Culto
Nicanor Parra: vigente un año después

Nicanor Parra: vigente un año después

Seis libros circularon tras la muerte del poeta, ocurrida el 23 de enero de 2018, a los 103 años. Desde un retrato biográfico, una antología en portugués, hasta el inventario de su archivo. A pesar de los líos familiares, la figura y la obra de Parra siguen creciendo y atrayendo a nuevos lectores de Hispanoamérica. En estos meses, el creador de la antipoesía y los Artefactos fue homenajeado en Inglaterra y parte de su trabajo visual se mostró en España.

Un día después de que el nieto de Nicanor Parra, Cristóbal “Tololo” Ugarte, recibiera de las manos de los príncipes de España el Premio Cervantes, el 24 de abril de 2012, el diario El País publicó una ferviente columna titulada ¿Qué pretende Nicanor Parra?

El texto comenzaba con las preguntas: “¿Quién le ha dado el Cervantes a Parra? ¿Quién anda por ahí presumiendo de otorgarle un galardón de prestigio a este caballero?”. Y luego: “¿Sabía el jurado que Parra hacía monigotes y que los hacía pasar por poemas?”. La molestia era total.

Parra entonces recibía recién, a sus 97 años, acaso el galardón de mayor prestigio de habla hispana. Sin embargo, la postergación no era novedad ante la conocida reticencia española por profundizar y aceptar la antipoesía parriana. Pero esa noche de abril de 2012, en el bar madrileño Fígaro Café, el Cervantes fue festejado con Patti Smith, quien con guitarra en mano animó la fiesta, donde también estaban el poeta Raúl Zurita, el editor de sus Obras completas, Ignacio Echevarría; el escritor Patricio Fernández y los hijos de Parra, Ricardo “Chamaco” y Colombina.

Smith vería en Parra, como en Roberto Bolaño, a un creador por admirar. Así le escribió un poema que envió a Chile. “It is the afternom of the academics the king the elegant…”, dicen las primeras palabras dedicadas al autor de Poemas y antipoemas, quien falleció la madrugada del martes 23 de enero de 2018, a los 103 años, en su hogar de La Reina.

“Entre los devotos se incluyen Allen Ginsberg y Lawrence Ferlinghetti, cuyos libros City Lights Books publicó por primera vez el trabajo de Parra en los Estados Unidos”, apuntó el periódico británico The Independent, destacando el temprano interés que despertó la obra de Parra entre los beatnik en los 60.

Otros medios del mundo hicieron eco de su muerte, como The New York Times, Le Monde y BBC. Lo mismo hizo el sitio en internet de la Universidad de Oxford, institución que en 2000 le otorgó a Parra el Honory Fellow de Saint Catharine’s College.

Así comenzaron a llegar los homenajes. En marzo de 2018, el Instituto Cervantes, de Londres, realizó una conversación y lectura con la presencia de “Tololo” Ugarte, el escritor Adam Feinstein y Pablo George-Nascimento, bisnieto del editor del sello Nascimento.

En abril, la Semana de Humanidades de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile, estuvo dedicada a Parra. Luego, en mayo, en la U. de Oxford se realizaron una serie de diálogos en torno a la figura del autor de Manifiesto, donde asistieron, entre otros, el novelista chileno Jorge Edwards. El mismo mes, en España, se montó una exposición con obras de Parra junto al poeta catalán Joan Brossa, en el Museo Vasco de Arte Contemporáneo.

Así, el nombre de Nicanor Parra seguía dando que hablar en el mundo. Mientras en el país las noticias se centraron en la demanda entre los herederos (seis hijos), que pretende anular el testamento de Parra, proceso judicial que se desarrolla desde junio en el 24º Juzgado Civil de Santiago. A pesar de lo anterior se han producido nuevas publicaciones y reediciones del poeta, que en su obra abordó la política, el ecologismo, el humor, el folclor, los conflictos sociales y la precariedad del hombre moderno.

“Nunca se repetirá lo bastante que la antipoesía no constituye una fórmula, sino una vía abierta. Una vía que el mismo Parra exploró durante siete décadas, abriéndose a cada paso a nuevas perspectivas. Es difícil dar con un poeta más inquieto que Parra, más movedizo”, escribe el crítico español Ignacio Echevarría en el texto En torno al legado de Parra, que abre el ejemplar Archivo Nicanor Parra 1954-2004, recién publicado por BTG Pactual.

El volumen recoge el inventario realizado al legado de Parra: planos de su casa de La Reina y Las Cruces, el contenido de su biblioteca y una selección de poemas publicados e inéditos. Entre estos últimos está el cuaderno Chilenada, de 1974.

“Todos hemos terminado hablando como Parra. Y uno se encuentra de pronto con una sentencia parreana en un muro, en un ascensor, en un bar. La realidad está influida por esta poesía sarcástica, empírica y burlesca”, comenta a un año de la muerte del poeta, Julio Ortega, profesor de la Universidad de Brown (EE.UU.). “Creo que en este último año ganó nuevos adeptos. Parra siempre gravitó sobre los poetas más jóvenes, porque su coloquio fue mundano, y demostró que entre la épica de Neruda y la lírica de Octavio Paz, había espacio para la lengua inmediata, irónica, actual, urbana y popular. Con Parra, diríamos, la poesía perdió la inocencia y ganó la calle”, agrega Ortega, quien prologó la antología de Parra Poemas para combatir la calvicie (1993).

Efectos en vitrinas

Un título que integró prácticamente todas las listas de los mejores libros del 2018 fue Nicanor Parra, rey y mendigo, de Rafael Gumucio, que por estas semanas se distribuye en España. Un retrato biográfico que igualmente hace referencia a la producción poética desde Cancionero sin nombre (1937) hasta Antiprosa (2015).

“Estando lejos de ser una biografía definitiva -si es que las hay-, Nicanor Parra, rey y mendigo será una pieza central para la siguiente generación de biógrafos de Nicanor, por lo que dice y por lo que calla, sea por docta ignorancia o por astuto cálculo”, escribió en la revista mexicana Letras Libres el crítico Christopher Domínguez Michael, autor de la biografía Octavio Paz en su siglo (2014).

“No hay muerto malo, dice el dicho, pero Parra era peor que malo, era profético. No hemos aún reparado en ese otro legado, el incorrecto, quizás porque la sombra del duelo no nos deje leerlo lejos del personaje complejo, pero amable, que se refugió en sus últimos años. Parra fue lo último grande que nos pasó”, señaló en una columna hace algunas semanas Rafael Gumucio, reflexionando sobre la herencia literaria del autor de los Artefactos.

Una semana antes de la muerte de Parra llegó a librerías chilenas Ecopoemas. El ejemplar, a cargo de Niall Binns, es una antología que reproduce los versos de Parra con temática ecológica, impreso por el sello español Vegueta Ediciones. Distribuido en el país por Liberalia, el libro es una edición exclusiva que tuvo que ser repuesto en el transcurso del año.

Niall Binns, coeditor de las Obras completas de Parra, estudió Filología Clásica en Oxford y se doctoró en Filología Hispánica en España, donde hoy es académico en la Universidad Complutense de Madrid.

“Percibí, con claridad, el cambio respecto de Nicanor en los estudiantes y jóvenes poetas españoles a partir de la crisis de 2007, en la generación del 15-M más abierta al cuestionamiento de la autoridad. Antes interesaba más Octavio Paz que Parra; ahora me piden los alumnos que no vuelvan a poner a Paz…”, comenta Binns.

Una semana después del 23 de enero de 2018, cuando el ataúd de Parra ya estaba enterrado en el patio de su casa de Las Cruces, la editorial española Visor puso en circulación la cuarta edición de Chistes parra desorientar a la policía poesía, que imprimió por primera vez en 1983. Por esos días la antología El último apaga la luz, que preparó Matías Rivas, llevaba medio año en vitrinas, tras salir en julio de 2017. Ante la venta de más de 10 mil ejemplares, en marzo de 2018, se distribuyó la edición española de tapa dura. A la par, el volumen se vendía en Perú, Uruguay, Argentina, Colombia y México.

“El interés por la antología de Parra fue enorme desde su publicación, pero evidentemente tras su muerte hubo un renovado interés en ella, en el entendido de que es la última publicación que Parra hizo en vida”, señala Vicente Undurraga, director literario de Penguin Random House.

El antipoeta también figuró en otros idiomas. En diciembre pasado se publicó la antología en portugués Só para Maiores de Cem Anos (Solo para mayores de cien años). Y para los próximos meses se espera la aparición de otros títulos, como la edición de Conversaciones con Parra, de René de Costa, realizada en Chicago en 1987, que imprimirá Ediciones Tácitas.

Exposición en la Biblioteca Nacional

Este miércoles se inaugura la muestra Nicanor Parra 1914-2018 en la Biblioteca Nacional (Alameda 651), que incluirá libros, facsímiles, revistas, fotografías y material audiovisual. Objetos que salen del Archivo del Escritor y del catálogo de la biblioteca que exhibirá primeras ediciones, como Poemas y antipoemas (1954) y Obra gruesa (1969), además del registro de fotos sobre Parra por Ilonka Csillag y Hans Ehrmann. La muestra se podrá visitar hasta el 23 de marzo y es de acceso gratuito.


Últimas publicaciones

Ecopoemas
Nicanor Parra
Antología a cargo de Niall Binns. Vegueta Ediciones, 224 págs. $ 54.880

Archivo Nicanor Parra 1954-2004
Nicanor Parra
BTG Pactual
165 págs.
Distribución socios y clientes.

Só para maiores de cem anos
Nicanor Parra
Traducción de Joana Barossi y Cide Piquet.
Editora 34
288 págs.

Nicanor Parra, rey y mendigo
Rafael Gumucio
Ediciones UDP
492 págs.
$ 17.000

Chistes parra desorientar a la policía poesía
Nicanor Parra
Visor, 4° edición
216 págs
$ 27.000

El último apaga la luz
Nicanor Parra
DeBolsillo
464 págs
En mayo disponible en Chile.

Sobre el autor: