Culto
Game of Thrones: los secretos de la cripta Stark

Game of Thrones: los secretos de la cripta Stark

El ancestral mausoleo de la familia de lobos, fue el escenario del más reciente adelanto de lo que será la octava temporada y final de la ficción de HBO. Más allá de la relevancia emotiva e histórica, el lugar contiene claves que no fueron abordadas en la adaptación televisiva.

Bajo el gran castillo de Winterfell, el último gran asentamiento de los Siete Reinos antes de llegar al muro, existe un mausoleo que según las novelas de George R.R. Martin supera en extensión y profundidad al hogar de la familia Stark.

La leyenda dice que el castillo fue construido alrededor de un árbol que representa a los dioses antiguos y que las paredes del lugar son raíces convertidas en piedra. Por ello, se cree que los fantasmas de los ancestros Stark aún rondan los pasillos de las criptas subterráneas.

Los lectores de la saga Canción de Hielo y Fuego no deben avanzar muchos capítulos antes de conocer este lugar, así como los espectadores no tienen que esperar muchos minutos del primer episodio para descubrirlo. El lugar de descanso de los guardianes del norte, es tan relevante que es presentado como uno de los primeros escenarios -y mencionado en más de una oportunidad en la ficción-.

Siempre debe haber un Stark en Winterfell

Originalmente, la tumbas homenajeadas con estatuas, estaban destinadas solo a aquellos Stark que hubiesen sido Reyes en el Norte y Señores del Winterfell. Pero, tras la rebelión del Rey Robert -que cobró las vidas de Brandon y Lyanna Stark- Ned decidió romper la tradición y mandó construir esculturas a la semejanza de sus hermanos.

En el nivel superior -el único que se muestra en la serie- se dan a conocer los lugares de descanso de Lord Rickard Stark (padre de Ned), Brandon, Lyanna y Ned. Sin embargo, es mucho más que un sitio donde yacen los restos familiares. Así lo demostró la trama de Game of Thrones tanto en los libros como en la serie de televisión.

Es aquí donde Robert Baratheon y Ned Stark hablan por primera vez de Lyanna y su trágico final. En las novelas -con menor énfasis que en la tv-, Jon, Bran y Rickon tienen sueños con las criptas de la familia en más de una oportunidad, algo que atormenta profundamente a Jon. Previo a su muerte, Ned sueña con la estatua de su hermana susurrando “Promételo, Ned”. Y cuando Sansa regresa a Winterfell, Meñique le cuenta la historia del torneo de Harrenhal y cómo Raeghar cortejó a Lyanna en este sitio.

Pero -quizás- más importante, es que fue frente a la estatua de su fallecido padre, donde Arya y Sansa se reunieron tras años de estar separadas y lejos de su hogar. Un sentido más ‘alegre’ que aquel reflejado en el último teaser publicado por HBO.

Finalmente, un aspecto que no fue proporcionado por la serie en sus menciones anteriores -y que sería de gran utilidad en la recta final de la ficción- es que los túneles subterráneos forman una suerte de fortaleza oculta que permite escapar a quienes lo conozcan.

Es de conocimiento masivo que ocurrirá una gran batalla en Winterfell como el primer asentamiento al sur del muro. El Rey de la Noche atacará con todas sus fuerzas el castillo de los guardianes del Norte, y el mausoleo Stark puede ser la salvación de los lobos herederos.

Ya existe el antecedente de una leyenda similar en la saga original, la cual cuenta que la hija de Lord Brandon Stark, se ocultó junto a Bael el Bardo por meses en medio de las tumbas hasta que reapareció con un hijo bastardo en sus brazos.

Si bien el último teaser anticipó muerte, las pistas registradas en la literatura invierten la teoría con una luz de esperanza.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov