con ofertas inmediatas para colaborar. “Eres un híbrido psicodélico de Ronstadt. Vamos, hagamos algo de música”. Intercambiaron mensajes sobre cómo debería sonar su próximo álbum, y Adams se ofreció a producirla.

Sin embargo, a la hora de juntarse para trabajar, Jaye asegura que Adams comenzó a hablarle reiteradamente sobre su apariencia. Por su actitud, ella lo describe como “Huracán Ryan”, ella trató de desviar su atención y, al no conseguirlo, simplemente calló. Terminaron en la cama, pero no tuvieron relaciones sexuales.

Jaye se sintió consternada por la manera en que Adams se había aprovechado de ella, y se lo dijo vía telefónica. El músico sostuvo que todavía quería que trabajaran juntos, y aunque la pareja continuó viéndose por un tiempo, nunca grabaron nada.

El abogado de Adams dijo que entre su cliente y Jaye “nunca tuvieron una sesión de escritura en la que terminaron en la cama”, y negó que se realizara la llamada.

Jaye, al recordarlo, asegura: “Algo cambió en mí ese año. Me hizo simplemente no querer hacer música “.

***

La exesposa de Ryan Adams, Mandy Moore, también hizo sus descargos. Cuando se conocieron en 2007, ella tenía 23 años, y él 33. Profesionalmente, Moore estaba en un punto de inflexión: estaba saliendo de sus años de pop adolescente y buscaba darle un giro a su carrera de tal forma de obtener un mayor respeto y credibilidad. Ahí, Adams se ofreció a trabajar con ella en su próximo álbum; incluso, la instó para que no trabajara con otros productores o gerentes, quedando él a cargo de su carrera musical.

Escribieron canciones juntos que Adams prometió grabar, pero nunca lo hicieron. Él le reservó tiempo en su estudio, pero la reemplazaba con otras artistas femeninas, dijo.

“Él siempre me decía: ‘No eres un verdadero músico, porque no tocas un instrumento'”.

A través de su representante legal, Adams calificó este testimonio como “completamente inconsistente con su visión de la relación”, y agregó que él apoyaba su “bien merecido éxito profesional”. El abogado dijo que Adams estaba feliz de ayudarla en su carrera y negó haberle impedido trabajar con otros.

Poco después de casarse en 2009 con Adams, Mandy Moore lanzó su sexto LP, y desde entonces no ha vuelto a publicar ningún álbum. Ella explica que se debe a la experiencia junto al músico. “Su falta de control esencialmente bloqueó mi capacidad para hacer nuevas conexiones en la industria durante un tiempo muy crucial y potencialmente lucrativo: toda mi vida de mediados a finales de los 20”, dijo. La pareja se divorció en 2016.

“Lo que experimentas con él, el tratamiento, el comportamiento destructivo y maníaco de ida y vuelta, se siente tan exclusivo -cuenta Moore-. Sientes que no hay manera de que otras personas hayan sido tratadas de esta manera”.

“Quiero hacer música”, dijo Moore. “No voy a dejar que Ryan me detenga”.

“No soy un hombre perfecto”

Andrew B. Brettler, el abogado de Adams, manifestó que el cantante niega estos hechos. “El señor Adams niega de manera inequívoca que alguna vez se haya involucrado en comunicaciones sexuales en línea inapropiadas con alguien que sabía que era menor de edad”, dijo el profesional.

Adams, siempre a través de su abogado, indicó a New York Times que no tenía el poder de hacer o deshacer carreras y negó categóricamente las “acusaciones extremadamente graves y extravagantes” en los informes de The Times.

Vía Twitter, Adams reconoció que “no soy un hombre perfecto” y se disculpó “con cualquier persona a la que haya lastimado, aunque sin querer”. Pero también continuó rebatiendo la exactitud de los informes.

Sobre el autor: