Culto
Federico Assler: “Hay que hacer obras para que la gente piense, mucha gente no quiere pensar”

Federico Assler: “Hay que hacer obras para que la gente piense, mucha gente no quiere pensar”

El escultor y Premio Nacional de Arte atraviesa semanas agitadas. Mientras trabajaba en una nueva obra para el Simposio de Escultura, tuvo que sacar del espacio público una de sus piezas. Su obra La patata fue retirada del entorno del Museo de Bellas Artes tras ser rayada con spray.

Durante las últimas semanas el escultor Federico Assler (1929) vivió dos situaciones extremas. En el marco del V Simposio Internacional de Escultura, en el Parque de las Esculturas de Providencia, creó una nueva obra en hormigón, material en el cual se ha especializado. Ahí participó junto a otros siete escultores invitados, y otros nueve seleccionados. Sin embargo, días antes Assler se vio en la obligación de retirar de la vía pública su obra La patata, emplazada en la vereda frente al Museo de Bellas Artes, luego de ser vandalizada.

La obra fue instalada por Assler en octubre de 2017. “Fue un acontecimiento en la calle, un regalo a la calle. El arte es un regalo”, dice el escultor. Se mantuvo intacta durante un año, hasta que la palabra “bacán” apareció escrita sobre ella con spray amarillo. El autor la retiró para limpiarla. “Es difícil sacarle esas pinturas que se adhieren. No sé dónde llevarla, porque no quiero ponerla en un lugar donde nuevamente le pueden hacer un chorreo de pintura. A la persona que daña una obra de arte deberían encerrarla un tiempo, para que aprenda lo que hizo”, agrega.

Crédito foto: Laura Campos.

Antes de dedicarse a la escultura, Federico Assler estudió arquitectura y pasó por los talleres de dibujo de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile. Pintó durante 15 años, y reconoce todavía sentirse cercano a la pintura y la arquitectura. “No estoy contra el graffiti, y si no fuera escultor a lo mejor sería graffitero, porque uno necesita hacer cosas”, señala Assler, quien 2009 fue reconocido como Premio Nacional de Arte.

Sin embargo, no solo La patata sufrió daños este mes. El domingo pasado se sumó el rayado a la escultura Unidos en la gloria y en la muerte de Rebeca Matte. “Yo creo que las obras hacen pensar, por eso estoy en contra total de que venga alguien y le tire un chorro de pintura a la escultura, porque eso va en contra del arte. Hay que hacer obras para que la gente piense, mucha gente no quiere pensar y cada día más”, dice.

¿Considera que falta que la gente aprenda a valorar el arte?

La gente tiene que aprender a cuidar el arte. Y que se enseñe, que en los colegios desde niños se le dé importancia al arte. El arte no es una cosa que uno mira para arriba y sale de la nada, mucha gente cree que es una especie de entretención. No, no es entretención. El arte emerge de esfuerzo, de preocupaciones, de preguntarse por muchas cosas.

Crédito foto: Laura Campos.
Sobre el autor: