Culto
Free fallin’: Tom Petty y su vertiginoso tributo a Los Ángeles

Free fallin’: Tom Petty y su vertiginoso tributo a Los Ángeles

Escrito y grabado en apenas dos días, “Free fallin’” simbolizó un canto a la libertad en The Big Orange.

Como ocurre con la protagonista del video de “Free fallin’”, Elvis fue el primer ídolo del joven líder de The Heartbreakers. A los once años, conmocionado por las canciones de El Rey, Tom Petty, como tantos otros niños norteamericanos, supo que quería ser cantante de rock.

Durante la adolescencia, la idea seguía fija cuando agarró una guitarra, la que aprendió a tocar junto a un vecino llamado Don Felder, que años más tarde se haría conocido al frente de Eagles. Entonces aparecieron sus primeros borradores de grupos que evolucionaron hasta formar Mudcrutch, ese ensayo abierto donde compartió escenarios con Mike Campbell y Benmont Tench, compañeros, desde entonces, de canciones, bandas y batallas.

*

“A veces escribir canciones es un trabajo bastante solitario y no creo que mucha gente tenga paciencia para eso”, dijo Tom Petty entrevistado por Billboard.

“No necesariamente vas a obtener una canción cada vez que lo intentes. De hecho, la mayoría de las veces no vas a conseguir nada. Es como pescar. Estás pescando y atrapaste un pez o no. Si lo hiciste, habrá uno en el bote; si no lo hiciste, no habrá. Pero vas a regresar y mantener tu carnada en el agua. Esa es la única forma de obtener un bocado”, añadió.

*

Tiempo ha, para el año 1989, precisamente junto a Campbell y Tench, fue que Tom Petty se decidió a escribir su primer disco en solitario. Uno llamado Full moon fever, acaso el primero sin el apellido The Heartbreakers, aunque, en la práctica, la mayoría de sus músicos seguían tras los instrumentos.

No serían los únicos. Sus nuevos amigos, los Traveling Wilburys, esa banda nacida del azar que formó un año antes junto a nombres mayores como George Harrison, Jeff Lynne, Roy Orbison y Bob Dylan, también estampó su firma en algunas canciones del disco que tiene a Petty abrazado a una guitarra Rickenbacker en la carátula.

*

“Una buena canción debería dar muchas imágenes. Deberías poder hacer tu propia pequeña película en tu cabeza con una buena canción”, pensaba Petty según Billboard.

“Las canciones son algo místicas y mágicas, no hay una fórmula que las llame. No tengo un método concreto para hacerlo”, confesaba el hombre de “I won’t back down”.

Según Petty: “Es solo algo con lo que nací. Muchas cosas que son difíciles en otros son más fáciles para mí. No sé por qué pasa eso. Tal vez porque mi madre me leía mucho cuando era joven. Cuando tenía dos o tres años me leía muchas canciones de cuna y poesía. Y me dijeron que tenía muy buena memoria, que podía memorizar todo muy joven. Mi madre tuvo mucho que ver con hacerme consciente de las palabras, así que nunca ha sido tan difícil para mí”.

*

La historia es conocida. Fue Jeff Lynne, el líder de la Electric Light Orchesta, quien escuchó la primera forma de “Free fallin’” con Tom Petty sobre un teclado. “Jeff y yo estábamos sentados con la idea de escribir una canción mientras tocaba teclado y simplemente acerté con ese riff principal, que es la intro de la canción”, contó Petty a Billboard.

Luego siguió: “Creo que Jeff dijo algo así como ‘es un riff realmente bueno, pero hay un acorde de más’, así que lo corté y canté el primer verso a modo de broma. Entonces comenzó a reír. Honestamente, pensé que solo estaba divirtiendo a Jeff, pero luego llegué al coro y se inclinó hacia mí y dijo ‘Free fallin’. Así que canté ‘freeee’, luego ‘free fallin’. Inmediatamente supimos que teníamos algo bueno entre manos. Fue así de rápido”.

Al día siguiente, cuando Petty volvió a reunirse con Lynne, le mostró el tema terminado y ambos coincidieron en que estaba listo para ser registrado.

El corte fue pulido en el estudio de Mike Campbell, donde se grabó el tema que acabaría por abrir Full moon fever, un tributo manifiesto a la ciudad de Los Ángeles, a sus carreteras, a los personajes observados por Petty camino al estudio, tanto en el video como en la letra.

Pero “Free fallin’” es sobre todo un canto a la libertad, a esa forma desvergonzada de mostrarla, con el codo fuera de la ventana en movimiento, con la ciudad perdiéndose en los espejos retrovisores y la música que no da más, como cuando Tom Cruise hizo de Jerry Maguire y tomó prestada la canción que volvió inmortal a Tom Petty:

Sobre el autor:

Alejandro Jofré |
Editor de Culto. En Twitter es @rebobinars