Culto
Mr. Bad Guy: la aventura solista de Freddie Mercury

Mr. Bad Guy: la aventura solista de Freddie Mercury

Entre 1984 y 1985, Múnich se convirtió en el refugio de un Mercury agotado de las discusiones en su banda matriz y convencido —por su mánager— de que podría triunfar en solitario.

“Siempre que la banda estuvo bajo presión, habían rumores de que alguien la dejaba, una separación, una pelea… hubo mucha tensión cuando Freddie lanzó su álbum solista. Más que nada, porque el interés por ese disco era superior al que había por los álbumes de Queen”, explicó Jim Beach, abogado de la banda en el documental de BBC Days of our lives (2011). 

Conformado por 11 canciones, todas escritas por Freddie Mercury y grabadas junto a una banda que seguía sus instrucciones al pie de la letra; Mr. Bad Guy fue el primero de dos álbumes que el frontman de Queen acordó grabar alejado de su banda con CBS Records.

“Me gusta mucho Queen, pero no quiero terminar siendo parte de un cuarteto. Tengo 37 años y quiero hacer algo diferente, de otra forma me pondré demasiado viejo y estaré en una silla de ruedas”, dijo Mercury en una entrevista registrada en el mismo documental de la cadena británica.

“Hay un celo interior y están todos preguntándose y esperando para ver si mi álbum le va mejor que al último álbum de Queen o algo así. A veces es bueno alejarse de una banda que ha estado junta tanto tiempo, alejarse un poco”, reafirmó el cantante.

Los estudios Musicland de Múnich fueron su lugar de trabajo entre 1984 y 1985, donde se hizo acompañar de músicos de sesión, el ingeniero y productor Reinhold Mack -reconocido también por su trabajo junto a Electric Light Orchestra- y su mánager personal Paul Prenter.

“Living on my own”, la canción elegida como single promocional, fue la única del disco considerada ‘exitosa’ dentro de los ritmos electro-dance, sin contar “I was born to love you” y “Made in heaven” que fueron incorporadas al disco póstumo Made in Heaven (1995) lanzado por Queen.

Esta habla explícitamente de sus sentimientos de soledad en medio de las fiestas y extravagancias, tal como muestra su videoclip que recopila imágenes de su cumpleaños 39 celebrado en la ciudad alemana en 1985.

A veces siento que voy a romper en llanto, tan solitario
Sin  lugar al que ir, nada que hacer con mi tiempo
Me siento solo, viviendo por mi cuenta

La canción, y no el disco, fue reconocida póstumamente con un Brit Award, el cual fue recibido por el guitarrista Brian May y el baterista Roger Taylor.

En el evento, además, anunciaron el lanzamiento de un disco que compila los grandes éxitos de Queen: “Este premio, con gusto lo hubiera recogido Freddie, pero lamentablemente no está con nosotros, espero que donde esté… esté orgulloso de su trabajo, y avisen a la gente que vamos a sacar un álbum recopilatorio de todos los éxitos de Queen, incluyendo los temas en solitario de Freddie Mercury. Estén atentos, y Freddie en el cielo les agradece el premio”.

Sin embargo, este respiro creativo, en el que podía hacer y deshacer a su antojo con músicos que simplemente seguían sus instrucciones, no fue el éxito que él y CBS Records esperaban. Si bien superó las ventas de Hot Space de Queen, más que nada por la expectativa, no fue apreciado por la crítica.

“El disco Mr. Bad Guy fue un desastre en términos de venta. La fortaleza de Queen venía de sus discusiones, del hecho que tenías que pelear por tu lugar. Salieron grandes canciones de esa forma. Pero con Freddie trabajando por su cuenta en Múnich, con una orquesta y Mack… no había nadie que realmente lo confrontara”, declaró Jim Beach en la cinta Days of our lives.

Fue la única placa netamente solista de Mercury, ya que el segundo disco del acuerdo lo hizo junto a la soprano española Monserrat Caballé bajo el nombre Barcelona (1988),

La pausa en solitario no significó el quiebre definitivo de Queen. De hecho, se reunieron el mismo año de lanzamiento del disco para participar del concierto Live Aid, y al año siguiente publicaron el álbum A kind of magic (1986) con canciones como “One vision” y “Who wants to live forever”.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov