Culto
Jerry Cantrell, músico: “Me gusta saber que aún podemos darle toda nuestra energía a un disco”

Jerry Cantrell, músico: “Me gusta saber que aún podemos darle toda nuestra energía a un disco”

El líder de Alice in Chains comenta el proceso detrás de Rainier fog, el elogiado álbum que el grupo presenta esta noche en Santiago y en el que revisita un pasado marcado por la tragedia.

Jerry Cantrell es un tipo duro. Y es que no le ha tocado fácil. Hijo de una familia quebrada por la Guerra de Vietnam, se crió con su madre y su abuela en el noroeste de EE.UU. a punta de beneficencia y cupones de comida. Algo de eso se relata en “Rooster”, una de sus composiciones más personales, dedicada a los traumas bélicos que cargaban los veteranos como su padre, a quien vio por primera vez a los tres años. El tema lo escribió en 1991 en la casa de su amigo Chris Cornell en Seattle, y lo grabó meses después junto a Layne Staley para Dirt (1992), el álbum que puso a Alice in Chains en la élite del rock de los 90.

De los protagonistas de esa historia sólo sobrevive Cantrell, quien hoy está en Santiago junto a sus compañeros de grupo para tocar junto a Judas Priest, Criminal y otros en el Movistar Arena, como parte del festival Santiago gets louder-Solid Rock. Una cruza de rock alternativo y heavy metal que hace recordar la legendaria gira Clash of the titans de 1990, cuando Alice in Chains compartió escenario con Anthrax y Slayer y debió aguantar todo tipo de proyectiles del público metalero. Entonces aún no se hablaba mucho del grunge ni de la escena de Seattle, una historia de la que Cantrell también arrastra heridas de guerra.

“No estoy enfrentando el pasado, no lo veo de esa forma”, asegura el guitarrista y vocalista de 52 años a Culto, consultado por Rainier fog, sexto disco de AIC y el motivo de su nueva visita, cuya canción homónima rinde tributo a la ciudad que vio nacer a la escena que formaron junto a Nirvana y Soundgarden hace tres décadas. “Es como cuando piensas en el lugar del que vienes o la familia en la que te criaste, no es muy distinto a eso. La canción no mira al pasado de una forma nostálgica sino que rinde homenaje al lugar del que venimos y a toda la gente de esa zona, no sólo a los músicos”, añade, sin ganas de dramatizar.

Celebrado por la prensa y los fans, Rainier fog es el sexto LP del grupo y el tercero con William DuVall como copiloto de Cantrell en las voces, el rol que ocupó Staley hasta su muerte por sobredosis en 2002. Para su grabación, volvieron al Studio X de Seattle que ocuparon en 1994 y usaron una de las guitarras acústicas de Cornell, fallecido en 2017. Pero cuando a Cantrell se le pregunta por la muerte de éste último y si la partida de su viejo amigo influyó en parte en el nuevo material, su tono seco se transforma en ira. “¿Crees que la muerte de un amigo puede inspirar canciones de mi nuevo disco? Es una pregunta realmente estúpida”.

Sobreviviente -junto a su amigo Eddie Vedder- de una camada musical marcada por la gloria y la tragedia, el lado más amable de Cantrell aparece cuando habla del presente. “La última vez en Chile fue increíble así que estamos muy entusiasmados con este show”, dice sobre la velada de hoy. “Estamos haciendo música hace 31 años, hay muchos discos y muchas canciones que intentaremos incluir”, agrega.

¿Cree que Rainier fog, como han dicho algunos, es el mejor disco del grupo en mucho tiempo?

Estamos muy orgullosos, creo que este es el disco más fuerte de los que hemos hecho. Trabajamos mucho en él y creo que refleja muy bien el proceso que hubo detrás. Además, me gusta saber que aún podemos hacer un disco y darle toda nuestra energía. Creo que mientras nosotros estemos satisfechos artísticamente y la gente lo aprecie, eso sigue siendo parte de lo que no cambiado en el mundo de la música. En ese sentido, hemos sido afortunados de haber tenido un público que disfruta la música tanto como nosotros.

Sobre el autor:

Andrés del Real |
Sub-editor de Espectáculos de La Tercera.