Culto
Cómo Colombia se convirtió en potencia del pop

Cómo Colombia se convirtió en potencia del pop

No solo Shakira y Juanes explican el éxito de la nación sudamericana en la música. Colombia también tiene la capital del reggaetón, productores de élite y una serie de plataformas e iniciativas que afianzan su dominio mundial.

Ni las baladas mexicanas, ni el rock argentino, tampoco el nuevo pop chileno. Ninguna de esas expresiones ha conseguido lo que la música popular colombiana conquistó en las últimas dos décadas hasta convertirse en sinónimo de pop latino a nivel mundial. Que Barack Obama eligiera “Mi Gente” de J Balvin como su canción favorita de 2017 -tema que superó a “Despacito” en reproducciones en Spotify-, es parte de un proceso que se remonta a los años 90, cuando artistas como Carlos Vives y Aterciopelados no solo lograron el éxito internacional, sino que pusieron de relieve ritmos tradicionales que eran obviados por su origen humilde. Luego, el fenómeno de Shakira, absolutamente fundamental en esta historia, la irrupción de Juanes y el actual reinado reggaetonero de Maluma y J Balvin, son la columna de una actividad de resonancia planetaria.

“Ningún país ha tenido un mayor impacto en las listas latinas de Billboard en los últimos dos años que Colombia”, destacó la revista homónima. Ese éxito tiene cifras apabullantes. Sus artistas han ganado 91 premios Grammy Latino, sólo superados por México y Brasil. En los últimos cinco años suman 20 nominaciones y seis galardones, como entre los 100 videos musicales con más visitas en Youtube, diez son colombianos.

El año pasado la cosecha musical de la nación sudamericana fue espectacular. De la docena de singles en español en el top 100 de Spotify, cinco son colombianos o incluyen artistas de allá. Este liderazgo ha convertido al pop latino en una fuerza planetaria. Nuevamente Spotify lo confirma: la música en español se escuchó un 110% más entre 2016 y 2017, como seis de los diez videos más visitados en Youtube el año pasado son de figuras que cantan en español.

Colombia no solo aporta con sus artistas sino en otras áreas claves de la industria musical. El exitazo de “Despacito” de Luis Fonsi y Daddy Yankee fue producido por los colombianos Andrés Torres y Mauricio Rengifo. El primero ha trabajado con estrellas como Thalía y Ricky Martin, mientras el segundo integra Cali & El Dandee. Juntos han colaborado con Morat, una banda colombiana de gran éxito en España, y OneRepublic. Por otro lado existen una serie de iniciativas que apuntalan el trabajo de estos nombres como BOmm (Bogotá Music Market), Circulart, el Mercado Cultural del Caribe y el Mercado Insular de Expresiones Culturales, entre otras, encargadas de promover la música del país permitiendo que sus artistas se presenten en grandes festivales como Glastonbury y Roskilde. A nivel gubernamental tanto el Ministerio de Cultura como ProColombia también gestionan para que no solo las grandes estrellas puedan girar en el exterior. A su vez las campañas para promover el país internacionalmente “Colombia, la tierra de la sabrosura” y “Realismo mágico” han utilizado a figuras musicales como Sebastián Yatra y el grupo Piso 21.


Peregrinar a Medellín

El reggaetón tiene una capital mundial y esa urbe es Medellín. Las mayores estrellas como J Balvin, Maluma y Reykon primero tuvieron éxito allí junto a productores como Sky y Saga Whiteblack, y luego dieron el salto a Miami mediante un sonido mucho más internacional que llamó la atención de artistas como Beyoncé y Pharrell Williams, quienes han grabado singles reggaetoneros. De hecho, la remezcla de “Mi gente” de J Balvin con Beyoncé conquistó el tercer puesto en el Billboard Hot 100 mundial y el número uno en iTunes en más en medio centenar de países. Medellín también fue clave en el éxito de Nicky Jam, el astro reggaetonero estadounidense de origen puertorriqueño. Fue en esa ciudad donde logró reconstruir su carrera dañada por las drogas.

Una parte de este auge del pop colombiano a nivel global responde al talento y la imagen de Shakira, que una vez conquistada Latinoamérica en los 90 se lanzó por el resto del planeta hasta convertirse en un verdadero ícono del crossover, que ha sabido reinventarse sumando nuevas generaciones de seguidores. Sus últimas alianzas dan cuenta de ese viraje con total éxito. Por ejemplo “Chantaje” junto a Maluma llegó al número uno en ventas en 16 países. El video de “La Bicicleta” con Carlos Vives figura en el puesto 76 de los más vistos en la historia de Youtube, y en esa misma plataforma registró 35 millones de reproducciones con el video de “Perro fiel” junto a Nicky Jam.

Sobre el autor:

Marcelo Contreras |
Periodista. En Twitter es @marcelotreras