Culto
De identidad y diversidad: el sonido de Years & Years

De identidad y diversidad: el sonido de Years & Years

Creadores de la canción viral “King”, el trío británico demostró a través de dos álbumes de estudio que son mucho más que canciones pegadizas de electro pop. Ahora, llenos de mensajes que cuestionan conceptos como la masculinidad, el fenómeno liderado por Olly Alexander llega a Chile por primera vez para Lollapalooza 2019.

Literalmente entraron como reyes a la industria de la música. Después de un primer single semi fallido, “I wish i knew” (2012), y que dos de sus cinco integrantes abandonaran el grupo, Years & Years lanzó “King” y todo cambió.

La canción del trío británico compuesto por Olly, Micky y Emre, llegó rápidamente al puesto número uno de los Billboard junto a “Desire” y “Take Shelter”, y con ellos un montón de nominaciones. Incluso antes de su gran debut: Communion.

Con un estilo andrógino y un sonido electro pop muy marcado, el 10 de julio de 2015, Years & Years lanzó su álbum debut, Communion. Este ingresó a las listas de éxitos del Reino Unido en el número uno en su primera semana, y, como lo anticipaba “King”, su éxito lo hizo merecedor del disco más vendido de 2015.

El impacto fue evidente. Su vocalista, Olly Alexander, se transformó en la cara visible de la nueva ola de dance pop que se asomaba en el nuevo milenio. Y al ritmo de “Real”, también se sumó a los nuevos artistas que expresaban su sexualidad libremente. Una cara moderna para la comunidad LGBT+.

Su puesta en escena, los frenéticos bailes y estruendosos trajes del frontman de Years & Years daban pistas no solo de su mensaje social sino también de lo que se venía después del éxito mundial. Si “King” sonó en cada radio, celular, y computador, el trío se aseguraría que su segundo álbum fuese aún o más impactante.

Luego de tres años en el estudio, nació Palo Santo. Un disco que mezcla sonidos pop actuales con los 80’s y 90’s, nombrado en The Guardian como una oda moderna a Britney Spears pero gay.

Basando en muchas experiencias personales de Olly Alexander, temas como la identidad, la sexualidad y la diversidad vuelven a ser el centro, pero esta vez de una manera mucho más explícita. Por ejemplo en “Sanctify”, donde él, hombre abiertamente homosexual, habla de las relaciones que ha tenido con hombres heterosexuales.

El resto del disco es un lugar donde pensaron llegar hace muchos años atrás. Con ritmos electro pop que los caracterizan, las letras exploran los diferentes conceptos de masculinidad, el miedo, la culpa, el deseo y la aceptación de la diversidad. “Los hombres no hablan de sus sentimientos. La definición de lo que un hombre debe ser está muy expirada, y tenemos que expandirla. Hacer espacio para todos”, comentó Alexander a GQ.

El nuevo disco ayuda en esa búsqueda de espacio. “Este palo de madera que quemas, el humo está destinado a purificar tu espacio de todos los espíritus malignos y la energía negativa. Se llama Palo Santo. Ese es el nombre de la pista 10, ese es el nombre del álbum. Me gusta la idea de que pudiéramos grabar algo que limpiaría la negatividad, así es como veo la música y la composición de canciones”, explicó a Dazed.

Esa es la manera perfecta de definir el por qué del éxito de la banda. Quitar la negatividad con la sinceridad, y estar abiertos a todas las realidades es una manera de ser que sobrepasa la elegancia del “Rey”.

Es, a costa del sonido pegadizo, un ejemplo de cómo podría la humanidad convertirse en un lugar mejor, a diferencia del mundo robótico que inventaron para Palo Santo. Después de 6 años tocando juntos y pasar de desconocidos a masivos, era lo mínimo que podían hacer.

Este y otros conceptos llegarán por primera vez a Sudamérica cuando Years & Years se presente en Lollapalooza Chile 2019.

Sobre el autor:

Magdalena Bordalí |
Periodista. En Twitter es @emebordali