Culto
Aquaman: las claves de una sobrecargada primera aventura

Aquaman: las claves de una sobrecargada primera aventura

Mañana llega la cinta con Jason Momoa, que destaca por sus grandes dosis de pirotecnia y el humor de su protagonista.

Envuelta en una expectativa que sólo los grandes hitos de la temporada de Hollywood alcanzan, Aquaman llega mañana a los cines locales, una semana antes de su arribo a Estados Unidos y tras lograr históricos números en China, donde ya acumula US$ 107 millones.

Una euforia respaldada en ser la primera película en solitario sobre el superhéroe mitad atlantiano y mitad humano, que en 2017 debutó en la irregular Liga de la Justicia, y que podría darle un nuevo impulso al universo expandido de DC. En sus 143 minutos hay grandes dosis de acción y una aventura que no escatima en mostrar en detalle el mundo de su protagonista (Jason Momoa), enfrentado a su hermanastro (Patrick Wilson).

* El factor Momoa

El actor nacido en Hawaii, que ganó recocimiento en Game of thrones, da su salto definitivo al estrellato, interpretando al Rey de los Siete Mares con su envergadura física y carisma. Por él pasa casi la totalidad del humor de la película (tomándose selfies o lanzando referencias a Pinocho), en una actitud desenfadada que le da matices a la cinta. En el drama resulta menos convicente, pero encuentra una buena química con Amber Heard.

* Un drama familiar

Como en Pantera Negra, al centro de la historia está la disputa de un reinado que libran dos hombres que son familia. En este caso, los medio hermanos Arthur Curry/Aquaman y Orm, el hijo menor de Atlanna (Nicole Kidman) que busca declararle la guerra a los humanos y que reclama el trono de Atlantis, despreciando a Curry por “mestizo”. Una lucha que parece titánica, pero que se diluye en subtramas y nunca alcanza la emoción de, por ejemplo, la cinta sobre el monarca de Wakanda.

* Los roles femeninos

Ver a Kidman golpeando atlantianos con su tridente, aunque sea por unos segundos, equivale a una de las pequeñas felicidades que brinda la cinta. Lo mismo aplica con Heard, que es todo menos una dama en apuros. Son dos guerreras a la altura de las amazonas de Mujer Maravilla, que consolidan uno de los pocos puntos donde los filmes de DC han podido rivalizar con los de Marvel.

* Viaje por Atlantis y el mundo marino

Si hay algo en lo que se esmera Aquaman es en desplegar un mundo submarino lleno de colores y criaturas. En sus casi dos horas y media de duración no hay espacio para el ahorro, e incluso hay cabida para un imponente coliseo y un ser con la voz de la legendaria Julie Andrews.

* ¿La marca James Wan?

El mayor nombre del cine de terror comercial de los últimos años (El conjuro) llega al mundo de los superhéroes y al menos no se estrella. Mientras satura con peleas y una inmersión en el mundo acuático, logra hacer un producto más ligero y divertido que Batman vs Superman o Escuadrón suicida. Pero no se sale de lo esperado y conduce la película hacia algo que no asombra y que, salvo por sus logros en taquilla, difícilmente marcará un precedente para los superhéroes en Hollywood.

Sobre el autor: