Culto
The Next Day: el fin de una década de silencio

The Next Day: el fin de una década de silencio

Tras 10 años de silencio, la versión distorsionada y oscura de Heroes era tapada por un cuadrado blanco que traía el nombre del título de una nueva era en la vida de Bowie. The next day marcó el regreso del duque blanco a la escena musical, disco trabajado minuciosamente en secreto y que demostró que el británico aún tenía mucho por decir.

Fue en el cumpleaños 66 de David Robert Jones, desaparecido del orbe musical en 2006, entre rumores de un delicado estado de salud, quien volvía inesperadamente publicando “Where are we now?”, sencillo que daba aviso que el vigésimo tercer álbum de estudio de su carrera venía en camino.

The next day significó el retorno del británico a los parlantes en un mundo que había cambiado completamente desde Reality, en 2003. La forma en cómo los músicos se conectaban con su fanáticos era distinta y su nueva aventura no estaría lejos de aquello. Su reaparición fue transmitida por Twitter y el reciente sencillo ya estaba disponible en iTunes para quienes esperaron el retorno de quien encantó en el viejo siglo con canciones como “Modern love” o “Changes”, demostrando el talento para el drama que poseía el cantautor.

En marzo de dicho año apareció finalmente el disco, el cual tuvo un trabajo de dos años y contó con la ayuda de viejos conocidos. Uno de estos era Tony Visconti, quien fuera productor de varios discos del músico, incluyendo el bajo en “The man who sold the world”, lideró esta producción que se mantuvo en total hermetismo durante dos años, principalmente bajo sesiones esporádicas. Su segundo single, el cual lleva el nombre del disco, daba señales de un hombre que tres años más tarde perdería una batalla contra el cáncer.

Here I am
Not quite dying
My body left to rot in a hollow tree
Its branches throwing shadows
On the gallows for me
And the next day
And the next
And another day

Las 14 canciones del disco significan una constante nostalgia que parece haber quedado congelada, entregando un sentimiento de un hombre que sabe que ha pasado el tiempo pero que, pese a ello, no pierde la esencia, entregándonos canciones que nos devuelven esa magia, respondiendo a quienes no comprendieron su reclusión personal durante tanto tiempo.

El retiro de Bowie había terminado, siendo este disco una de las grandes declaraciones de una de las personalidades más duraderas y carismáticas del rock, permitiendo enlazar a una generación que alcanzó a disfrutar lo nuevo de la persona detrás de Aladdin Sane. The next day fue un éxito comercial que se unía al recorrido de cuatro décadas del inglés, siendo la antesala de Blackstar, su último trabajo en vida.

Sobre el autor: