Culto
Director de Aquaman: “Tenía que ser increíblemente cool”

Director de Aquaman: “Tenía que ser increíblemente cool”

El director de la primera adaptación del superhéroe a la pantalla grande explica a Culto las claves de su ambicioso debut en el género.

Si fuera por pergaminos, James Wan (41) no tendría mucho de qué preocuparse por el desafío de dirigir Aquaman, la primera adaptación a la pantalla grande del superhéroe homónimo.

El australiano de ascendencia malaya es uno de los realizadores más rentables de los últimos 20 años, haciéndose un nombre en el cine de terror con cintas como El juego del miedo, El conjuro 1 y 2, y La noche del demonio. Aquaman no es ni si quiera su primera superproducción; en 2015 dirigió Rápidos y furiosos 7, una de las películas más taquilleras de la historia.

Y aún así, cuando Wan se sienta a conversar con Culto y otros medios en un hotel en Los Angeles, está nervioso. Habla rápido y de entrada pregunta la opinión de los presentes sobre una escena que mostraron de la película, que se estrena el 13 de diciembre. “Siéntanse libre de decirme que no les gustó”, dice con una mezcla de emoción y nerviosismo.

A pesar de su envergadura, Wan siente la película como un proyecto personal. “En Rápidos y furiosos 7 era yo entrando en la franquicia de alguien más. Era como ir a una cena de acción de gracias donde eres el invitado extraño de un familiar”, explica.

Como muchos, cuando aceptó el desafío, el director sabía poco y nada de Aquaman como personaje. “Tuve que investigar bastante. Como la mayoría de la gente, yo sólo conocía a Aquaman como una broma”, dice entre risas. Y agrega: “Sabía que tenía este personaje que es un chiste para muchos, entonces la única forma que funcionara era hacerlo increíblementecool. Por ejemplo, en (la serie animada) Los Superamigos, andaba en un caballito de mar. Bueno, acá es algo parecido, pero es un dragón monstruoso marino”.

Sus elegidos

Si la tarea era hacer ver a Aquaman cool, Wan tenía la tarea casi completa con el casting de Jason Momoa como el héroe. Eso sí, tanto el protagonista como la heroína principal, Mera (Amber Heard), venían establecidos desde Liga de la Justicia (2017). Entre los actores que el director eligió personalmente, la lista partía por su favorito: Patrick Wilson, con quien realizó ambas cintas de El conjuro y la primera La noche del demonio, como el villano Orm/Ocean Master.

“Mi primera conversación con Patrick fue mientras estábamos filmando El conjuro 2, y le dije, ‘mira, no sé si voy a hacer esta película de superhéroes, pero si lo hiciera, ¿te interesaría interpretar al villano?’. Y me dijo, ‘¡Por supuesto que sí!’”, dice Wan entusiasmado. “Haría todas mis películas con él si pudiera”, agrega (ante eso, Wilson responde “¿dónde firmo?”). El otro gusto personal que se dio Wan fue fichar a Nicole Kidman como la reina Atlanna, la madre de Aquaman. “Como australiano, lo único que quería era hacer una película con ella”, dice.

A pesar de ser parte del (cada vez más desdibujado) universo cinematográfico de DC Comics, Wan asegura que tuvo la libertad de construir su propio mundo con el personaje, sin importar la continuidad. “Sentí que para que esto funcionara, tenía que desapegarse de esas conexiones a las otras películas. Si hacía algo que se contradice con la historia de las otras películas, me aseguraron que encontrarían la forma de arreglarlo”.

De hecho, el realizador tenía poder de veto sobre la trama de Liga de la Justicia, donde aparecía Aquaman, y se estaba grabando mientras Wan escribía el guión de su propia cinta. “Mis principales exigencias fueron dos: no muestren Atlantis y no usen el traje clásico naranjo. Quería que esas cosas fueran exclusivas de mi historia y la gente de Liga de la Justicia fue muy respetuosa con eso”.

De regreso al clan

La visión de Wan del personaje es un drama familiar, por más que la cinta tiene mucho de comedia y romance.

“Es la historia de estos dos hermanos (Aquaman y Orm, que se enfrentan por el trono de la Atlántida), y hay muchos aspectos que nos llevan de vuelta a la familia. La película tiene mucho que ver con la familia y las distintas formas en que se puede expresar eso. Es casi una teleserie”, comenta riéndose.

A pesar del evidente nerviosismo, Wan sabe lo que su nombre significa. Aquaman no es ni el principio ni el final de su carrera.

“Es mi novena película como director. Llevo un tiempo en esto, sé lo que puedo hacer”, concluye.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.