Culto
Los ganadores y perdedores del espectáculo en 2018

Los ganadores y perdedores del espectáculo en 2018

25 críticos y periodistas consultados por La Tercera escogieron lo más brillante y lo más decepcionante de cuatro géneros: las series, las superproducciones cinematográficas, la música y la TV abierta, tanto en el ámbito extranjero como chileno. Y ahí cabe de todo: desde los triunfos de Pasapalabra y Pantera Negra, hasta los tropiezos de Liam Gallagher en Chile o la vuelta de 13 Reasons Why.

Series extranjeras y locales: Better Call Saul, Atlanta y La Cacería

*Las mejores: Better Call Saul, Bodyguard y Atlanta

Este año hubo grandes fenómenos en la TV (desde los hits españoles al terror de The haunting of Hill House, pasando por Luis Miguel, la serie), pero ninguno de ellos tuvo la fuerza suficiente para colarse entre lo más destacado del año. Más bien, buena parte de las preferencias de lo mejor de 2018 fueron hacia un título que ha sido consistente en su calidad, pese a que el público no la abraza como merecería. Better call Saul, la historia de cómo Jimmy McGill se convirtió en Saul Goodman, se instaló entre lo mejor de los últimos 12 meses con su cuarta temporada.

Similar entusiasmo en los convocados a esta votación desató Atlanta, la comedia dramática creada y protagonizada por Donald Glover, que en su regreso se ratificó como uno de los títulos más relevantes de la TV actual. “Más jugada, más de comedia negra, no era fácil hacer un buen segundo ciclo después de partir con tantos éxitos y premios, y esta serie lo logró totalmente”, dice la columnista de La Tercera Daniela Lagos. Otra que sacó aplausos fue Bodyguard, serie de la BBC que sigue a un guardespaldas que sufre estrés postraumático. “Combina perfectamente el acontecer político de una nación, con la intriga propia de una historia de suspenso”, señala la periodista de Culto Mónica Garrido. Por último, también brilló The americans, que finalizó con un sexto ciclo que, para la periodista de radio Pauta FM, Isabel Plant, fue “una hermosa despedida”.

*Las peores: Insatiable y 13 Reasons Why

Causó controversia desde antes de su debut, pero al final la comedia Insatiable, sobre una adolescente que vuelve delgada a su colegio luego de años recibiendo burlas, no fue más que un producto fallido . “Por intentar abarcar mucho, queda en nada”, dice Mónica Garrido. También decepcionó la vuelta de 13 Reasons why. “Pareció una autoparodia”, dice Matías de la Maza, de radio Infinita.

*La mejor serie local: La Cacería

Dirigida por Juan Ignacio Sabatini, La cacería asombró como un sólido thriller basado en el caso del psicópata de Alto Hospicio, con Francisco Melo y Gastón Salgado como dupla protagonista. Este último también lideró Martín, el hombre y la leyenda, “una historia de redención emocionante y vibrante”, para Rodrigo Munizaga, columnista de revista Sábado. Mientras Mary & Mike también logró preferencias, sorprenden las menciones a la teleserie Pacto de sangre, que según el columnista de La Tercera, Francisco Ortega,“tiene giros de serie, personajes que serie y estructura dramática que no tiene nada del culebrón clásico. Es el mejor thriller policial televisivo en mucho tiempo”.

Votaron: Isabel Plant (radio Pauta FM), Rodrigo Munizaga (revista Sábado), Francisco Ortega (La Tercera), Lya Rosén (Finde), Matías de la Maza (radio Infinita), Daniela Lagos (La Tercera), Mónica Garrido (Culto) y Gonzalo Valdivia (La Tercera).

Blockbusters de Hollywood: el año de Pantera Negra

 

*Las mejores superproducciones: Pantera Negra y el Spider-Man animado

Se puede decir mucho en contra del desatado furor de Hollywood por los superhéoes, pero hay algo claro: este año algunos de los mejores blockbusters fueron sobre personajes sacados del cómic. Primero, con elogios que fueron transversales (que la tienen con un pie en los Oscar), Pantera Negra se instaló como un paso adelante para los filmes de Marvel. “Tiene los clichés de buena parte de las películas de superhéroes, pero es milagroso que haya ahondado tanto en que buena parte del progreso de occidente se construyó sobre espaldas negras”, dice Matías de la Maza, periodista de radio Infinita.

En la otra vereda, y en el último suspiro del año, irrumpió Spider-Man: Un nuevo universo, que con una propuesta innovadora y divertida superó las expectativas que cualquiera podía tener sobre una cinta de animación dedicada a múltiples versiones del Hombre Araña. También acaparó menciones Avengers: Infinity War, el cruce de superhéroes Marvel más ambicioso a la fecha.

Y lo propio hizo Misión imposible: Repercusión, la última entrega de la saga de Tom Cruise. “Una película llena de adrenalina, con escenas de pelea increíbles, y donde el valor está justamente en que todo se siente real y reconocible”, comenta Isabel Plant, de radio Pauta FM.

* La mayores decepciones: entre Jurassic World 2 y Aquaman

No fue un año con grandes desastres en términos de superproducciones, pero varias dejaron un sabor amargo. Pasó con Jurassic World: El reino caído, la segunda parte del reinicio iniciado en 2015, y con Aquaman, que no convenció con su saturada apuesta. Pese a que gustó a parte del público, Venom también figura entre lo más bajo del año. “Una tontera, que parte y termina en el hecho de dedicarle una película entera a uno de los peores personajes de Marvel”, indica el escritor Francisco Ortega.

No lo hizo mucho mejor Han Solo: Una historia de Star Wars, que para Lya Rosén de Finde “dejó en claro que un gran personaje puede ser fílmicamente muy mal aprovechado”. Un rechazo parecido provocaron títulos como Megalodón y Cascanueces y los Cuatro Reinos, mientras que no se van sin menciones Cincuenta sombras liberadas, Tomb Raider, Rascacielos: Rescate en las alturas y El Depredador.

Votaron: Isabel Plant (radio Pauta FM), Rodrigo Munizaga (revista Sábado), Francisco Ortega (La Tercera), Gonzalo Frías (7mo Vicio), Matías de la Maza (radio Infinita), Lya Rosén (Finde) y Gonzalo Valdivia (La Tercera).

Música: vibra colombiana, rosas para Cami y el asombro por David Byrne

* Mejores conciertos extranjeros: el triunfo de los clásicos

Este año la balanza la inclinan los históricos: con cuatro votos, el show David Byrne en Lollapalooza lidera las preferencias, seguido por el regreso de Roger Waters al Estadio Nacional y el esperado reencuentro de Nick Cave con el público del Caupolicán (ambos con 3 votos). Tres espectáculos que trascendieron lo estrictamente musical y entregaron vanguardia, urgencia política y emotividad ambiente. Menciones honrosas para Suzanne Ciani (Teatro Novedades), Killing Joke (Blondie), Father John Misty (Teletón), Depeche Mode (Estadio Nacional) y Pearl Jam (Movistar Arena). ¿Una omisión significativa? Radiohead: nadie mencionó a los ingleses.

* Lo peor en vivo: Liam Gallagher

Si bien el apartado negativo de la cartelera arroja resultados diversos (Lana del Rey, Peter Murphy, Primal Scream, Animal Collective e incluso Depeche Mode y F.J. Misty), el único nombre que se repite es el del menor de los Gallagher, quien protagonizó uno de los momentos más bochornosos de la historia del festival al cantar solo cuatro temas (de 13 estipulados) y dejar el escenario. “Suficiente para definirlo como el peor show del año”, sentencia Bastián García, de T13.

*Discos del año: J Balvin y Rosalía

Como pocas veces, dos títulos en español encabezan el listado internacional: Vibras de J Balvin y El mal querer de Rosalía, ambos con tres votos. Un hito que responde a la resonancia global del colombiano y la española, quienes parecen refundar las bases de sus géneros musicales -reggaetón y flamenco- con sus últimos LP. Les siguen Tranquility base hotel & casino, de Arctic Monkeys, y la banda sonora de Pantera Negra (Black Panther: The album), con 2 votos.

* Desencanto total por Drake y Greta van Fleet

Si se trata de expectativas no correspondidas, sólo dos títulos se repiten: Anthem of the peaceful army, de Greta Van Fleet, y Scorpion, el ambicioso y multiventas disco doble del canadiense Drake. Un LP nominado al Grammy “que pretende ofrecernos la revolución pero que en su grandilocuencia termina siendo vacío y petulante”, según Sebastián Cerda, de CHV.

* Shows locales: el año de Cami

Una gran ganadora repartida en tres escenarios: con sus shows en La Cumbre, Las Condes y el Movistar Arena, Camila Gallardo da cuenta de su evolución “y el carácter de estrella local que ganaría con el transcurso del año”, explica Claudio Vergara. También sumaron votos Gepe en el Teatro Municipal y Mon Laferte en Lollapalooza.

* Mejor álbum chileno: Álex Anwandter

Por lejos la categoría más dividida, aunque levemente inclinada por Latinoamericana, de Álex Anwandter, con cuatro votos. Le siguen Norma, de Mon Laferte; Folclor imaginario, de Gepe y Lance, de Niños del Cerro, todos con tres. Otros títulos mencionados son Arriba es abajo, de Chini and the Technicians; Mala fama, de Ases Falsos y G Love de Gianluca.

* Decepciones nacionales

En el otro lado del espectro discográfico, las opiniones son variadas: Rosa (Cami), Amanda (El Cómodo Silencio de los que Hablan Poco), Mala fama (Ases Falsos), el LP homónimo de Macha y El Bloque Depresivo y hasta el mencionado Latinoamericana figuran entre los discos que decepcionaron al panel. Hubo dos que concentraron más de un voto: el debut de Pillanes (2) y Espejo, de Javiera Mena (3), su primer título al alero de una multinacional. En cuanto a los shows que no convencieron, menciones para Augusto Schuster en el Festival de Viña (2), Mena en el Caupolicán y Chancho en Piedra en Lollapalooza.

Votaron: Bárbara Carvacho (POTQ), Sebastián Cerda (Chilevisión / CNN), Marcelo Contreras (La Tercera), Andrés del Real (La Tercera), Bastián García (T13 / El Mercurio), Marisol García (colaboradora La Tercera), Alejandro Jofré (Culto), Mauricio Jürgensen (La Tercera), Claudio Vergara (La Tercera).

TV: lideran Pasapalabra y Pacto de Sangre

* Mejor teleserie: Pacto de Sangre (Canal 13)

Este año, Canal 13 comenzó una alianza con la productora AGTV para externalizar sus teleseries, y Pacto de sangre fue la primera en concretar dicho acuerdo. Rápidamente, la ficción nocturna se perfiló como un producto de culto, por su historia y personajes, y de los seis votantes, cinco la eligieron como la mejor producción dramática de 2018. “Buenas actuaciones, buen guión y un ritmo actual, dan a la nueva producción nocturna del 13 buenos dividendos. El boca a boca de las redes sociales han sido la gran aliada de una historia macabra y moderna”, dice Tito Marchant de La Hora. Perdona nuestros pecados (Mega), en tanto, tuvo dos temporadas y obtuvo un voto.

* Peor teleserie: Soltera Otra Vez (Canal 13)

La tercera parte de las andanzas de Cristina Moreno, interpretada por Paz Bascuñán, partió con buen rating, pero en su tercer mes al aire la audiencia se empezó a enfriar. En septiembre, la teleserie finalizó y dejó la amarga sensación de que las segundas partes no son buenas, y menos lo son las terceras. Cuatro votos la dejan como la mayor decepción. “La temporada uno, brillante; la dos, supo defenderse, pero la tres, en palabras simples, guateó. El guión fue predecible al grado de que se sabía ya en el cuarto capítulo cómo iba a terminar”, asegura Cristián Méndez, de La Cuarta. “No era necesaria”, dice Cristián Farías, de Glamorama. La diurna Verdades ocultas (Mega), que lleva 17 meses al aire, recibió un voto, al igual que La reina de Franklin, la vespertina de Canal 13.

* Mejor programa: Pasapalabra (CHV)

Debutar cuando Perdona nuestros pecados estaba instalada como un fenómeno de rating, era una misión compleja. El escenario no era fácil, pero Pasapalabra (CHV) logró lo impensado, y prontamente se volvió un duro competidor del prime. La sintonía lo acompañó, y prueba de eso fue que partió con una emisión semanal, y hoy tiene cinco. El espacio de juegos que trajo de vuelta a Julián Elfenbein a la pantalla chica consiguió la preferencia de tres de los votantes. “Al anunciarse el programa, se pensó que sería un formato añejo y que no llamaría la atención del televidente actual. La verdad es que es genial. Rápido, con la excelente conducción de Elfenbein, e invitados que de una u otra manera llaman la atención y hacen de éste un espacio entretenido, para ver solo o en familia”, comenta Daniela Chávez del portal Fotech. También fueron mencionados Llegó tu hora (TVN), Mucho gusto (Mega) y La divina comida (CHV).

* Peor programa: Familias en Jaque (TVN)

Familias en jaque fue una de las apuesta prime de TVN el primer semestre, pero la verdad fue que debutó y se despidió dejando muchas dudas: su formato era incomprensible. La audiencia nunca logró conectar con el espacio que se dividía entre recreaciones y realidad pura, y la presencia de la conductora Karen Doggenweiler tampoco le aportó fluidez. Por eso, el programa de la señal pública consiguió tres votos como el peor. Los votantes, además, dijeron que entre lo más malo estaban The wall (CHV), La rueda de la suerte (Canal 13), El cuerpo no miente (Canal 13), La noche es nuestra (CHV) y la versión sin famosos de La divina comida (CHV).

Votaron: Daniela Chávez (Fotech), Cristián Méndez (La Cuarta), Tito Marchant (La Hora), Cristián Farías (Glamorama), Dusanka Obilinovic (La Tercera) y el tuitero Televisivamente.