Culto
Judas Priest: “El heavy metal se ha puesto de moda”

Judas Priest: “El heavy metal se ha puesto de moda”

En conversación con Culto, el bajista Ian Hill habla sobre el éxito del último disco de la banda, la evolución del heavy metal, la enfermedad de su compañero Glenn Tipton y su visita a Chile el próximo 2 de noviembre para una nueva edición del Santiago Gets Louder.

“Seguimos tan energéticos como podemos, damos un 100% de nosotros en el escenario”, dice entusiasta Ian Hill, bajista de Judas Priest, al otro lado del teléfono desde Estados Unidos. A sus 67 años, está seguro de que es una de las razones principales por las que el grupo, cercano a su aniversario número 50, sigue vigente y revolucionando un género iniciado por el primer sonido de Black Sabbath y Led Zeppelin.

Aunque los últimos años no han sido fáciles para los hombres del heavy metal. En 2011, el guitarrista fundador de Judas Priest, K. K. Downing (66), decidió dejar la banda. Y desde entonces, se han visto envueltos en polémicas, declaraciones de un lado a otro y múltiples rumores.

Mientras Downing llamaba a su reemplazante en la guitarra, Richie Faulkner, un “clon”, Glenn Tipton (70), guitarrista líder, reveló que padecía la enfermedad de Parkinson, y justo un par de meses antes del lanzamiento de su último álbum, Firepower, tuvo que retirarse. Otra mala noticia para los ingleses.

“Ni siquiera puedo imaginarme por lo que está pasando, y me rompe el corazón ver que no puede hacer las cosas que quiere, pero él no está planeando irse de la banda. Glenn aún tiene sus ideas y su creatividad”, explica Hill.

Esas ideas y creatividad sí estuvieron ahí para la composición y producción de su más reciente álbum Firepower, un trabajo que, por el contrario, está rodeado de buenas noticias.

El disco es el número 18 de su carrera y muestra un fenómeno interesante para una banda con medio siglo de trayectoria. De todos los discos, este es el que más alto ha llegado en el ranking Billboard 200, marcando un hito comercial en el puesto número 5.

“Yo creo que Firepower llegó ahí porque fue verdaderamente un álbum muy potente. Tan pronto como tuve las cintas de los demos y comencé a escuchar supe que iba a ser un muy buen álbum. Además tuvimos un equipo de ensueño, con un proceso maravilloso y sin problemas, fue un trabajo tremendo de producción”, justifica el guitarrista. Aunque es lo mínimo que se esperaba de un proceso que puede llegar a durar “dos años a tres años, porque nos obsesionan los detalles”.

Hill estaba impresionado con el hecho de que el single de Firepower, “No surrender”, fuese un hit de radio. Eso explicaba en parte por qué este nuevo álbum es el mejor posicionado de su carrera.

“Es la radio la que elige si esa canción aparece o no. Ahí es donde nuestra música se presenta a gente que de otra manera no la escucharía, que es lo que pasa en general con el heavy metal”, dice a Culto. Pero ellos lo lograron. Entonces, y sumados a los fanáticos de siempre, Judas Priest fue capaz de captar otras audiencias.


Es la moda

“Hoy tenemos mucha audiencia joven. ¡Realmente no sé por qué! Siempre hemos intentado ir un paso más allá con cada disco y también mantenernos actuales”, comenta el músico. Pero el sucesor de Redeemer of souls (2014), tenga que ver la radio o no, ha atraído a más jóvenes que de costumbre.

Según Hill, “a los nuevos fans les llama la atención este sonido porque es una evolución de lo que ya veníamos haciendo. Nuestros shows en vivo son una mezcla perfecta de canciones antiguas, nuevas y otras que jamás habíamos tocado en vivo. Es un paquete muy emocionante”.

Pero este éxito y renacimiento, ¿tiene que ver con un cambio en el género? “Yo creo que sí. La escena del heavy metal ha cambiado mucho. Más que nada porque se ha puesto de moda. La energía que transmite ahora es valorada por los jóvenes”.


De vuelta a Chile

La cita luego de tres años de ausencia es el próximo 2 de noviembre. Judas Priest se presentará en el festival Santiago Gets Louder junto a Alice in Chains y Black Star Riders, entre otros. Ian Hill alza el tono de voz a penas mencionamos Latinoamérica.

“He tenido la suerte de tenerlos como fans, amo tocar para una audiencia así. Siempre lo digo bromeando: ‘Ustedes sí que están locos’, pero es un honor sentir esa pasión. Han pasado casi 50 años desde que comenzamos a tocar y esa pasión sigue intacta”, asegura.

Sobre el autor:

Magdalena Bordalí |
Periodista. En Twitter es @emebordali