Culto
Ruidosa belleza: clásicos del shoegaze disponibles en Spotify

Ruidosa belleza: clásicos del shoegaze disponibles en Spotify

De Lush a My Bloody Valentine, "la escena que se celebra a sí misma", dejó para la posteridad piezas que han sido reconocidas por la crítica y el público. Conoce algunos de los discos imperdibles del género.

Entre fines de los 80 y comienzos de los 90, entre algunas bandas inglesas surgió una escena que fue bautizada como “shoegaze” por la prensa. Esta suerte de subgénero del rock alternativo se caracterizaba por mezclas de sonido en que la voz estaba oscurecida y ubicada tras los instrumentos, además de la grabación de paredes de guitarras saturadas, el uso intensivo de retroalimentación y los amplificadores a volumen atronador. Te recomendamos algunos de sus discos imperdibles.

Ride – Nowhere (1990)

En 39 minutos, el disco debut de la banda inglesa marcó diferencias con otros exponentes del género. La dupla de guitarristas Mark Gardener y Andy Bell, construyó un sonido que debe tanto al wall of sound de Phill Spector como a la psicodelia de los 60. Es difícil no relacionar “Seagull” con pasajes de “Tomorrow Never Knows” de los Beatles, o el sonido de “Polar Bear” con el trabajo de guitarras del disco Heroes de David Bowie. Las lacónicas voces de Gardener y Bell, con sus largas notas, le aportan el tono dramático a un álbum tan bello como intrigante, al que Rolling Stone calificó, sin más, como una “obra maestra”.

Lush – Gala (1990)

Los londinenses Lush fueron la primera banda en recibir el mote de shoegaze, por parte de la prensa especializada. En 1990 la agrupación lanzó un compilado para darse a conocer en los mercados de Estados Unidos y Japón, que por esos días recibían una oleada de rock alternativo. Gala, el nombre del largaduración, contiene temas de sus primeros EP: Scar (1989), Mad Love -el que fue producido por el guitarrista de Cocteau Twins, Robin Guthrie- y Sweetness and light (1990). La placa recibió muy buenas críticas, en que destacan temas como “Scarlet”,  “De-Luxe” y el cover de ABBA “Hey Hey Helen”.

My Bloody Valentine – Isn’t anything (1988)

El largaduración debut de la banda, no se anduvo con chicas. Hace gala de todos los trucos de producción que el siempre obsesivo guitarrista Kevin Shields desarrolló a lo largo de un minucioso trabajo de exploración en el estudio. Guitarras con afinación alternada, uso extendido de doblajes  y voces grabadas en estado de somnolencia, contribuyeron a definir el particular sonido del álbum. “Lose my Breath” o “Feed me with your kiss”, son algunos ejemplos del tipo de composición no convencional que los británicos desarrollaron, y que en producciones posteriores como el celebrado Loveless (1991), llevaron a otro nivel.

Slowidve – Souvlaki (1993)

El segundo álbum de la agrupación tiene un marcado sello melancólico, influido tanto por la ruptura de la vocalista Rachel Goswell y el guitarrista Neil Halstead, como por las horas que los miembros del quinteto dedicaron a escuchar discos como Low (1977), de David Bowie, o Closer (1980) de Joy Division. A pesar del rechazo inicial de Creation Records hacia los demos presentados por la banda, se logró crear un material con un sonido más comercial que el de su elepé debut. Las canciones “Sing” y “Here she comes”, fueron creadas en colaboración con Brian Eno, quien había trabajado precisamente con el “Duque blanco”. Para desgracia del conjunto, cuando salió el disco la atención de la prensa estaba más dedicada al brit pop.

My Bloody Valentine – Loveless (1991)

La pieza canónica del género. Dos años, una ingente cantidad de ingenieros, 19 estudios de grabación, y un estimado de 250.000 libras en costos, que casi llevan a la quiebra a Creation Records, fueron necesarios para dar forma al álbum. El guitarrista Kevin Shields desarrolló su sonido tocando la palanca de tremolo del instrumento en forma abusiva y con el volumen de los amplificadores a toda potencia. El abuso de los decibles hizo que Shields y la guitarrista Bilinda Butcher enfermaran de tinnitus, una pérdida parcial de audición. La placa incluye algunos de los temas más conocidos de la agrupación como “Only Shallow” o “Soon”, un tema que de vez en cuando se cuela en alguna fiesta.

 

Sobre el autor: