Culto
Novo Combo: el supergrupo ochentero que no resultó

Novo Combo: el supergrupo ochentero que no resultó

Desde el pozo del olvido, un proyecto formado por un dream team de integrantes de las bandas de Mick Jagger, Santana, Billy Joel y Hall & Oates, entre otros. Ni siquiera el respaldo de su fan Pete Townshend pudo darles visibilidad.

Novo Combo debiese haber sido un éxito. Por separado, cada integrante de la banda tenía una historia gloriosa. Para empezar, en el sillín de la batería se sentaba un integrante de la formación clásica de Santana, Michael Shrieve, el mismo que se robó las miradas en Woodstock tocando “Soul sacrifice”, y que ya venía de un supergrupo, Go, junto a Al Di Meola y Steve Winwood. El primer guitarrista que tuvo Novo Combo, Jack Griffith, también provenía del círculo de colaboradores de Santana y era hombre de confianza de Mick Jagger en sus giras como solista. Griffith sería reemplazado por Carlos Ríos, quien aparece en los créditos de discos de Tom Jones, Madonna y Chick Corea, por mencionar algunos de sus empleadores. En voz y bajo, Stephen Dees, parte de la banda de Hall & Oates al que el mismísimo Daryll Hall produjo en su intentona solista previa a Novo Combo, cuya formación se completaba con Pete Hewlett, acompañante de Billy Joel, en segunda guitarra. Juntos formaban una unidad de estelares sesionistas, músicos de gran flexibilidad estética, prácticamente unos atletas de alto rendimiento a la hora de tocar.

Como los galácticos que fracasaron en el Real Madrid, Novo Combo no tuvo suerte en su intento por alcanzar logros a la altura de los prontuarios individuales de sus miembros. El cuarteto quedó relegado a ser una nota al pie de página en la historia del pop ochentero, parte del anecdotario al que solamente acceden los más curiosos. Su pronta disolución se debió a las altas expectativas que la reunión de talentos generaba. El plan consistía en acertar comercialmente lo más rápido posible, trabajando activamente durante un período acotado. Una vez terminado ese plazo, un breve ciclo de dos discos editados sin mayor distancia temporal, el proyecto fue perdiendo prioridad en la agenda de sus integrantes, que recibían jugosas ofertas para salir de gira o grabar con algunas de las estrellas más importantes del rock a nivel mundial. Decirles que no por insistir con Novo Combo se fue haciendo cada vez más difícil en la medida en que la gran audiencia no reaccionaban a ninguno de sus singles.

El fallido supergrupo partió en 1981 y ese mismo año lanzó su debut, un homónimo del que se desprendieron los sencillos “Up Periscope”, “Tattoo” y “City Bound ‘E’ Train”, rotados por algunas emisoras, pero nunca realmente populares. En Nueva York, el cuartel central del proyecto, sus presentaciones en vivo tenían cierto arrastre, así como en otras áreas metropolitanas de Estados Unidos, pero lo cierto es que el grueso del país aun se resistía a cualquier propuesta con tufillo new wave, un estilo que no pegaba a inicios de los ochenta en el coloso norteamericano como sí lo hacía en Europa. En 1982, Novo Combo sacó su segundo y último disco, Animation Generation, con un single del mismo título, acompañado por “Too long gone” y “Welcome Innervision”, tibiamente recibidos por los medios y el público general para la desazón de Dees, Shrieve, Ríos y Hewlett.

Su fan número uno fue Pete Townshend. Deslumbrado ante tanto poderío instrumental luego de verlos en vivo, el guitarrista se los llevó de gira como teloneros de The Who. Con buenas conexiones y el respeto transversal de sus pares, también se anotaron giras abriendo para Cheap Trick y Greg Lake de Emerson, Lake & Palmer. Lo que siempre echó para abajo a Novo Combo fue su parecido con The Police, una comparación que nunca pudieron sacarse de encima. Era inevitable pensar en Stewart Copeland al escuchar la batería de “Sorry for the delay”, así como no había forma de disociar “Up periscope” de “Message in a bottle” porque ambas canciones hablan sobre quedar aislados en el mar, y para colmo los dos grupos tenían a un bajista como cantante. Con todo en el papel para convertirse en una sensación, Novo Combo se disolvió poco después de Animation generation sin dejar huella.

Sobre el autor: