Culto
Festival de Cine Seret: un Israel multicultural y más allá del conflicto

Festival de Cine Seret: un Israel multicultural y más allá del conflicto

Catorce filmes trae el ciclo que desde este jueves estará en la Cineteca Nacional y el Cinemark Alto Las Condes. Con fuerte acento en la diversidad, destacan la cinta The Cakemaker y la visita de la actriz Laëtitia Eïdo.

Thomas es un joven panadero oriundo de Berlín. Allí conoce a Oren, un empresario israelí que cada tanto viaja a la capital alemana por negocios y con quien vive un fugaz romance. De vuelta en Israel, Oren muere en un accidente automovilístico y Thomas viaja a Jerusalén en busca de respuestas. A quien encuentra sin embargo es a Anat, la viuda de su amante y dueña de una cafetería en la que comienza a trabajar. Thomas se ve involucrado por accidente en la vida de ella, y para protegerse estirará su mentira hasta un punto de no retorno.

Una historia que le habla a las minorías sexuales es The cakemaker (2017), la ópera prima del director israelí radicado en Berlín Ofir Raul Grazier (1981), que representará a Israel en la próxima entrega de los Oscar en la categoría de Mejor película extranjera. Coproducida por Alemania y protagonizada por Tim Kalkhof y Sara Adler, The Hollywood Reporter la describió como una cinta “rara y que hará gemir a las audiencias más exigentes”, y desde este jueves encabezará la lista de los 14 filmes de la tercera versión local del Festival de Cine Seret (película en hebreo), el ciclo israelí que se tomará la Cineteca Nacional y el Cinemark Alto Las Condes hasta el próximo miércoles 12.

Creado hace ocho años en Londres por tres mujeres israelíes -Anat Koren, Odelia Haroush y Patricia Hochmann, quien nació y creció en Chile-, el certamen debutó en nuestro país en 2016 para mostrar el vigor fílmico de ese país y más allá de los conflictos que hoy lo tienen enfrentado con Irán y Siria. “Nuestro cine no se conoce lo suficiente en el mundo, a pesar de que hemos ganado varios premios y que hemos sido nominados diez veces al Oscar. Somos un país de ocho millones de habitantes y producimos cerca de 30 películas al año”, comenta Hochmann sobre el certamen, que cada año se realiza en ciudades de Gran Bretaña, Alemania y Holanda.

La identidad, los secretos de la nación israelí y su sociedad multicultural, además del amor y la pérdida en sus variadas formas son algunos de los ejes de esta nueva edición. Si el año pasado el festival trajo Foxtrot (2017) de Samuel Maoz, ganadora del Gran Premio del Jurado en Venecia y postulada al Oscar extranjero, ahora es el turno de Doubtful (2017), la cinta y debut del director Eliran Elya que obtuvo el premio Signis en el último Festival Sanfic y que abrirá este certamen.

La historia es protagonizada por Assi, un guionista y poeta que es sentenciado a servicio comunitario tras provocar un accidente bajo los efectos del alcohol. Recluido en Beerseba, al sur de Israel, debe asistir a sesiones en un refugio del vecindario con delincuentes juveniles. Sus personalidades le provocan curiosidad y empatía, y lo harán dar un vuelco en 180 grados.

Otro acierto en la selección de largometrajes es Armonia (2018), de Ori Sivan. Un drama que tiene al centro a Sarah, una intérprete de arpa casada con un famoso director de orquesta, Abraham, con quien nunca pudo tener hijos. Una trompetista y amiga que viene de Jerusalén le ofrece a Sarah el hijo que no pudo concebir con Abraham, y 12 años después el pequeño Ben es un eximio pianista de personalidad desbocada.

Epifanías y recuerdos

Con 28 años, la actriz francesa y de origen étnico mixto, Laëtitia Eïdo, se ha vuelto recientemente conocida por su rol de la Dra. Shirin El Abe en la popular serie de suspenso político Fauda, actualmente disponible en Netflix. La intérprete, que también dio vida a la activista argelina Fadhma N’Soumer en una homónima biopic del 2014, es la invitada estelar al Festival Seret de este año. Su visita al país calza además con la exhibición de un capítulo de Fauda y el debut de la cinta Holy air (2017).

En aquella el director israelí Shady Srour (23) logra construir una comedia tan disparatada como provocadora: Adán debe hacerse cargo del embarazo de su esposa y la grave enfermedad de su padre, pero los negocios no han dado frutos. En su delirio y desesperación se le ocurre la más insólita de las ideas: vender el aire que la Virgen María respiró durante la anunciación en Tierra Santa. Para conseguirlo, tendrá que aunar fuerzas de las tres culturas que gobiernan Nazaret: los políticos judíos, la mafia musulmana y los funcionarios católicos.

Cuatro documentales tendrá también el Festival Seret, dos de ellos centrados en figuras históricas. The essential link, de Yonatan Nir, rescata a Wilfred Israel (1899-1943), un hombre judío y dueño de la tienda más grande de Berlín en 1930. Salvó la vida de miles de judíos y jugó un rol preponderante en la operación Kinder Transport, que trasladó a 10 mil niños sin sus padres desde Alemania, Polonia, Austria y Checoslovaquia al Reino Unido, ante la inminente amenaza del nazismo.

Box for life, por su parte, es el autodocumental de Uri Borreda (1953): es el último integrante del equipo de box de Auschwitz , y miembro original de la tripulación del Exodo 1947, el barco que transportó a 4.500 inmigrantes judíos desde la playa de Dunkerque en Francia a la Palestina Obligatoria Británica el 11 de julio de ese mismo año.

Sobre el autor: