Culto
Caramelos de Cianuro: el debut del rock venezolano en Lollapalooza

Caramelos de Cianuro: el debut del rock venezolano en Lollapalooza

Caramelos de Cianuro irrumpe en la escena venezolana en el año 91 con actitud rebelde y hedonismo, en una país tropical. Sus primeras influencias datan del punk rock, el groove del funk y una suerte de fraseo tomado del hip hop. Sonido que se veía en el momento en bandas como Faith No More o Red Hot Chili Peppers. Su lenguaje suele girar en torno a lo sexual. Esos primeros años dieron vida a dos discos de culto: el incendiario Cuentos para adultos (1993) y el progresivo desfachatado Harakiri city (1996).

Entrada la década del 2000 Caramelos de Cianuro se convierte en la banda más importante del rock al lanzar Miss Mujerzuela (2000), el disco con el que lideran las carteleras radiales y los ubica dentro del mainstream venezolano. Una crítica e ironía al certamen de belleza. Una vez editado Frisbee (2002) y Flor de fuego (2006), su estatus como la única banda de rock, ahora con coqueteos al pop, son capaces de colarse en todo tipo de eventos de cualquier género, engrandece su legado.

Su homónimo Caramelos de Cianuro (2010) y 8 (2015), ambos producidos por su paisano Héctor Castillo (Gustavo Cerati, Los Fabulosos Cadillacs, No Te Va a Gustar, David Bowie, Roger Waters), dan cuenta de toda esa cosmogonia sonora que los ha mantenido vigentes por más de 25 años. En ese transitar aparece el new wave, nw romantics y coqueteos con sonidos tradcionales. Esa última placa editada les concedió dos nominaciones al Latin Grammy 2016.

Si bien es cierto que han sido parte de carteles internacionales como Rock al Parque (Colombia) o Vive Latino (México), además de una intensa gira por Estados Unidos, Europa y Latinoamérica, su participación en Lollapalooza 2019 constituye un hito en su carrera, ya que los convierte en la primera banda Venezolana en este Festival. Sus anteriores presentaciones en en Santiago han sido para la diáspora de su país, una gran comunidad con fuerte presencia en Chile, quienes ahora verán al cuarteto en un escenario de envergadura para la región.

Temas como la sexual “El último polvo”, la romántica “Las estrellas”, clásicos como “El martillo” y “Canción suave” o la nostálgica “La casa”, dan cuenta de un repertorio con el que enfrentarán a un variopinto público.

Hay un discurso erótico, profano y directo que hace de Caramelos de Cianuro una banda universal. Asier Cazalís (Voz), Miguel “El Enano” González (Guitarra), Pavel Tello (Bajo) y Darío Adames (Batería) conforman a la banda caribeña que sabe articular su propuesta entre guitarras distorsionadas y la construcción de canciones en formato pop, con un show en directo soportado por el groove de su base rítmica y el tono nasal de su cantante.

Sobre el autor: