Culto
Romanticismo sin piedad: así es el debut  de Bloque Depresivo

Romanticismo sin piedad: así es el debut de Bloque Depresivo

El grupo de “Macha” Asenjo lanza su primer álbum, con invitados como Maluco y Álvaro Henríquez. “Nunca pensamos en grabarlo”, dice el cantante.

El artículo de esta página, que en los próximos párrafos desglosará el debut del conjunto Bloque Depresivo, no estaba destinado a existir. Básicamente por una razón simple: Aldo “Macha” Asenjo, siempre fiel a sus principios de hombre arisco con las convenciones de la industria, no quería ni tenía ganas de lanzar un álbum con su proyecto más reciente. Así mismo lo refuerza en declaraciones a Culto: “Nunca pensamos en grabar un disco, simplemente somos un grupo de amigos que nos reunimos a cantar canciones que nos gustan”.

Una junta de amigotes que empezó a tomar cuerpo hace una década, que hizo suyo un cancionero popular y romántico curtido en bares, boites, salones de baile, el dial AM y caseterías ya en extinción, que colgó un par de tocatas en YouTube y que, de un minuto a otro, se catapultó como un suceso inédito, amparado en un boca a boca que en 2017 los llevó a llenar tres veces el Caupolicán y otras tres el Cariola. Pero, pese al prestigio, se resistían al álbum.

Hasta que escucharon la voz del pueblo y el mismo clamor popular que los transformó en fenómeno -asistir a alguno de sus shows es una experiencia estremecedora- los empujó a registrar un puñado de temas que remiten al bolero, el vals, la canción “cebolla” y los viejos éxitos de los 70 y 80. “El público nos ha obligado a plasmarlo en un álbum y hacer algunas tocatas para compartirlas en vivo con todos”, cierra el propio Asenjo para justificar lo que ya no tiene vuelta atrás. Un álbum homónimo de 14 canciones que llega hoy a todas las plataformas digitales, que también estará disponible en CD y que a fin de mes podría tener su edición en vinilo.

El mismo que arranca con la versión del bolero “Vergüenza ajena” y donde se establece la impronta del trabajo: guitarras acústicas en primer plano -la banda tiene cuatro guitarristas-, instrumentos de percusión que van ganando en intensidad y la voz del “Macha” adoptando pleno dramatismo. Luego llega el turno de los amigos: en La nave del olvido, éxito del mexicano José José, aparece Álvaro Henríquez con un tono cercano a la desesperación para suplicar a dúo con Asenjo: “Espera un poco/ un poquito más/ Para llevarte mi felicidad”. El vocalista de Los Tres se repite el plato en Sólo tú, de Matia Bazar.

En el corazón del disco está “Continentales”, composición del también líder de LaFloripondio y Chico Trujillo, en clave de balada más tradicional, donde nuevamente despliega sus dotes para cantarle al pesar y al desconsuelo. El resto del título sigue con tracks como “No hay novedad”, con los mexicanos Son Rompe Pera de invitados; la delicada Pequeña serenata diurna, junto al brasileño Luciano Cardoso, el ex Mekano y Café con Leche conocido como Maluco; y Cada domingo a las doce, junto a la voz de la actriz argentina Juli Laso.

Con ese rompecabezas de estilos y nombres, el álbum se perfila como uno de los mejores de la temporada, bajo un origen igual de variopinto. Por ejemplo, varios temas fueron grabados en Alemania, en un pequeño estudio con tecnología analógica de ocho pistas, a años luz de los volúmenes que hoy manejan los estudios de última generación. Otros temas de registraron en Chile y Argentina, siempre bajo la batuta del “Macha” como productor: el artista que esta vez no quería un álbum, pero que debió ceder ante la enormidad de un éxito único en su especie.

Sobre el autor:

Claudio Vergara |
Editor de Espectáculos de La Tercera y periodista especializado en música popular.