Culto
Plaza Sésamo: el clásico que revolucionó la televisión infantil cumple 50 años

Plaza Sésamo: el clásico que revolucionó la televisión infantil cumple 50 años

El espacio estadounidense apuntó a una audiencia casi inexistente por esos años, los preescolares, y debutó en Chile en 1972. La celebración incluirá un nuevo programa enfocado en los niños sirios y una película protagonizada por Anne Hathaway.

Aunque quedan unos meses para que se cumpla la fecha oficial, Sesame Workshop, la organización sin fines de lucro detrás del espacio, anunció el inicio de la celebración de los 50 años de Sesame Street -para nosotros Plaza Sésamo-, el programa que vino a cambiar la forma de hacer televisión para niños. Una historia de colores, lecciones y muñecos que se inició en noviembre de 1969, cuando llegó a la pantalla de la National Educational Television, de Estados Unidos, el proyecto ideado por Joan Ganz y Lloyd Morrisett para ayudar en la educación de los preescolares, “usando las cualidades adictivas de la TV y haciendo algo bueno con ellas”.

“Este es un hito notable para los niños, para la educación y para la televisión. Sesame Street ha brindado a los niños de todo el mundo los beneficios de la educación temprana durante 50 años”, afirmó en un comunicado Jeffrey D. Dunn, Director Ejecutivo de Sesame Workshop, agregando que este aniversario buscará reunir las personas a través de iniciativas sociales, campañas digitales y eventos que reflejen los mensajes unificadores del programa, donde “los fanáticos y las familias de todo el mundo puedan unirse a sus amigos peludos favoritos”.

Y es precisamente en estos últimos personajes donde descansa uno de los ingredientes esenciales del éxito del espacio y cuyo nombre clave es Jim Henson, el titiritero que había llamado la atención de productores y telespectadores con el micro espacio Sam and friends y quien fue convocado por la Children’s Television Workshop -la organización fundada para concretar el proyecto de Ganz y Morrisett- para dar vida a los muñecos que protagonizarían sus educativos relatos en compañía de actores.

Así, entre los primeros habitantes no humanos del multicultural barrio en torno a la calle Sésamo se contaron Big Bird, un inmenso y amarillo canario; Oscar, una gruñona criatura que tenía su hogar en un basurero, y Bert y Ernie -para nosotros Beto y Enrique-, una pareja de amigos que comparte departamento. A los que con el paso de los años se sumarían nombres como los del Monstruo ComeGalletas, el Conde Contar y el pequeño Elmo.

Ante la buena llegada del espacio entre los preescolares estadounidenses, productores televisivos de otros lugares del mundo le plantearon a Ganz la idea de realizar versiones del mismo en otros países. El primero en concretarlo fue Brasil y su Vila Sésamo en 1972, seguido por México y Plaza Sésamo ese mismo año, el que poco después llegaría a América Latina y a Chile con algunos cambios. Entre ellos que Big Bird fuera reemplazado por Abelardo, quien primero fue un dragón para luego convertirse en un loro de dos metros de altura.

Con el paso de las décadas, Sesame Street, o Plaza Sésamo, continuó su historia educativa, sumando nuevos personajes que daban cuenta a los niños de la diversidad del mundo -entre los que se destaca una niña con autismo llamada Julia-, como también la participación especial de celebridades. Así Johnny Cash, Michael Jackson, Stevie Wonder, One Direction y Michelle Obama, entre otros, han sido parte del espacio que hoy puede verse en EE.UU. por HBO, tras ser emitido por la TV pública estadounidense hasta 2016, y por La Red en nuestro país.

De hecho, en Chile es citado como ejemplo de una de las funciones primordiales que debería tener la TV estatal: consagrarse a potenciar iniciativas educativas e infantiles.

Celebración y proyectos

Para marcar este medio siglo de vida, Sesame Workshop ha programado actividades a lo largo de 2019, que incluyen un viaje por carretera a lo largo de Estados Unidos, donde sus personajes protagonizarán eventos comunitarios; el lanzamiento de una versión del espacio para las familias sirias desplazadas, que se verá en Irak, Jordania, Líbano y Siria, y la emisión de un especial en noviembre, donde participarán figuras icónicas y se hará una revisión a sus segmentos clásicos.

A esto se suma una nueva película, la tercera inspirada en el programa, que será producida por Warner Bros. y escrita y dirigida por Jonathan Krisel (Portlandia). Con un presupuesto de US$ 50 millones, la cinta será protagonizada por Anne Hathaway y comenzará a filmarse a fines de año. Y aunque la trama se mantiene en secreto, Krisel le reveló a The Hollywood Reporter que: “tendrá a personajes que se pierden en Nueva York e intentan encontrar su camino de regreso a Sesame Street”.

Sobre el autor: