Culto
“Black hole sun”: cuando Chris Cornell escuchó mal las noticias y nació un hit

“Black hole sun”: cuando Chris Cornell escuchó mal las noticias y nació un hit

Un viaje en carretera y una frase equívoca le dieron vida al tema más popular de Soundgarden.

La pregunta frecuente es ¿ el tema fue pensado para ser hit de radio? No. Al igual que lo que pasa con muchas canciones, el éxito viene desde lugares de comunes y corrientes. “Black hole sun” no es la excepción.

Chris Cornell conducía a casa desde el Bear Creek Studio, en Woodinville, cerca de Seattle. En el estudio, él y sus compañeros de Soundgarden estaban grabando la canción “New damage” para un álbum de caridad.

El viaje de vuelta era de unos 40 minutos, el tiempo suficiente para repasar en su mente cosas tan insignificantes como una noticia que había escuchado esa mañana. En la televisión, alguien había hablado del sol, o eso es lo que él recordaba. “Un presentador de noticias dijo algo que escuché mal. Escuché algo así como ‘bla, bla, bla, sol de agujero negro, sol, bla, bla, bla'” explicó años después Cornell a Entertaintment Weekly.

La verdad no tenía mucho sentido, pero cuando volvió a recordar ese momento, algo pasó en su mente. “Pensé que sería un título de canción increíble, pero ¿cómo sonaría?”. Varias cosas le causaban curiosidad. ¿Por qué había escuchado “sol de agujero negro”? “En el momento me corrigieron, pero luego reflexioné ‘bueno, él no lo dijo, pero yo lo escuché'”. Entonces, muchas ideas cruzaron su cabeza. La imagen que se creó a partir de esa frase equívoca lo llevaría a componer uno de sus temas más conocidos.

Después de recordar la anécdota, supo que era de esas situaciones donde el título viene antes de la música. El concepto “Sol de agujero negro” lo inspiró a tal punto que, en lo poco que le quedaba de viaje hasta su casa, creó las melodías y el coro: “Sol de agujero negro, ¿No vendrás y arrastrarás la lluvia? Sol de agujero negro, ¿no vendrás?”.

“Pasé mucho tiempo repitiendo las melodías en mi cabeza para no olvidarlas. Llegué a casa y lo puse en un dictáfono. Al día siguiente lo llevé al mundo real”, contó.

Al otro día, escribió la letra restante, cambió de posición un par de versos y listo. En menos de una hora, la corriente de la conciencia basada en el sentimiento que le dio el “Sol de agujero negro”, se había convertido en una canción. “Hasta me gustaba cómo se veía escrita en el papel. No es algo que haría a propósito, son de esas cosas que ocasionalmente pasarán por accidente”.

A pesar del buen presentimiento que le daba el tema que acababa de componer, no estaba pensando en que fuese un single. “Black hole sun” era compleja y sentía que no sonaba como un hit de radio. “No pensé en términos de éxito en ese momento. No imaginé la letra como algo que podría ser un hit”, dijo. Pero cuando la canción ya estaba en proceso de mezcla ( estaban a punto de lanzar su tercer álbum de estudio Superunknown), se dieron cuenta del gran potencial que tenía.

Cuando el disco de Soundgarden vio la luz el 8 de marzo de 1994, “Black hole sun” fue estrenado como tercer sencillo.

“Lo que me interesa es la combinación de un agujero negro y el sol. Un agujero negro es mil millones de veces más grande que un sol, es un vacío, un círculo gigante de nada, y luego tienes el sol, el dador de toda vida. Era esta combinación de brillante y oscuro, este sentido de esperanza y mal humor subyacente “, declaró Cornell a Uncut sobre el significado de la canción.

Fue ese mismo pensamiento el que transformó “Black hole sun” en un videoclip escalofriante y apocalíptico. “Se acabó el tiempo para los hombres honestos”, decía la letra. Y aunque Cornell insistió varias veces que su creación fue un proceso espontáneo (la canción que ha estado más cerca de escribir las palabras solo por escribir palabras), todo, la música, el riff de guitarra, la melodía y las frases, tenían sentido al final del día.

El músico aclaraba “Es verdaderamente difícil para una persona crear su propia vida y su propia libertad. Y se irá haciendo cada vez más difícil. Eso creará más personas desilusionadas que se transformarán en personas deshonestas y enojadas”. Sin quererlo, había creado una suerte de himno depresivo y esperanzador al mismo tiempo, el mismo que llevó su álbum Superunknown al puesto número uno de las listas en América. Y todo por escuchar mal las noticias.

Sobre el autor:

Magdalena Bordalí |
Periodista. En Twitter es @emebordali