Culto
The Beatles y el medio siglo de The White Album

The Beatles y el medio siglo de The White Album

En un capítulo especial —y en blanco y negro— de Conversaciones de Culto, revisamos junto a nuestros invitados —Alfredo Lewin, Beatlemanía y Alejandro Tapia— las historias que marcaron la creación de The White Album, parafraseando al crítico Lester Bangs, un disco hecho por cuatro músicos solistas.

The Beatles y los 50 años de The White Album

En un capítulo especial de Conversaciones de Culto, revisamos junto a nuestros invitados —Alfredo Lewin, Mario Olguín de Beatlemania y Alejandro Tapia— las historias que marcaron la creación de The White Album, parafraseando al crítico Lester Bangs, un disco hecho por cuatro músicos solistas: https://goo.gl/6LwyppRevisa el especial completo del Álbum Blanco acá: https://goo.gl/SAEqZA

Posted by Culto on Wednesday, December 12, 2018

En algún punto de las grabaciones iniciadas el 30 de mayo de 1968, Ringo Starr estaba tan harto de la mala onda, que renunció a la banda, se fue y estuvo varias semanas sin aparecer. Y si Ringo se pone dramático, como escribió Jann S. Wenner, es señal de que las cosas están mal de verdad.

Sin embargo, The White Album resultó ser el trabajo más abarcador y variopinto del grupo, un disco doble de treinta canciones que muestra a cada uno de los integrantes en el apogeo de su talento individual, a pesar de que su capacidad de funcionar como banda casi había colapsado. Una idea que al menos se puede discutir con la nueva reedición aniversario del álbum que incluye cortes inéditos. Allí, en esas pistas desempolvadas por Giles Martin, se puede oír a los fab four en perfecta armonía creativa.

“La percepción de la gente es que el sonido fragmentado de The White Album es el sonido de The Beatles separándose, pero no lo es”, agregó el productor, quien aseguró que, tras bucear en todas las horas de grabación, percibió por sorpresa a un grupo en el que sus integrantes todavía colaboraban y trabajaban juntos durante horas y horas.

El mejor unplugged de la historia de la música pop

Como un matrimonio decidido a hacer terapia de pareja, The Beatles comenzó a trabajar en el retiro de meditación trascendental de Maharishi Mahesh Yogi, en India, en febrero de ese mismo año. Aunque, según resalta una nota histórica de Rolling Stone, la búsqueda de paz interior no resultó como esperaban.

“Ringo se fue a los diez días, quejándose de la comida y de que extrañaba a sus hijos. John y George aguantaron un poco más, pero se desilusionaron del sorprendente interés del gurú por el dinero y sus seguidoras mujeres. Lennon, de hecho, le escribe el tema ‘Sexy Sadie’. Y McCartney se quedó un tanto más, hasta sacar provecho de la experiencia”, se lee allí.

Aunque The Beatles no encontraron la “iluminación” que buscaban, el cambio de escenario sí sirvió para componer una gran cantidad de canciones nuevas, muchas a partir de la guitarra acústica que llevaban a las sesiones de meditación.

Cuando todos volvieron a Inglaterra, empezaron a grabar reunidos en una propiedad de Harrison en la campiña inglesa, a las afueras de Londres. Allí registraron en la grabadora de cuatro pistas Ampex del dueño de casa, enclaustrados en un encierro de semanas, los esqueletos acústicos de los canciones.

En su totalidad, los llamados “demos de Kinfanus” constituyen, según Rolling Stone, la grabación pirata más jugosa de la carrera de The Beatles y probablemente el mejor unplugged de la historia de la música pop.

Precisamente allí se percibe la alegría de las jornadas frente al fogón, se oyen chistes, risas y los borradores que el 30 de mayo comenzarían a grabar en Abbey Road, cuando las canciones no eran el problema. El problema era decidir cómo grabar. Además, un par de semanas antes, Lennon había consumado su relación con Yoko Ono, pero esa es otra historia.

“No fue grato hacerlo”

Para el 25 de mayo de 1968, cuando llegó a las bateas de las disquerías, The White Album recibió críticas mezcladas. Tony Palmer escribió en London Observer que el único que estaba a la altura de Lennon y McCartney a la hora de escribir canciones era Schubert, sin pensar que ninguna canción de Schubert podría cantarse con precisión entre su público.

Lo cierto es que ocupó el primer lugar de los rankings, tanto en Inglaterra como en Estados Unidos, donde fue 19 veces disco de platino. De hecho, en California, Charles Manson y sus seguidores lo escucharon muchísimo.

“Siempre lo preferí por sobre todos los otros discos, incluyendo Pepper”, dijo Lennon.

Sgt. Pepper se convirtió en el álbum de la década o quizá del siglo. Era innovador, contenía unas canciones geniales, era un placer escucharlo y me alegro de haber participado en él, pero creo que el Álbum Blanco es mejor”, sentenció Ringo.

“Creo que fue un muy buen disco”, reflexionó después McCartney, “pero no fue grato hacerlo. De todos modos, a veces esas cosas favorecen tu arte”.


En este capítulo especial —y en blanco y negro— de Conversaciones de Culto, con un panel encabezado por Claudio Vergara, editor de Espectáculos de La Tercera, conversamos junto a tres expertos en The Beatles: Alfredo Lewin, locutor de Radio Sonar; el músico de Beatlemanía, Mario Olguín; y el editor de Mundo de La Tercera y periodista de Culto, Alejandro Tapia; sobre las historias que marcaron la trastienda de The White Album; parafraseando al crítico Lester Bangs, un disco hecho por cuatro músicos solistas, tal vez el trabajo que señaló el principio del final de la banda de Liverpool.

Sobre el autor:

Alejandro Jofré |
Editor de Culto. En Twitter es @rebobinars