Culto
La banda del billón de dólares: el colorido concierto de Coldplay que lo vendió todo

La banda del billón de dólares: el colorido concierto de Coldplay que lo vendió todo

La última gira de los ingleses, que tuvo de protagonistas unas pulseras de origen muy particular, recaudó tanto dinero que posicionó su tour como el tercero más vendido en la historia de la música hasta hoy.

En los últimos años se ha visto de todo. Los conciertos están lejos de ser solo un escenario con la banda arriba y un par de luces que iluminan a los artistas. Al menos aquí en Chile, sucesos como la pantalla LED gigante del último tour de U2, The Joshua Tree Tour, las pasarelas infinitas que pasan por encima del público en varios shows de K-pop o la enorme muralla de 76 metros de ancho por 14 metros de alto en el concierto de Roger Waters en 2012 dan cuenta de ello.

Dentro de ese contexto, la propuesta de Coldplay para su última gira mundial, A Head Full Of Dreams Tour, puede parecer un poco simple, pero fue lo suficientemente encantadora como para deslumbrar por más de dos años a cinco continentes, en 114 conciertos.

Colores para todos

El gran secreto fue una mezcla de la popularidad de la banda con el elemento atmosférico. Los ingleses entregaron a su público unas pulseras al comienzo de cada show, las que estaban sincronizadas para iluminar cada espacio de grandes arenas y estadios. A medida que la presentación avanzaba, las luces se coordinaban para hacer de la audiencia un mar de colores específicos.

El origen de las pulseras es casi impredecible. “Conocimos a este hombre que antes hacía juguetes sexuales y una vez nos vio tocar en vivo en Glastonbury, diez años atrás. Ahí tuvo una visión de que sería genial si todos tuvieran una pulsera LED en sus muñecas. Él es inventor de juguetes pequeños, así que lo diseñó, se puso en contacto con Phil, nuestro jefe creativo y así lo conocimos”, explicó Chris Martin en KROQ.

La experiencia interactiva, añadida a la tradicional celebración de confeti, globos gigantes y humo-esta vez también de colores-, ofrecía un espectáculo que, acorde con el amplio repertorio de Coldplay, era de gusto universal. “Para nosotros fue una revelación hacer parte del show al propio público. Es difícil y caro, pero valió la pena” agregó Martin.

Incluso si esta puesta en escena sacrificaba la esencia más triste y rockera de la banda, nadie, ni el Estadio Nacional el 3 de abril de 2016, se pudo resistir a la celebración de su último álbum A Head Full of Dreams.

La banda más rentable del mundo

Al menos, eso es lo que declaran las listas oficiales. Según Forbes, los ingleses ganaron medio billón de dólares, específicamente $523 millones, solamente en venta de entradas de su último tour.

Después de 114 conciertos, Coldplay se posiciona hasta la actualidad como uno de los tres artistas con las giras más exitosas de la historia de la música, siendo solo superado por la gira A Bigger Bang Tour de Rolling Stones entre 2005 y 2007, y el Tour 360 de U2 entre 2009 y 2011. De hecho, esta gira le quitó el puesto a la famosa muralla gigante de Roger Waters en The Wall Live Tour de 2010.

Con un total de 5,4 millones de asistentes, la gira fue al menos el doble de masiva que cualquier otra gira de Coldplay. Lo que explica que, aunque hayan cambiado su estilo en un giro de 180 grados entre su disco debut Parachutes(2000) y su último trabajo de estudio A Head Full Of Dreams(2015), y aunque no han lanzado nueva música, la banda sigue siendo una de las más rentables del mundo.

Sobre el autor:

Magdalena Bordalí |
Periodista. En Twitter es @emebordali