Culto
La meca de David Bowie en Londres

La meca de David Bowie en Londres

El 11 de enero de 2016, el mural que muestra el rostro del Duque Blanco caracterizado como Aladdin Sane, recibió diversas muestras de afecto por parte de los fans que lloraban su muerte. En conversación con Culto, el artista tras la gran pintura que data de 2013, explica el origen de la obra y la relevancia de Bowie en su vida.

Al salir de Brixton, la estación terminal de la línea Victoria del metro londinense, solo basta cruzar la calle para encontrar el gran mural de David Bowie, hoy convertido en una suerte de santuario en la capital inglesa para los seguidores del hombre de “Starman”.

Desde enero de 2016, el muro que muestra al músico inglés caracterizado como en Aladdin Sane en un fondo rojo, con planetas orbitándolo y los ojos bien abiertos;  siempre está rodeado de flores, mensajes y pequeños globos.

Fue justo al lado de la tienda Morley’s que James Cochran -aka Jimmy C- decidió pintar un mural inspirado en una de las tantas caras de Bowie. Solo tuvo que pedir autorización al propietario de la tienda contigua para ponerse manos a la obra.

“Siempre fui fan de David Bowie”, reconoce Jimmy C en conversación con Culto desde Australia. “Lo admiré mucho como un artista que tuvo la habilidad de tomar riesgos constantemente reinventándose”.

Pero el mural es anterior a la muerte del artista, quien mantuvo en secreto su cáncer al hígado.

Cochran tomó sus latas de pintura en spray en junio de 2013, cuando en Londres se realizaban otras dos exposiciones que celebraban la obra del músico: Bowie Is en el Victoria & Albert Museum, y The Many faces of David Bowie en el Opera Gallery.

“Decidí hacer una pintura en la calle que se relacionara con esas exhibiciones, y elegí Brixton porque fue allí donde nació”, contó el artista visual. De hecho, a siete cuadras del mural, se ubica la casa donde nació el creador de Ziggy Stardust, en el número 40 de Stansfield Road.

Archivo personal de James Chochran aka Jimmy C.

Sin más herramientas que sus dos manos y aproximadamente 45 latas de pintura, Jimmy C demoró dos días en completar su obra que hoy es un monumento para los seguidores de quien compuso éxitos como “Heroes” y “The man who sold the world”.

Pero desde la mañana del 11 de enero de 2016, su mural adquirió un nuevo significado. Ya no era solo una gran pintura que celebraba la faceta artística visual de Bowie, pasó a ser el espacio físico en Londres donde sus fanáticos pueden rendirle tributo y recordar al hombre que hoy es polvo de estrellas.

“Por la noche, la gente no sólo traía más flores y encendía velas, sino que entregaba ofrendas cargadas de intimidad, desde cartas, fotografías e incluso hasta dibujos, ya sea de Ziggy, del Rey Goblin, o del Delgado Duque Blanco, y más importante aún, su propia voz, como cantándole de vuelta a aquel que en sus múltiples mutaciones logró no sólo ser la banda de sonido de muchos, sino que formar parte de sus vidas”, escribió Nuno Veloso desde Londres para Rockaxis.

Cochran sufrió desde Australia al enterarse de la noticia, como cualquiera que ve partir un ídolo. Bowie fue mucho más que un hombre que inspiró una pintura.

“Estaba pasmado, como mucha gente. Nadie se lo esperaba, sobretodo porque había lanzado un álbum nuevo [Blackstar] pocos días antes. Vi desde el otro lado del mundo cómo la gente empezó a dejar flores frente a ese muro. Fue una experiencia conmovedora ver a los fans reunirse para llorar y celebrar su vida”, recordó Jimmy C.

El muro ubicado frente a una sucursal de The Body Shop en Brixton Road, fue pintando nuevamente en 2016 y protegido con una cubierta plástica. La obra del artista inglés-australiano fue reconocida como un memorial de David Bowie.

Archivo personal de James Chochran aka Jimmy C.
Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov