Culto
Indya Moore, actriz protagonista de Pose: “Todos queremos ser amados, en eso somos iguales”

Indya Moore, actriz protagonista de Pose: “Todos queremos ser amados, en eso somos iguales”

La protagonista de la elogiada serie habla sobre trabajar con Ryan Murphy y la importancia de la representación transgénero.

Si bien es uno de los productores más exitosos y poderosos de la televisión, las series de Ryan Murphy, si bien siempre provocadoras y con miras a la contingencia, no siempre vienen acompañadas del respaldo de la crítica. Por cada American crime story, siempre premiada y elogiada, hay una American horror story, muy popular pero siempre criticada.

Para suerte del realizador, Pose, su más reciente creación, pareciera estar dentro del primer grupo. Tras su estreno en Estados Unidos, de inmediato comenzó a ser catalogada como una de las mejores series de la temporada, siendo rápidamente renovada para un segundo ciclo. De seguro será una competidora importante además en los próximos Globos de Oro y premios Emmy.

Un triunfo para Murphy que además de profesional es personal. Pose es uno de los proyectos más íntimos del realizador, siempre un defensor de los derechos de la comunidad LGBT. Para eso, se propuso transformar su nueva serie en un hito: la ficción televisiva con el elenco transgénero más numeroso de la historia. Y lo consiguió: la historia cuenta con cerca de 50 personajes trans, todos interpretados por actores transgénero.

La serie, que se estrena en Chile este viernes a las 22 por Fox Premium Series (y ese mismo día tendrá todos sus capítulos disponibles en la App de Fox), transcurre en Nueva York a fines de los años 80, enfocándose en el cruce de tres realidades: el mundo literario e intelectual, el lujo empresarial que representa Donald Trump, y la escena LGBT afroamericana y latina, sobre todo en la cultura ballroom, en donde las comunidades se agrupaban en “casas” para competir entre ellas en desfiles coreografiados.

“Es increíble trabajar con alguien como Ryan Murphy, quien se interesa profundamente por nuestra comunidad y elige usar su poder para hacer el bien. Lo que ha logrado crear con Pose es algo que hemos estado esperando por muchísimo tiempo”, dice al teléfono la actriz y modelo Indya Moore, una de las protagonistas de la serie. “Mucha gente tiene miedo de hacerle espacio a personas distintas, porque creen que puede afectarlos negativamente. Y es todo lo contrario: ayudar a otros sólo puede beneficiarte. Ryan es alguien que ha abierto muchísimas oportunidades e influenciado a un montón de gente”, agrega.

En Pose, Moore interpreta a Angel, una trabajadora sexual trans que compite en los desfiles como miembro de la recientemente inaugurada Casa Evangelista. En las calles conoce a Stan Bowes (Evan Peters), un empresario que trabaja en la Torre Trump, y del cual se transforma en su amante.

“Es importante tener una serie como esta, porque no sólo muestra a la comunidad trans como personas reales, sino que también muestra nuestras capacidades. La gente tiene que entender que podemos interpretar cualquier rol, desde los héroes hasta los villanos”, asegura Moore.

Hasta hace no mucho, varios papeles transgénero eran interpretados por actores cisgénero. ¿Cree que eso está cambiando?

Absolutamente. Muchas veces las historias trans han sido contadas por personas a las que no les importamos. A veces no les interesa hacer historias trans a menos que sea un actor cisgénero el que las protagonice. Eso es una apropiación de identidad de género que encuentro violenta. Sí, el género es una construcción social, pero también lo es la raza, y no es adecuado que una persona blanca interprete a un asiático, o que una persona negra interprete a un blanco. Es muy violento que un grupo privilegiado se apodere de la experiencia de un grupo que no les interesa sólo para ganar dinero. Con Pose todos se pueden dar cuenta lo talentosa que es la gente trans. ¿Entonces por qué no se nos deja contar nuestras historias?

¿Cómo cree que esta serie emplaza a esos grupos privilegiados y de poder?

Creo que van a poder verse definitivamente representados en los antagonistas. Verán cómo sus acciones negativas pueden herir a otros grupos de personas. Series como Pose llevan a la pantalla experiencias que estas personas no conocen, porque nunca se han relacionado con estas historias. Y creo que eso produce una reacción de empatía. Porque no creo que esté en el espíritu humano el herir a otros, entonces cuando estos grupos vean cómo sus acciones nos afectan, creo que servirá para que abran los ojos. Creo que ver Pose llama a querer ser mejores con otros humanos. Cuando dejemos de pensar tanto en nuestras diferencias, nos daremos cuenta que todo lo que todos quieren es ser amados. En eso, somos todos iguales.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.