Culto
John Williams sobre Indiana Jones: “Hacemos todo lo posible para asustar a la audiencia”

John Williams sobre Indiana Jones: “Hacemos todo lo posible para asustar a la audiencia”

Para crear la música de la saga protagonizada por Harrison Ford, el compositor estadounidense diseñó una propuesta sonora que recogió influencias del cine de la golden age de Hollywood, así como música orquestal de la década de 1930. Aún así, el músico hizo gala de una diversidad de recursos para conmover al público.

Sentado junto al piano, Steven Spielberg escuchó con atención las dos melodías que John Williams le presentó como opciones para la canción principal de su nueva película sobre un arqueólogo, llamada Indiana Jones. “¿Sabes? me gustan ambas”, le dijo el director “¿por qué no las usas?”, le sugirió. De esta manera, nació la característica canción del filme.

“Mi primera tarea en Cazadores del arca perdida fue crear un tema reconocible para el personaje de Indiana Jones. Cada vez que Harrison se sube al caballo o hace algo heroico, quise hacer referencia a este tema”, contó el artista al sitio Empire en 2015. Su inspiración, cómo no, estuvo en las viejas películas épicas de la golden age de Hollywood. “Quise tratar de evocar una atmósfera bíblica, pasando las páginas hacia atrás a la antigüedad”, agregó.

La banda sonora del primer largometraje de la saga se grabó en febrero de 1981 en los estudios Abbey Road, posiblemente en la sala 1, donde se acostumbraba registrar a los ensambles sinfónicos, debido a su tamaño y estructura. En la ocasión, el mismo Williams dirigió a la London Symphony Orquestra.

“El papel de la orquesta y el coro es complicado en piezas como esta. La música nos tiene que atraer, así que parece que será una experiencia hermosa y luego se convertirá en algo mucho más aterrador. Ese tipo de transformación sonora a menudo ocurre en la ópera y es una de las técnicas que un compositor tiene a su disposición”, analizó el músico en la entrevista citada.

La idea de la tensión es la que ocupó el también arreglista cuando creó la melodía característica de los nazis, los villanos de Cazadores del arca perdida. “La orquesta toca estos acordes dramáticos de la década de 1940, el séptimo grado en la escala del fondo, que es como una vieja señal de maldad militarista.”

Para las escenas románticas de Harrison Ford y Karen Allen en la cinta, Williams nuevamente echó mano al cine clásico, nada raro pues el filme se ambienta en 1936. “Solía ​​amar los temas románticos en esas viejas historias de amor de Warner Bros. como Now, Voyager, el tipo de barrido melódico que ocasionalmente obteníamos de compositores como Max Steiner. Entonces para la historia de amor entre Indiana Jones y Marion Ravenwood, pensé que un tema emocionalmente más grande que la vida contrastaría bien con el humor y la ligereza en la forma en que Harrison Ford y Karen Allen interpretaron sus escenas juntas.”

Para la segunda película de la saga, Indiana Jones y el Templo de la perdición (1984), el compositor buscó una nueva intención en su música, pero sin dejar sus influencias del viejo cine hollywoodenese. “Esa película tenía una coloración más oscura. Uno de mis mejores recuerdos es Kate Capshaw cantando “Anything Goes”. Me encanta Cole Porter y me encantó hacer ese pastiche, con un coro femenino y un saxo antiguo. Fue una gran referencia a los musicales de Hollywood de principios de la década de 1930″.

Pero no todo es reutilizar ideas del pasado. Entre los recursos usados por el artista, también están los efectos de sonido, a modo de una cinta cómica, como en la tercera película Indiana Jones y la última cruzada (1989). “En la escena inicial del joven Indiana Jones, vestido de boy scout, encontrando la Cruz de Coronado y evadiendo a los bandidos en un tren de circo, hay 50 o más puntos de sincronización musical en un espacio de tiempo muy corto. Se hace como un ballet de circo cómico, una trompeta cuando se cae de un caballo y un choque de platillos cuando cae en la caja de serpientes. Es muy ajustado, muy rápido”, explicó a Empire.

Finalmente, en la conversación, Williams detalló lo que más disfrutó de trabajar en la serie de películas del arqueólogo. “Lo que amé, y aún amo, sobre las películas de Indiana Jones es que presentan una amplia gama de retos musicales. Hacemos todo lo posible para asustar a la audiencia y, a veces, utilizamos técnicas orquestales avanzadas, Música atonal que sería más parecida a la música de concierto contemporánea. Si las personas escuchan la música sin ver las imágenes, es posible que se sorprendan, pero para mí, es muy divertido hacer esas cosas”.

Sobre el autor: