Culto
Lorenza Izzo: “Trabajar con Brad Pitt y DiCaprio es casi absurdo”

Lorenza Izzo: “Trabajar con Brad Pitt y DiCaprio es casi absurdo”

La chilena habla con Culto de su ascenso en Hollywood y de su rol en la próxima cinta de Tarantino.

Lorenza Izzo (29) hoy vive uno de sus momentos más sólidos en la gran industria de Hollywood. Aunque desde hace un par de años viene posicionando su nombre en tal mercado -en 2015 la prestigiosa revista Variety la ubicó entre las diez latinas con más proyección-, hoy su nombre asoma en proyectos de alto calibre y con elencos cargados de nombres estelares.

¿El último? La cinta La vida misma, aún en cartelera en el país, y que se enfoca en la vida de múltiples parejas de distintas generaciones que finalmente tienen como eje algunos eventos en común. Dirigida por Dan Fogelman (This is us), la hija de Rosita Parsons comparte trama con Oscar Isaac, Olivia Wilde, Mandy Patinkin, Laia Costa y Antonio Banderas, entre otros.

“Fogelman es un tremendazo director. Sabe contar historias emocionales como nadie. Trabajar con él fue un sueño. Cuando leí el guión quedé en el piso llorando, es uno de los guiones más tremendos, lindos, fuertes, que he presenciado en mi vida. Mucho de mi trabajo fue más que nada de voz: soy la narradora, y para trabajar en temas de voz es bastante preciso, exacto. Ha sido maravilloso este trabajo”, cuenta.

Hoy la actriz también está involucrada con otro de los realizadores más reputados de EE.UU., Quentin Tarantino. Izzo será parte de Once upon a time in Hollywood, inspirada en los crímenes de Charles Manson en los 60, e integra un equipo encabezado por Leonardo DiCaprio y Brad Pitt, junto a la estrella de Girls, Lena Dunham, entre otros.

La chilena sigue: “Trabajar con Brad Pitt y Leonardo DiCaprio es casi absurdo (ríe). Son mis ídolos, son grandísimos actores, he mirado sus trabajos y sus películas, los he seguido desde que soy muy niña. Y trabajar con ellos y conocerlos y darme cuenta que no solamente son como los soñé, sino que más allá de eso. Es fácil trabajar con ellos en set, son simplemente personas, tienen métodos muy interesantes de trabajar. Todo ha sido recool y absurdo en el fondo (ríe), siento que puedo crecer como actriz”.

Con respecto al trabajo con el propio Tarantino, también es una mezcla entre desafío e incredulidad: “Nunca pensé que iba a llegar a trabajar con Quentin Tarantino. Siempre he tenido mis sueños bien claros y hay que creer en ellos para que se hagan reales, sin ser tan ególatra y egocéntrica, pero sí soñé que iba a terminar trabajando con algunos de mis ídolos. La magnitud del proyecto es realmente importante y se siente incluso cuando uno llega al set”.

Sobre el autor: