Culto
Aquaman: hablan los héroes y villanos de la esperada superproducción

Aquaman: hablan los héroes y villanos de la esperada superproducción

Jason Momoa, Amber Heard, Patrick Wilson y Yahya Abdul-Mateen II cuentan a Culto detalles de la primera película sobre el héroe acuático de DC Comics. “Soy muy cercano a Aquaman como personaje: un tipo duro pero con un gran corazón”, asegura el protagonista de la cinta que llega a Chile el próximo jueves 13.

Jason Momoa (39) sabe que es su momento, y lo está disfrutando. Durante toda su conversación con Culto y otros medios internacionales en un hotel de Los Angeles, el actor no para de sonreír ni deja pasar un minuto sin tirar una broma. Actitud que contrasta con su apariencia dura, casi dos metros de estatura y una cantidad de músculos con los que podría partir a un ser humano a la mitad usando sólo su meñique.

Con Aquaman, que se estrena este jueves 13 de diciembre, el actor tendrá el mayor papel de su carrera, interpretando al héroe homónimo. Y no puede esperar a que el mundo lo vea. “A diferencia de Khal Drogo [su personaje en Game of thrones], que siento que no se parecía en nada a mí, soy muy cercano a Aquaman como personaje. Es un tipo duro pero con un gran corazón. Y es un sabelotodo, un bufón”, explica.

A su lado, Amber Heard (32) asiente sonriendo. En la cinta, la actriz interpreta a Mera, la mujer del protagonista en los cómics y una poderosa heroína por sí sola. “(Aquaman) es un chiste. Eso es lo que le molesta tanto a Mera, porque ella es muy ordenada y dedicada. En cambio Jason improvisaba mucho su papel, siempre trataba de decir algo divertido”, cuenta la actriz. Y agrega: “Era lo que necesitábamos en el set para hacer que esta dinámica funcionara. Y es genial, porque Jason siempre se estaba entreteniendo a sí mismo, pero el problema es que me hacía reír todo el tiempo y yo tenía que estar seria”.

La primera película del héroe de DC Comics en solitario -ya había aparecido en Liga de la Justicia (2017)-, dirigida por James Wan (El juego del miedo, El conjuro, Rápidos y furiosos 7) sigue a Arthur Curry/Aquaman (Momoa), mitad humano, mitad atlante (hijo ilegítimo de la reina de la Atlántida, interpretada por Nicole Kidman). Su vida da un giro cuando Mera (Heard), princesa de uno de los siete reinos del mar, le pide ayuda para detener al medio hermano de Curry, Orm (Patrick Wilson), rey de la Atlántida a quien el protagonista nunca ha conocido, que busca destruir el mundo de la superficie. Así, el protagonista deberá reclamar su título como legítimo rey, algo que hace a regañadientes, y viéndose entre medio de dos mundos de los que nunca se ha sentido completamente parte.

“Mi preocupación con Liga de la Justicia era que el público quizás no iba a entender bien al personaje, sólo les iba a parecer este tipo rudo y frío. Al final, creo que a la gente le gustó Arthur en esa película, pero ahí sólo pudieron ver dos tonos de él. Acá verán 20”, dice Momoa.

La cinta cuenta con algunos elementos de comedia romántica, con la tensión amorosa entre sus protagonistas aumentando durante su odisea. “Son de mundos distintos. Se ven de cierta forma obligados a realizar este viaje juntos y formar esta relación atípica. Y obviamente están reticentes al principio. Pero con todas las cosas que tienen que vivir aprenden mucho del otro y ves cómo evolucionan”, asegura Heard. “A él le gusta meterse en su cabeza y sacarla de quicio. Y eso la va ablandando. Es algo divertido, porque así mucha gente se enamora. Uno hace algo que al otro debería hartarlo, pero ves que sonríe un poco. Me podía identificar con eso, porque no me encuentro muy encantador entonces tengo que hacer bromas. Así fue como conseguí a mi esposa [la actriz Lisa Bonet], que es una reina”, agrega Momoa riéndose.

Los malos

Aquaman decidió no perder tiempo y enfrentar en su primera película al héroe contra los dos enemigos más icónicos del personaje en las historietas: Orm, conocido como Ocean Master, y David Kane/Black Manta (Yahya Abdul-Mateen II). El primero será el foco principal del conflicto. “Orm es el hermano menor de Arthur. Entonces está el caso que Arthur es técnicamente el heredero legítimo del trono, pero en la mente de mi personaje, es un mestizo. No pertenece a Atlantis. Y ahí la historia evoluciona de una forma bastante Shakespeariana, con el conflicto entre dos hermanos”, comenta Patrick Wilson (45), que en la película aparece irreconociblemente rubio, algo logrado con una mezcla de peluca y efectos especiales.

“Él no se ve a sí mismo como un villano, simplemente tiene una perspectiva de su mundo y cómo la superficie lo está afectando. La civilización está envenenando el océano. Creo que es una motivación bastante contingente el estar enojado con eso. Entonces no es un tipo malo per se, hace lo que tiene que hacer”, complementa Momoa.

Durante la conversación, Wilson cita cómics en específico que lo inspiraron, con la seriedad de quien discute una tesis científica. “No crecí leyendo cómics, pero comencé a hacerlo cuando hice Watchmen (2009). Es parte del trabajo de ser actor, los lees al igual que te leerías un guión o un libro. Como preparación, le doy el mismo peso a un cómic que a cualquier novelista. Debo haber leído cada cómic en el que aparece Orm”, explica.

Y aunque el conflicto entre los hermanos y el viaje de Aquaman junto a Mera son el centro del filme, la trama deja espacio para la historia de origen de un icónico villano. Si Batman tiene al Guasón y Superman a Lex Luthor, en las historietas definitivamente Black Manta es el némesis principal de Aquaman. Un mercenario y pirata con un trasfondo trágico que se verá también en la pantalla. “Cuando piensas en Black Manta se te ocurren por lo menos tres hechos importantes que marcaron su vida y ninguno es agradable. Hay un evento que transcurre al principio de la película que lo termina obsesionando con Aquaman y lo persigue por el resto de la película”, comenta Abdul-Mateen.

Momoa, por su lado, no tiene tanto cuidado con los spoilers como su compañero: “Black Manta me odia porque es un pirata y yo llego a salvar el día, y en ese enredo se muere su padre. Por eso me culpa a mí, pero fundamentalmente es porque es un puto bebé”.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.