Culto
Culto pregunta: ¿Qué personaje merece una estación de metro?

Culto pregunta: ¿Qué personaje merece una estación de metro?

Este martes comenzó a funcionar la línea 3 del Metro de Santiago, la que días atrás involucró una iniciativa: cambiar de nombre la estación Hospitales por Eloísa Díaz, la primera médica de Chile y América Latina. Hoy en Culto distintas personalidades del mundo de las artes y los medios de comunicación cuentan qué nombres plantearían para un caso similar.

-Juan Emar, porque es un escritor maravilloso, muy difícil de clasificar, de una creatividad desbordante, pero al mismo tiempo, probablemente, muy poco conocido en Chile y un homenaje así haría que tal vez alguna gente lo pudiera descubrir. Es un descubrimiento que vale muchísimo la pena. Y además por algo que Pablo Neruda dijo de él: “aquí tenéis nuestro Kafka, dirigente de subterráneos, interesado en el laberinto, continuador de un túnel inagotable cavado en su propia existencia”. ¡Qué linda frase esa de subterráneos, laberintos y túneles para poner como frase destacada en su estación de metro! Metro estación Juan Emar.
Daniel Matamala, periodista.

-Me sumé a la campaña #UnaEstaciónParaEloisa porque me parece que fue una pionera, la primera mujer médica en Latinoamérica y con un trabajo tremendamente relevante. Alguien que tenía que ir con su mamá a clases o esconderse detrás de un biombo para “no distraer” a sus compañeros. Ella se lo merece así como otras que hemos relevado poco en nuestra historia. Elena Caffarena por su lucha por el feminismo, Amanda Labarca otra feminista y además pionera en la educación, que junto a la cientista política y socióloga Julieta Kirwood uno podría denominarlas las mosqueteras del feminismo chileno. Sola Sierra por su aporte al mundo de los DDHH, Javiera Carrera por su valor en la independencia o María Luisa Bombal, una tremenda escritora que no hemos destacado lo suficiente. Violeta Parra desde el folclore y Matilde Pérez en la vanguardia de la pintura de su época. En cada época hay mujeres que la han marcado. La historia la hacen hombres y mujeres, sólo que en general la escriben los hombres y por eso a ellas las olvidamos.
Mónica Rincón, periodista.

-Es importante que nuestro país homenajee a sus próceres. En los tiempos de Pinochet la cosa estaba muy centrada en el tema de los héroes de guerra, pero tenemos héroes innumerables en nuestra cultura popular y en la medida que los podamos homenajear con calles, plazas, me parece una gran iniciativa. A mí me gustaría homenajear en San Miguel a Jorge González.
Rodrigo “Don Rorro” Osorio, vocalista de Sinergia.

-Elena Caffarena, la mujer que luchó por el voto femenino y sentó las bases del feminismo en Chile. Es fundamental para entender la historia del siglo XX y la de las mujeres por conquistar sus derechos (de los que hoy gozamos y por los que seguimos luchando).
María José Cumplido, historiadora.

-Violeta Parra de todas maneras. En realidad en un país civilizado y sin prejuicios políticos, Violeta Parra tendría al menos un billete y, obvio, una estación de metro. A mí me encanta el homenaje de la estación con nombre porque así el nombre aparece en todas partes, los mapas, las guías turísticas, en fin y porque en hartos metros del mundo se usan las estaciones para homenajear y hacer justicia. En fin. Aparte de Violeta Parra, en el mundo de la música y la cultura, Víctor Jara (pero también hay que sacarse los prejuicios políticos) y Matta o Neruda también podrían tener su homenaje, ¿o no?
Iván Valenzuela, periodista.

-Creo que la estación Unión Latinoamericana debiera llamarse Estación Víctor Jara, para distinguir el estadio Víctor Jara como un espacio de memoria.
Pascuala Ilabaca, artista.

-La tengo muy clara y hace tiempo. Estación Violeta Parra. Se supone que la estaciones guardan relación con los lugares donde pasan. Aún no hay ninguna que llegue donde ella tenía emplazada su carpa. En este caso y dada la altura del personaje, le deberían poner ese nombre a alguna importante estación de la red. Aún así creo que el metro le queda chico. Su nombre debería ser el nombre de nuestro aeropuerto. ¿Nos gusta innovar? Ahí tienen, aeropuerto con nombre de mujer, popular, una gigante de la música y la poesía. Orgullo puro.
Luis Gnecco, actor.

-Yo haría un cambio. Le pondría al metro Universidad Católica de la línea 1 ‘Gabriela Mistral’ y a San Joaquin de la línea 5, metro UC y todos felices.
Francisco Ortega, escritor.

-Yo entiendo el humano afán de perdurar nombrando cosas, pero creo esta acción no debía aplicarse a aquellos sitios que desde siempre tuvieron un nombre.
Fernando Ubiergo, músico.

Sobre el autor: