Culto
Italia exige al Museo Getty la devolución una estatua griega clásica

Italia exige al Museo Getty la devolución una estatua griega clásica

El Tribunal Supremo del país europeo podría poner fin a un litigio de 50 años: ayer rechazó un recurso interpuesto por el museo de Malibú, California, y solicitó la restitución del Atleta vencedor, pieza atribuida al escultor Lisipo que desde 1977 se exhibe en EEUU.

En 1967, el barco pesquero Ferruccio Ferri navegaba muy cerca de la zona de Fermo, en las costas de la comuna de Marcas, al norte de Italia. El pescador Romeo Pirani, el fallecido dueño de la embarcación, fue quien se percató de que al fondo del mar se encontraba enterrada una estatua de bronce de más de dos metros de altura y que pronto fue identificada como el Atleta vencedor, atribuida históricamente al escultor griego Lisipo (390 a. C. – 318 a. C.), autor de los retratos oficiales de Alejandro Magno.

Siguiendo las instrucciones de Pirani, la tripulación enterró la estatua en un campo de repollos y echó a correr la imagen hasta llamar la atención de un marchante de arte alemán, quien habría pagado unos 4 millones de dólares por ella ($ 2.700 millones). Posteriormente pasó por varios manos, y en 1977 fue vendida al Museo Getty de Malibú, California, que la exhibe desde ese mismo año. Desde entonces el Atleta vencedor protagoniza una larga batalla legal el museo estadounidense y el Estado italiano, cuya primera solicitud formal de devolución fue en 1989.

Ayer, el Tribunal Supremo italiano rechazó un recurso de protección interpuesto por el museo, y ordenó la devolución de la estatua. “Me alegra mucho que este proceso judicial haya concluido finalmente y que se haya concedido a nuestro país el derecho a recuperar un objeto muy importante de nuestro patrimonio”, escribió en Facebook el ministro de Cultura italiano, Alberto Bonisoli.

En 2009 y 2013, el tribunal de Pesaro exigió ante la fiscalía que la pieza fuese confiscada y reconocida como bien patrimonial del Estado italiano. El Museo Getty, sin embargo, obtuvo en ambas ocasiones la nulidad por defectos de procedimiento, e incluso hoy se niega a devolverla.

“Creemos que cualquier orden de confiscación es contraria al derecho estadounidense e internacional, y seguiremos defendiendo nuestro derecho legal a la estatua. La ley y los hechos en este caso no justifican la restitución al gobierno italiano de una estatua que ha estado en exhibición pública en Los Ángeles durante casi medio siglo”, señaló el Museo Getty en un comunicado oficial firmado por el gerente de comunicaciones de la J. Paul Getty Trust, una de las instituciones filantrópicas y artísticas más ricas del mundo. Además, el documento señala que en 1968 el Tribunal Supremo dictaminó que la estatua no pertenecía a Italia.

“La estatua fue comprada por el Museo Getty en 1977, años después de que el tribunal más alto de Italia concluyera en 1968 que no había pruebas de que la estatua perteneciera a Italia. El tribunal no ha ofrecido ninguna explicación por escrito de los motivos de su decisión, lo que es inconsistente con su celebración hace 50 años de que no había pruebas de la propiedad italiana”.

La misma declaración traza la desventurada historia del Atleta vencedor desde el punto de vista estadounidense, e insiste en que fue rescatado en aguas internacionales. “En cualquier caso, y de acuerdo con las leyes de la época, la exportación de la obra habría sido ilegal, ya sea que se haya encontrado en aguas nacionales o internacionales, porque se rescató de un barco que enarbolaba la bandera italiana”, sostuvo por su parte el periódico La Repubblica de Roma sobre la disputa, que permanece inconclusa.

Sobre el autor: