Culto
Yellow Submarine: cinco décadas del “patito feo” de los Beatles

Yellow Submarine: cinco décadas del “patito feo” de los Beatles

Con solo cuatro canciones originales, el único álbum de los fab four que no fue número uno reunió material descartado, además de las composiciones orquestales del productor George Martin para la cinta animada. Años después, un CD con la música remasterizada le hizo mayor justicia.

“Bueno, ahora que el director no está, por fin los niños podremos jugar”, comentó John Lennon mientras los Beatles se aprestaban a grabar una nueva canción de Paul McCartney titulada “All together now”. Se refería a George Martin, el histórico productor de los fab four, quien se había tomado vacaciones. Sin su presencia las sesiones se hacían más distendidas. “Cuando no estaba todos nos desmelenábamos y lo pasábamos bien”, cuenta el ingeniero Geoff Emerick en su libro El sonido de los Beatles (Indicios, 2006).

Tras acabar las sesiones de Sgt.Pepper´s Lonely Hearts Club Band (1967), casi de inmediato los de Liverpool acometieron dos proyectos ligados a películas: Magical Mistery Tour y la banda sonora de la cinta animada Yellow Submarine. Esta último era un proyecto que el mánager Brian Epstein comprometió a fines de 1966 y por el que la agrupación no tenía mayor interés.

Por contrato, el conjunto debía incluir cuatro composiciones nuevas para el disco. Pero debido al desdén por el producto, decidieron completar la cuota con material que consideraban no suficientemente bueno para otros trabajos. De estos temas inéditos, dos eran de George Harrison, uno de Lennon y el citado “All Together now” de McCartney. A estas se agregaron la canción que dio nombre al largaduración –grabada en 1966- y “All you need is love” lanzada el 7 de julio de 1967 en Reino Unido.

“Las mejores canciones en Yellow Submarine vienen de Harrison”, opina el periodista y editor de Rockaxis Nuno Veloso. “Only A Northern Song” e “It’s All Too Much”, que provienen de la época de Sgt. Pepper, reflejan todo el ánimo exploratorio de la banda. Hay disonancia y backmasking por doquier, es psicodelia pura. En la segunda, lo esencial es el feedback, un elemento que es tan envolvente en la propuesta que yo llego a considerarlo casi un antecedente del shoegaze”.

“All together now” es una “repetitiva cancioncilla” de McCartney, según palabras de Ian McDonald en su texto Revolución en la mente (Laetoli, 2000). Posiblemente debido a lo simple de su melodía, fue cantada por varias temporadas en las galerías de los estadios ingleses. “Me parece completamente descartable, un relleno”, comenta Veloso.

El único tema de Lennon fue “Hey Bulldog”. Una enérgica canción que se registró en febrero de 1968, en una sesión que originalmente se planeó para rodar el clip promocional de “Lady Madonna”. El creador de “Help!” presentó un esbozo del tema, el que se completó al cabo de 10 horas con aportes como la agresiva línea de bajo de McCartney tocado en su Rickenbacker 4001. Según el ingeniero Geoff Emerick, esa fue la última jornada en que se les vio trabajando como equipo antes de las tensas sesiones del White Album.

“En ese tema lo que luce siempre es la interpretación vocal de Lennon, lo que sea que cante siempre tendrá una suerte de tensión, de ansiedad. Sin embargo, las líneas de bajo de McCartney son espectaculares. La gracia está en la ejecución, los Beatles tenían ese don de hacer brillar incluso sus descartes”, analiza Nuno Veloso.

La cara B del largaduración incluye solo las composiciones orquestales creadas por George Martin específicamente para la película. El productor grabó y dirigió un ensamble de 41 músicos a lo largo de tres sesiones entre el 22 y 23 de octubre de 1968. En sus partituras, hay algunas referencias como un extracto del Aria en sol, de J.S Bach en “Sea of Monsters” o el guiño al arreglo de “Whithin you, Whitout you” –del Sgt.Pepper’s– en “Sea of time”.

El elepé salió a la venta solo dos meses después del White Album y a diferencia de gran parte de los lanzamientos de los fab four, no alcanzó el número uno de los rankings de éxitos en Reino Unido y Estados Unidos, empinándose a los lugares 3 y 2 respectivamente.

Una de las críticas a la placa fue el escaso material nuevo y la cesión de una cara completa al trabajo del productor. Por ello, en su momento el cuarteto sondeó la posibilidad de sacar un EP solo con las cuatro creaciones inéditas, más “Across the universe”, pero finalmente se descartó.

Veloso se suma a la mencionada estimación. “Se tomó en un principio la mala decisión -en mi opinión- de editar un álbum completo en UK, en vez de un EP como fue el caso de Magical Mistery Tour. Al incluir el material de Martin, se perdió cohesión. No es un disco propiamente tal, en el sentido de que no es un reflejo de un tiempo ni de una propuesta, solo una recopilación de material exclusivo (bastante escueto, por lo demás)”.

En 1999 con motivo de la remasterización de la película, se lanzó una nueva versión del material al que se tituló Yellow Submarine Songtrack, el que prescindía de las creaciones de Martin, y agregaba todas las canciones que sonaron en la película remezcladas con sonido estéreo envolvente. “Ese CD tiene mayor sentido para los completistas”, concluye Veloso.

Sobre el autor:

Felipe Retamal N. |
Periodista de Culto. En Twitter es @feloretamaln