Culto
Franz Ferdinand en Chile: este fuego está fuera de control

Franz Ferdinand en Chile: este fuego está fuera de control

A casi cuatro años de su último show en suelo nacional, los escoceses reemplazaron la comodidad y sonoridad del Movistar Arena, por un Teatro Caupolicán que, aún colmado, se convirtió en una fiesta íntima.

No era la primera vez que Franz Ferdinand se presentaba en suelo chileno. Con cuatro visitas en el cuerpo, los liderados por Alex Kapranos regresaron tras presentarse como teloneros de U2 y en el Festival de Viña del Mar en 2006, en un show en solitario en 2010 y 2014 en Movistar Arena, y en 2013 en el marco del festival musical Lollapalooza.

A casi cuatro años de su último show en Chile, los escoceses reemplazaron la comodidad y sonoridad del Movistar Arena, por un Teatro Caupolicán que, aún colmado, se convirtió en una fiesta íntima.

La fanaticada nacional fue al aeropuerto a recibir a los músicos, quienes respondieron con sonrisas, fotos y firma de autógrafos. Incluso compartieron con los osados que descubrieron el hotel en que se alojaron y fueron a su encuentro.

Ya lo decía el bajista Bob Hardy cuando conversó con Culto en la antesala del show: “La audiencia siempre transmite una sensación acogedora, nos hace sentir muy bienvenidos, siempre es una fiesta asombrosa”, y así fue.

Con un leve retraso de no más de 5 minutos, el show arrancó con dos saludos a Always Ascending (2018), el quinto álbum de estudio y el primero tras la partida de Nick McCarthy. Siguieron adelante con dos nuevos integrantes: Julian Corrie y Dino Bardot, dando vida a un quinteto que buscó un sonido fresco más que la continuidad de las fórmulas del pasado.

El público despertó con “No you girls” de Tonight: Franz Ferdinand (2009), y no lo dejó escapar jamás. Continuando inmediatamente con “Do you want to” (You could have it so much better), los asistentes saltaban golpeando el suelo en simultáneo con la banda que manifestó una energía inagotable, en especial Alex Kapranos con su clásica pirueta en que se alza del escenario extendiendo las piernas mientras toca la guitarra.

Una triste tonada que canta a un amor traicionero cambió la emotividad del ambiente. Kapranos redujo la velocidad de su siguiente tema como respirando de la explosión de energía que detonó anteriormente, solo para llegar poco a poco a una nueva descarga que hizo al público gritar : “Why don’t you walk away?” repetidamente contra aquel ser humano que debe marcharse.

Era de esperar que en las canciones más recientes como “Paper cages” y “Feel the love go”, la audiencia se mostraría más espectadora y danzante con movimientos de cabeza, que coreando al unísono, pero no se podrían denominar puntos bajos del show. Los escoceses tenían claro que la gente quería sus grandes éxitos y compensaron con continuos diálogos con el público, acercamientos que permitieron a más de un afortunado darles la mano, bailes e histrionismo; los sencillos -por ahora- menos populares.

“Take me out”, aquella canción de inicio coqueto que interpela a un francotirador solitario, provocó nuevamente el desenfreno que siguió de largo con “Ulysses”, invitados a volar alto en medio del aroma de la hierba que asomaba en segmentos del público.

El primer bis estuvo marcado por “Slow Don’t kill me slow” y la homónima del disco que los trajo nuevamente a Chile, y luego Franz Ferdinand se salió de libreto con la interpretación de “Outsiders”.

No cualquier artista logra que todo el público se ponga de rodillas, menos tras el fervor y locura desatado desde el inicio de “This fire”, donde un Teatro Caupolicán envuelto en luces rojas cantaba que quemarían esta ciudad. Pero Kapranos dominaba al público con cada mirada, y cuando pidió que todos se sentaran, bastaron unos segundos para que el público obedeciera.

El resultado: detonar una fuerza aún mayor a la expresada al cantar el coro de la última canción de la jornada, y dejar los ánimos en alto, mientras se despedía entregándose a sus fanáticos que lo recibieron gustosos cuando se lanzó desde el escenario.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov