Culto
Poder femenino en el cine documental

Poder femenino en el cine documental

Entre las tantas mujeres que han destacado como directoras audiovisuales, hay quienes tomaron historias reales para darlas a conocer a las masas. En Culto destacamos a cinco directoras que trabajaron historias desgarradoras y sorprendentes.

En 2017 el nombre de Greta Gerwig sonó fuerte en la entrega de los Oscar con su cinta Lady Bird. Gerwig debutó como directora con cinco nominaciones de la Academia, tres nominaciones a los BAFTA y dos Globos de oro.

Pero Gerwig no es la única mujer de renombre en la industria cinematográfica. Sofia Coppola, Kathryn Bigelow y Mary Harron, son solo algunas de las tantas mujeres que brillan en la dirección.

En el ámbito documental también hay representantes femeninas, y en Culto destacamos a cinco mujeres cuyas obras puedes ver en HBO GO:

Lorena Luciano: De origen italiano, Luciano estudió derecho en Milán, y fines de los 90 emigró a Nueva York para dedicarse al cine. Comenzó a escribir, producir y dirigir películas, casi siempre documentales. La primera de ellas fue Un nobel para dos, una semblanza de Darío Fo. Desde entonces ha ganado numerosos premios y becas. Su último documental, It Will be Chaos, trata sobre la crisis de migrantes africanos en el Mediterráneo, y va muy acorde a su trabajo previo, sobre temas sociales y políticos.

Lisanne Skyler: El trabajo de esta cineasta californiana siempre articula cuestiones sociales con problemáticas personales de personas comunes y corrientes. En 1995 debutó con su primer documental No Loans Today, que habla de la situación de la comunidad afroamericana de Los Ángeles luego de los disturbios de 1992. En el año 2000, dirigió el documental Dreamland, acerca de la vida cotidiana de quienes tratan de llevar una existencia normal en Las Vegas, en medio de apuestas y excesos. La obra que le mereció la fama a Lisanne, fue un trabajo personal: Brillo Box (3¢ off) sigue el camino que recorre una escultura de Andy Warhol, desde la sala de los padres de Lisanne, hasta una subasta en Christie´s, contrastando el cariño personal por una obra de arte y el valor de mercado.

Liz Garbus: Con veinte años de carrera dedicada al documental, Liz Garbus ha explorado temas que van del sistema carcelario de Estados Unidos (The Farm: Angola, USA; The Excecution of Wanda Jean) a las diferencias raciales (Yo Soy Boricua); del sistema electoral y sus recovecos (Street Fight; The Fourth State) a la vida de grandes celebridades (What Happened, Miss Simone?; Love Marilyn). En su trabajo más reciente, Garbus explora un tema que ya revisó en películas anteriores: cómo las estructuras sociales deforman el tejido familiar. A Dangerous Son trata sobre niños con trastornos emocionales o psiquiátricos, y cómo su condición deteriora a aquellas familias estadounidenses que no tienen suficiente apoyo del Estado para tratar a sus hijos.

Nancy Jo Sales: Periodista, famosa por los textos que ha firmado en Vanity Fair, New York Magazine, Harper’s Bazaar, The Guardian, y otros medios. Ha ganado innumerables reconocimientos por sus perfiles de estrellas de reality shows, y ha colaborado con Sofía Coppola. Este año, Nancy Jo se volvió documentalista: uno de sus temas usuales de investigación son las redes sociales, cómo éstas cambian nuestros comportamientos y cómo impactan a la sociedad. Su documental se llama Swiped: Hooking Up in the Digital Age, y en él explora precisamente cómo funciona ‘la conquista’ en la era digital.

Mor Loushy: El tema de esta documentalista israelí es el conflicto en Medio Oriente. Sus tres largometrajes han girado en torno a ese tema: en el primero, Israel LTD, Mor sigue a tres jóvenes judíos que van desde sus países natales (Estados Unidos y Canadá) a conocer Israel, la tierra prometida. En el segundo, Censored Voices, recopila testimonios de algunos soldados inmediatamente después de la Guerra de los Seis Días, que le dio hegemonía a Israel sobre sus enemigos en la zona. El tercero, The Oslo Diaries, muestra un grupo de israelís que en los 90 se reunió con palestinos en Oslo. Ninguno de ellos era diplomático ni representaba a su bando de manera oficial: sólo eran dos grupos buscando la paz. En este largometraje, Loushy reconstruye a partir de esos testimonios sesgados la historia de la paz que no terminó de concretarse.

Sobre el autor: