Culto
Siempre estás diciendo que te vas

Siempre estás diciendo que te vas

Si creímos en el retiro de Ozzy Osbourne y Mötley Crüe, otra vez nos equivocamos.

De seguro no es la última vez que redactaré esto, como tampoco la primera oportunidad en que escribo sobre estrellas musicales anunciando plan de jubilación mediante gira y se arrepienten al rato, dejando tras de si el aroma del embaucamiento para asegurar más tickets. Cher lo ha llevado lejos. Entre junio de 2002 y abril de 2005 se embarcó en Living proof: the farewell tour y así también el próximo viernes 21 de septiembre, a los 72 años, inicia Here we go again tour, su séptimo circuito que la tendrá en la carretera hasta mayo de 2019. En Chile, las últimas visitas de Charles Aznavour (94) suelen ser promocionadas como parte de un largo adiós por la edad de la leyenda francesa y una ocasión irrepetible. Lo he visto tres veces.

Ozzy Osbourne, que prácticamente inventó el concepto gira de despedida en 1992 con No more tours tour, está cumpliendo las fechas de No more tours II y así lo tuvimos el 8 de mayo pasado en el Movistar Arena en un concierto mucho más enérgico que su despedida junto a Black Sabbath el 19 de noviembre de 2016 en el Estadio Nacional, asegurándonos que ahora se va definitivamente con shows pactados hasta el 3 de marzo del próximo año. Pero hace unos días aclaró que no dejará de presentarse en vivo. “Me gustaría que la gente entendiera que no me voy a retirar. ¿Será mi mal acento inglés? Se llama ‘No más giras’, no dice ‘no más giras nunca más’”. Según el cantante de Birmingham, lo que abandona son los tours mundiales. No nos extrañemos si a futuro anuncia residencia en Las Vegas.

Como bonus track, el Príncipe de las tinieblas reveló que su última etapa con Black Sabbath no fue de las mejores, deslizando supuestas envidias del guitarrista Tony Iommi y el bajista “Geezer” Butler. “Pasé 9 o 10 años en Sabbath, pero pasé 30 años lejos de ellos. Con ellos, soy solo un cantante. Yo solo, hago lo que quiero. Estaba recibiendo malas vibras de ellos por ser Ozzy. No sé, ¡qué otra cosa podría ser!”.

Caso dos: Mötley Crüe. El 13 de septiembre el vocalista Vince Neil confirmó vía Tweeter que nuevamente está trabajando con el bajista Nikki Sixx, el batero Tommy Lee y el guitarrista Mick Mars, la alineación clásica de la banda que definió el metal californiano en los 80, al punto de convertirse en una influencia (reconocida a regañadientes) de James Hetfield de Metallica. ¿Por qué Bob Rock produjo el Black Album (1991)? Por el sonido que estampó en Dr. Feelgood (1989) de Mötley. El tuiteo de Neil confirmó el regreso a pesar del último show de la banda celebrado el 31 de diciembre de 2015 en Staples Center en Los Ángeles, como parte de una gira final. “Voy a volver al estudio de grabación en unas semanas con los chicos para grabar 4 nuevas canciones de Mötley Crüe. ¡¡A rockearla!!”.

Las suspicacias por el anuncio fueron inmediatas. ¿La razón? Los miembros de Mötley Crüe firmaron un acuerdo legal que impide a cada uno iniciar giras con el nombre de la banda, el subterfugio por el cual en Chile vemos anuncios de conciertos, por ejemplo, de Electric Light Orchestra o Emerson, Lake & Palmer, cuando apenas queda un miembro original.

Lo de Mötley es parte de un proyecto mayor, la adaptación al cine con el respaldo de Netflix de The Dirt: confessions of the world’s most notorious rock band (2001), la biografía escrita entre el grupo y el reconocido periodista Neil Strauss, que alguna vez Jorge González mencionó como la mejor bio que había leído. La película, dirigida por Jeff Tremaine, entre los cabecillas de Jackass y Ridiculousness de MTV, está en etapa de post producción aún sin fecha de estreno.

Nikki Sixx respondió por Twitter a un fan que lo interpeló intrigado por la manera en que este nuevo material encaja en la cinta. “Puedes confiar en nosotros, son bombazos. Todo el mundo puede relajarse. Vamos a reventar la cabeza con estos tremendos nuevos temazos. Bob Rock está en la producción. Es nuestra película. Sabemos lo que hacemos”.

Vince Neil aclaró tras su entusiasta tuiteo anunciando el retorno que, en rigor, Mötley Crüe jamás ha dicho que se acaba como banda. “Nunca rompimos o dijimos que nunca volveríamos a hacer música”.

Ante trucos como estos, cobra aún más valor la sinceridad de Bob Dylan. Suma 2903 fechas del Never ending tour desde el 7 de junio de 1988.

Sobre el autor:

Marcelo Contreras |
Periodista. En Twitter es @marcelotreras