Culto
La historia tras el mural de Gustavo Cerati en Quinta Normal

La historia tras el mural de Gustavo Cerati en Quinta Normal

Tania Calderón es una diseñadora chilena que solo siguió su impulso de pintar. Ya lo había hecho antes en el mismo muro, retratando a Marcelo Bielsa y previamente a Salvador Dalí. Lo que nunca imaginó es que plasmar el rostro del ex Soda significaría tanto reconocimiento.

La mañana del 11 de enero, Tania Calderón tomó sus pinturas y brochas y se dirigió al muro de la casa de sus padres. Ubicada en calle Janequeo 5991 en Quinta Normal, aquella pared albergó el rostro de Salvador Dalí y posteriormente el del Director Técnico Marcelo Bielsa, pero ahora eligió a un ícono de la música.

La egresada de diseño gráfico en 2009, cuenta en conversación con Culto, que pintar es su pasión, pero solo lo hace en sus tiempos libres. “Por mí pintaría todos los días, pero no puedo hacer eso”, dice Calderón, quien actualmente trabaja en una empresa ejerciendo su carrera.

La primera vez que el muro de sus padres se convirtió en un lienzo fue en 2009, cuando homenajeó al artista español Salvador Dalí. Pero el revuelo llegó en 2012 tras plasmar el rostro del rosarino Marcelo Bielsa, quien dejaba la dirección técnica de la Roja.

“Me gustaba mucho Bielsa, me sigue gustando. Entonces justo pasó que se iba, así que es a modo de homenaje por lo que hizo por Chile”, dice Calderón aclarando que siempre lo ha hecho por iniciativa propia sin financiamiento externo.

Su retrato de Marcelo Bielsa junto a la frase “Pienso fútbol, hablo fútbol, leo fútbol”, llegó a ser portada de la revista francesa L’Equipe.

Pero con su mural dedicado a Gustavo Cerati se dio un fenómeno diferente. Un proyecto que comenzó un fin de semana de enero, inesperadamente la vio convertida en un hit de redes sociales, alabada por quienes se declaran “ceratianos” y “soderos”.

“Yo le decía a mis amigos ‘Oye estoy más famosa que la Paloma Mami’ (ríe), el poder que tienen las redes sociales es increíble”, dice la diseñadora. Y es que curiosamente, la viralización tiene su origen en Argentina, donde portales trasandinos como FlacoStereo y la radio bonaerense La Noche repentina, difundieron un video publicado por su hermano.

“Me han llegado muchos mensajes”, cuenta alegre en conversación con Culto. Enrique, su hermano, la ayudó mientras pintaba y registró el proceso que posteriormente subió a Facebook. “Me han escrito de Argentina, de Perú, Colombia, México… no he recibido ningún mal comentario, solo agradecimientos. Me pasa también que llego del trabajo y hay gente afuera. Incluso un caballero viajó desde Valparaíso cuando supo del mural. Me saludó y noté que tenía un tatuaje que decía ‘Cerati infinito'”.

¿Por qué Cerati?

“Yo soy bien admiradora de él, aunque me di cuenta que no tanto como otros fanáticos de verdad que llegan a mi casa, gente tatuada que me abraza y agradece. Yo no he llegado a ese nivel. Pero claro que me gusta mucho, por algo lo pinté”, cuenta Tania, quien aclara que tenía en mente al ex Soda y a Mercedes Sosa.

Desde 2012 que no tomaba sus brochas y pinturas para devolver los colores al muro de sus padres. Con el tiempo, su obra se deteriora, por lo que la borra y luego pinta encima. “Hace lo que quieras”, le dijeron sus papás en 2009. “Tania, hace tiempo no pintas, ¿Por qué no haces algo?”.

La diseñadora respondió que no sabía qué pintar, a lo que recibió como respuesta: “Lo que quieras, lo que hagas te va quedar bien”.

“Por la pega y todo eso, no había tenido tiempo. Cuando por fin me animé, quería hacer un personaje que fuera especial. No sabía si hacer a Mercedes Sosa o a Gustavo Cerati”, recordó la admiradora de ambos músicos. Pero finalmente, escogió al hombre de “Crimen” porque le daba “más posibilidades de usar colores, de dejarlo como más joven, con más vida”, contó a Culto.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov