Culto
La mujer que reunió a los Guns N’ Roses

La mujer que reunió a los Guns N’ Roses

El 2016, a dos décadas de su separación, la formación original tocó en el festival Coachella. La responsable de este reencuentro ayudó a salvar a uno de los integrantes tras un largo paseo por la jungla de las adicciones.

En noviembre del 2015, paparazzis y periodistas de Los Angeles conseguían una primicia musical. Los Guns N’ Roses, ese grupo que entre finales de los años 80 y principios de los 90 conquistó con sus clásicos inconfundibles, se volvería a reunir tras 23 años desde que la agrupación original se separó.

¿Quién fue la responsable de entregar esta noticia? Susan Holmes, la esposa de Duff McKagan, que entre risas en un bar de la ciudad lo confirmó.

Holmes, más allá de haberse convertido la vocera oficial de GN’R esa noche, desde hace años consiguió ser la mayor consejera y quien comenzó el retorno de los músicos detrás de Appetite for Destruction al escenario. Fue su intervención en el destino de Duff McKagan, lo que permitió lograr el anhelado retorno de “la banda más peligrosa del mundo”.

Una nueva esperanza

Susan y Duff se casaron en 1999. Ella se convirtió en su cable a tierras, tras tocar fondo con su adicción a las drogas y el alcohol. “Bebía un litro de vodka al día, consumía cocaína, cualquier pastilla que pudiera tener en mis manos, heroína…”, relató McKagan.

Fue en abril de 1994, días después del suicidio de Kurt Cobain, cuando Duff fue operado por una pancreatitis, producto de su adicción al alcohol. Desde ese suceso, Duff se mantiene sometido a un tratamiento de diálisis de por vida, según relata ICON.

Es en ese contexto que aparece Susan, convirtiéndose en un ángel guardián que lo mantuvo lejos del infierno. “Cuando recaí con las pastillas después de 11 años sobrio, Susan fue la única persona que estuvo ahí. Ella me cuidó en mi enfermedad, me mantuvo alejado y buscó información sobre las adicciones, en vez de hartarse y ser crítica. No conoció mi etapa de alcoholismo y consumo diario de drogas”, agregó el bajista al medio Seattle Weekly.

Duff y Susan lograron una estabilidad que pocas veces se ve en el mercado de la música. Con dos hijas, este matrimonio ha sabido crecer y cuidarse mutuamente con el paso de los años.

Duff McKagan y Susan Holmes.

El milagro de California

Personas cercanas al grupo señalan la importancia de Susan Holmes para el regreso de Guns N’Roses. Ella, tras recuperar a su esposo de las adicciones, también aconsejó a Axl Rose de retomar el contacto con Slash, con quien no hablaba desde hace varios años.

Si bien la droga había sido superada, los choques de egos se mantenían presentes. Axl Rose estaba solo al frente de los Guns y fue Duff el eje central de la unión entre Axl y  el guitarrista de pelo ondulado.

El reencuentro tuvo inicio el 8 de abril de 2016 en Las Vegas, para luego reunirse en Coachella a la semana siguiente.

Además, recorrieron distintos países en el marco de la gira mundial Not in this lifetime, la cual devolvió al trío histórico de vuelta a sus clásicos. Algo, que sin la ayuda de Holmes, quizás nunca hubiese ocurrido.

Duff McKagan, Axl Rose y Slash en el concierto de Coachella en 2016.
Sobre el autor: