Culto
La Lista de Schindler: la película que le dio cara al Holocausto

La Lista de Schindler: la película que le dio cara al Holocausto

En enero se reestrena en Chile el filme de Steven Spielberg que cumple 25 años y que llevó el genocidio perpetrado por los nazis al gran público. Ganadora de 7 Oscar, consagró a su director.

El 27 de enero de 1945, a las 15.30, el mismo Ejército Rojo que tres meses después le daría caza a Hitler en su búnker de Berlín se encontró con un campo alambrado donde había 7.500 prisioneros vivos y 600 cadáveres. Era Auschwitz, el mayor centro de exterminio de los nazis durante la segunda Guerra Mundial y emblema del Holocausto judío. Sólo en Auschwitz asesinaron a un millón 100 mil de los más de seis millones de víctimas de la llamada “solución final”.

Aquel invernal día de liberación en el suroeste de Polonia se transformó con el tiempo en la fecha universal de conmemoración del genocidio, acordada en las Naciones Unidas. Según este mismo organismo, no sólo recuerda la muerte de seis millones de judíos, sino que los múltiples pecados de guerra nazis y de sus aliados europeos, entre ellos 5 millones de eslavos, 3 millones de polacos, 200 mil gitanos, 250 mil discapacitados y nueve mil homosexuales.

En nuestro país, de la misma manera que en EEUU o Gran Bretaña, el 27 de enero de 2019 será conmemorado con el reestreno de la película La lista de Schindler (1993), de Steven Spielberg. De acuerdo a Gianni Gentili, gerente general de la distribuidora Andes Films, el plan inicial es que el filme se exhiba desde el jueves 24 de enero en las multisalas Cinemark en la copia restaurada que hace dos semanas debutó en EEUU. “Es una película que refleja los acontecimientos que pasaron durante el Holocausto, los que marcaron una época importante en la historia de la humanidad”, remarca el ejecutivo.

Exhibida por primera vez en EEUU el 15 de diciembre de 1993, La lista de Schindler cumple además 25 años de su estreno, los que han sido celebrados con su mencionado regreso a salas y con el lanzamiento esta semana de una edición especial en blu-ray con restauración en 4K, resolución de pantalla aún mayor que el full HD. Además, contiene un documental con sobrevivientes del Holocausto y la reunión de Steven Spielberg con el elenco en el Festival de Tribeca en mayo pasado.

Los elegidos de la fábrica

A 50 kilómetros al este de Auschwitz está Cracovia, la ciudad donde se emplazó el campo de concentración de Plaszów, donde los nazis mataron nueve mil polaco-judíos. Hubo, sin embargo, 1.100 del ghetto de Cracovia que se salvaron: fueron los trabajadores de la fábrica de menaje de Oskar Schindler (1908-1974), un alemán nacido con carnet del Partido Nazi y fama de mujeriego.

Sobre este personaje histórico no menos imperfecto que muchos de sus compatriotas se trata La lista de Schindler, título que alude a la nómina de empleados judíos que el industrial mantuvo a salvo de ir a Plaszów y Auschwitz. Sobornos y tratos adulatorios al sádico comandante del campo de concentración fueron las armas que el carismático Schindler utilizó para darle sentido a su compasión.

Para su película, Steven Spielberg eligió a dos actores en ese momento poco conocidos: Liam Neeson interpretó a Schindler y Ralph Fiennes fue el bestial oficial austríaco Amon Goeth, quien solía practicar al tiro desde el balcón con los prisioneros como blancos vivos. Para el personaje del contador judío Itzhak Stern, el realizador escogió a Ben Kingsley.

Gracias a los datos que le proporcionó Stern, Schindler reclutó mano de obra judía en su fábrica y logró salvar a un millar de ellos de las cámaras de gas. En la película, Spielberg mira alto, evita escarbar demasiado en la miseria inherente y, como el título lo deja claro, cuenta la historia de un héroe.

La lista de Schindler es referencial por varias razones. Realizada casi al mismo tiempo que Parque jurásico (del mismo 1993), fue la película con la que Spielberg se graduó de “cineasta serio” tras haber probado durante dos décadas que como rey de la aventura y la ciencia ficción era imbatible. Hasta ese momento tenía el antecedente de El color púrpura (1984), que fue exitoso en taquilla y crítica, pero no consiguió ninguno de los 11 Oscar a los que fue nominada. Por el contrario, La lista de Schindler se quedó con siete estatuillas, entre ellas Mejor película, director y guión adaptado.

También fue el primer gran éxito de Hollywood sobre el Holocausto. O, en otras palabras, la película que llevó el mayor genocidio del siglo XX al amplio público. Hubo un gran antecedente en Europa con Shoah (1985) de Claude Lanzmann y desde Hollywood El diario de Ana Frank (1959) describió con acierto la tragedia. Sin embargo, fue Spielberg amparado en su talento narrativo y en el poder comercial de Universal Pictures, quien puso el tema en las casas, oficinas y cafés de todo el mundo.

Por eso no es gratuito que su re-estreno esté acompañado de frases publicitarias como “la obra de Spielberg que hoy el mundo necesita más que nunca”. Básicamente el mensaje está dirigido a despertar conciencias ante al aumento de episodios racistas y el resurgimiento de los radicalismos políticos.

La lista de Schindler no es una película perfecta y ha tenido detractores, entre ellos el cineasta francés Jean-Luc Godard, que la acusó de sacar provecho económico de una tragedia, o el propio Claude Lanzmann, para quien el drama del Holocausto no resiste ficcionalización alguna.

Es probable que ambos tengan razones atendibles, pero nadie puede tapar el sol de los hechos con un dedo: el largometraje de Spielberg logró un inédito impacto planetario y toma de conciencia sobre esta catástrofe histórica.

Sobre el autor:

Rodrigo González |
Sub-editor de Cultura de La Tercera.