Culto
Despiértame cuando termine septiembre: la canción de Green Day que ayudó a Billy Joe Armstrong

Despiértame cuando termine septiembre: la canción de Green Day que ayudó a Billy Joe Armstrong

A los 10 años, el vocalista de la banda estadounidense se enfrentó a uno de sus mayores dolores de pérdida. Décadas después, e inspirado en esa experiencia, compuso una canción que terminó acompañando el dolor de todo un país, y se convirtió en el himno del comienzo de cada octubre.

Se termina septiembre y las redes sociales se llenan de referencias de la famosa canción de Green Day. Lanzada en 2004, “Wake me up when september ends” es uno de los singles más aclamados del séptimo disco de la banda, American Idiot, y ahora con el paso de los años también un comentario humorístico de internet para anunciar las fechas. Pero la verdad es que la canción proviene de un lugar mucho más triste.

Tampoco es una sorpesa. En casi una década y media, el tema de Green Day ha sido, tal vez sin quererlo, una suerte de himno de consuelo de varias tragedias en Estados Unidos, pero todo comenzó con la propia historia del vocalista, Billie Joe Armstrong.

Cuando tenía 10 años, y siendo el menor de 6 hermanos en una familia de clase trabajadora, su padre murió de cáncer el 1 de septiembre de 1982. Tan doloroso como puede ser para un niño, Bille Joe no soportó ni siquiera estar en el funeral, por eso en la mitad, huyó del lugar directamente hacia su habitación. El título de la canción que crearía años después es la frase que le dijo a su madre cuando volvió a casa: “Despiértame cuando termine septiembre”.

Llegando a términos con su propio dolor, el vocalista logró documentar y representar todas las etapas de su duelo en la letra que escribió para American Idiot. Al principio de la canción desde la perspectiva de un adolescente de 18 años que recién comenzaba una banda (“El verano ha venido y se ha ido, el inocente nunca puede perdurar, despiértame cuando termine septiembre. Como mi padre que vino para irse, siete años han pasado tan rápido”) y luego desde la perspectiva de un adulto (“veinte años han pasado tan rápido”).

Pero la letra entre medio tuvo muchos significados para la audiencia, sobre todo después de que se estrenara el video oficial.

Protagonizado por Evan Rachel Wood y Jamie Bell, el clip muestra la historia de una pareja feliz que se destruye cuando él se enlista en el Ejército y tiene que irse sin saber si va a volver. No solo es un tema que calza perfectamente con la canción, sino que es una referencia directa a la guerra de Irak y todas sus consecuencias.

Ese no fue el único tema que parecía perfecto para el single de American Idiot, un disco que de por sí  ya criticaba a la sociedad y en lo que se estaba convirtiendo Estados Unidos.

“Wake me up when september ends” llegó a los oídos del público como un canto de memoria y duelo sobre los ataques a las Torres Gemelas ocurridos el 11 de septiembre de 2001. Enfocados en su letra “Mientras mi memoria descansa, pero nunca olvida lo que he perdido, despiértame cuando termine septiembre”, centenares de memoriales se han hecho desde entonces con esa melodía de fondo.

Así, cantándole con desesperación a una vida mejor en octubre, Billy Joe Armstrong encontró una forma de lidiar con sus fantasmas, al igual que toda una generación fanática de Green Day, que probablemente sintió lo mismo que el vocalista: “Esa fue la primera vez que escribí sobre mi padre. La canción es totalmente personal, y aunque se desvíe un poco de la temática central del disco, fue algo hermoso, definitivamente terapéutico”.

Sobre el autor:

Magdalena Bordalí |
Periodista. En Twitter es @emebordali