Culto
Dangerous, el disco que trajo a Michael Jackson a Chile

Dangerous, el disco que trajo a Michael Jackson a Chile

El álbum, lanzado en 1991, significó un punto de inflexión en la carrera del Rey del pop, pues durante su realización cambió a su histórico productor e incursionó en un nuevo estilo musical.

El 23 de octubre de 1993, Michael Jackson se presentó en el Estadio Nacional de Santiago, en el que fue su único show en nuestro país. El concierto era parte del itinerario del Dangerous World Tour, la extensa gira mundial con cerca de 70 fechas (en tres etapas) que el cantante estaba realizando para promocionar el álbum que daba nombre a la expedición.

El disco había salido al mercado dos años antes, en noviembre de 1991, y es considerado un punto de inflexión en la carrera del oriundo de Gary, Indiana, pues dejó de lado a su histórico productor, Quincy Jones, y se acercó a Teddy Riley, un especialista en el género de la música urbana y al que se le se atribuye la creación del New Jack swing, un estilo musical de fusión en que se combinan elementos clásicos de la música negra: el hip hop, el dance pop, disco, rap, soul, y funk. Además, tuvo mucha popularidad entre fines de los 80’s y comienzos de los 90’s.

La elección por Riley no fue casual. Para entonces, muchos artistas del estilo urbano estaban pegando muy fuerte en los principales charts del mundo. Algunos ejemplos: en 1990 el cantante Samuelle tuvo éxito con la pegadiza “So You Like What You See”. También podemos mencionar a C+C Music Factory, que en 1991 alcanzó el número 1 en EE.UU. con “Gonna Make You Sweat (Everybody Dance Now)”. O el cantante Surface, quien lideró las listas durante ese año con una balada R&B titulada The first time. Por su parte, el quintento Hi-Five alcanzó la cima con la movida canción “I like the way (the kissing game)”.

Incluso este revival de la música negra urbana llegó a los blancos. A fines de 1990, el rapero Vanilla Ice tuvo su hit con “Ice, Ice baby” y el fenómeno musical de ese año tuvo a los New kids on the block con su afamado “Step by step”.

El New Jack swing le daba preponderancia a una fuerte y acentuada base rítmica, y en la parte sonora, los bajos destacan por sobre la melodía. Fue en definitiva lo que Michael Jackson apostó para darle un toque de modernidad y frescura a su carrera tras cuatro años de silencio y con la década de los 90s por delante.

El LP tiene un sonido potente y directo. Cabe destacar que en este largaduración Jackson adquirió un estilo de canto mucho más cercano al rap, mucho más recitado, eso explica la inclusión de dos destacados exponentes del rap para que lo acompañaran: Heavy D y Wreckx-n-Effect, quienes rapean en las canciones “Jam” y “She drives me wild”, respectivamente.

Una inclusión sorpresiva fue la Slash. La misión del entonces guitarrista de Guns N’ Roses fue darle un toque hard rock al tema Give it in to me. Esa fue su única participación en la placa. Respecto a la creencia que existe de que el riff característico del tema Black or white fue tocado por él, el británico se encargó de desmentirlo públicamente en unas declaraciones formuladas en 2010 durante una exposición en la Canadian Music Week de ese año. En la ocasión, el músico señaló: “No toqué en esa canción. Eso es gay, nunca tocaría eso”.

Sin embargo, consultado sobre la experiencia de haber compartido con el “Rey del Pop”, el exmiembro de Velvet Revolver dijo que “era dulce, modesto e inspirador. Creo que todo lo que quería era que todo el mundo lo quisiera”.

Entonces, ¿quién es el que toca las seis cuerdas en ese tema? Se trata del guitarrista de sesión Tim Pierce, quien incluso en su canal de YouTube enseña cómo tocar ese riff que Slash define como “gay”. Pierce además ha estampado su firma en grabaciones de Patty Smith, Joe Cocker, Madonna, Tina Turner, Rod Stewart, Roger Waters, Ricky Martin, Celine Dion, Eric Clapton, The Doobie Brothers, Elton John, Alice Cooper, entre otros.

En los videoclips promocionales de los singles, Jackson incluyó a destacados personajes de la comunidad afroamericana de los EE.UU: los basquetbolistas de la NBA Michael Jordan (en Jam) y Earvin Magic Johnson, además del actor Eddie Murphy (estos dos últimos en Remember the time). Aunque, saliendo de esa línea, es imposible dejar de nombrar la participación del pequeño Macaulay Culkin (sí, Mi pobre angelito) en “Black or White”.

Dangerous vendió la cifra de 32 millones de copias alrededor del globo, que si bien está lejos de los 65 millones que alcanzó Thriller (1982), igualmente lo coloca dentro de las placas más vendidas de todos los tiempos. El tour de promoción se extendió por dos años y pasó por tres continentes (Europa, Asia, y América).

En la presentación en el Estadio Nacional, de los quince temas que cantó, cinco pertenecían a este elepé.

Tim Pierce enseñando a tocar Black or White:

Sobre el autor:

Pablo Retamal N. |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @pabloretamaln