Culto
The Marvelous Mrs. Maisel arrasa en unos Emmy que también consagran a Game of thrones

The Marvelous Mrs. Maisel arrasa en unos Emmy que también consagran a Game of thrones

La serie de Amazon dominó las categorías de comedia, mientras que la producción de HBO retornó a la premiación quedándose con el mayor galardón al drama.

“Mientras más cambian las cosas, más se mantienen igual”, dice un dicho de por ahí. Ayer, la edición de 2018 de los Emmy, el premio más importante de la TV norteamericana, vivió bajo esa paradoja. Sí, fue una de las ceremonias más sorpresivas de los últimos años: casi ninguna ganadora de 2017 repitió su triunfo, y múltiples predicciones de expertos fallaron. Pero, al final de la noche, Game of thrones siguió imbatible.

Antes de llegar a eso, mucho hablaba de quién reemplazaría el dominio de Veep en las categorías de comedia, con la serie de HBO ausente este año, y lo que se preveía como una competencia cerrada entre Atlanta (FX) y The Marvelous Mrs. Maisel (Amazon) fue en realidad un monólogo de la segunda: la serie se llevó las estatuillas a Mejor Comedia, Mejor Actriz en Comedia (Rachel Brosnahan), Mejor Actriz de Reparto (Alex Borstein), Mejor Dirección y Mejor Guión (ambos para Amy Sherman-Palladino, la primera mujer en llevarse ambos premios en un mismo año). Fue la serie más premiada de la noche.

Atlanta, por su lado, terminó yéndose con las manos vacías, a pesar de ser la comedia más nominada de la noche. Los Emmy terminaron haciendo uso de la letra chica al momento de consagrar a una reemplazante de Veep: era el momento de premiar una serie nueva, pero una que, dentro de todo, pudiera resultarles familiar y accesible a los votantes de la academia. La “comedia” de Donald Glover es sencillamente muy extraña como para triunfar a gran escala en una premiación más acostumbrada a lo tradicional.

A la sombra de la racha de The marvelous… la gran sorpresa fue Barry, de HBO, que logró llevarse el premio al Mejor Actor en Comedia, para Bill Hader, y Mejor Actor de reparto, para Henry Winkler. El veterano actor, conocido por su papel de Fonzie en Días felices, ganó su primer Emmy, bromeando que escribió su discurso de aceptación “hace 43 años”.

Tras el dominio de Amazon en las comedias, los siguientes géneros estuvieron inusualmente peleados. Netflix sorprendió con un buen desempeño en las categorías de Miniserie/Película televisiva, con triunfos para Godless en Mejor Actor (Jeff Daniels) y Mejor Actriz de Reparto (Merrit Wever), además de Regina King como Mejor Actriz por Seven Seconds y Black Mirror: USS Callister como Mejor Guión. Pero fue El asesinato de Gianni Versace: American Crime Story la principal triunfadora de esas categorías, llevándose las estatuillas a Mejor Director (Ryan Murphy), Mejor Actor (Darren Criss) y Mejor Miniserie o Película de TV.

Las siempre menospreciadas categorías de Variedades entregaron quizás el momento más memorable de la noche, cuando Glenn Weiss celebró su triunfo a Mejor Director por la pasada ceremonia de los Oscar proponiéndole matrimonio en vivo a su novia. Luego, siguieron en torno a lo esperado: Last Week Tonight de HBO y Saturday Night Live repitieron sus triunfos de 2017 como los mejores programas de Late y Sketch respectivamente.

La lucha más cerrada de la noche estuvo reservada para las categorías de Drama, con la principal sorpresa siendo el hecho que The handmaid’s tale, la serie más ganadora del 2017, se fue con las manos vacías. En su lugar, múltiples series se repartieron los premios: Westworld se quedó con la estatuilla a Mejor Actriz Secundaria (Thandie Newton), mientras que The Americans ganó tanto en Mejor Guión como en Mejor Actor, para Matthew Rhys. Fueron los primeros Emmy de peso para una serie favorita de la crítica, pero que nunca logró traspasar ese respaldo a esta premiación. También serán los últimos: la serie terminó con su sexta temporada. Por su parte, Netflix volvió a aparecer con algunos de los triunfos más sorpresivos: The Crown se llevó los galardones a la Mejor Dirección (Stephen Daldry) y la Mejor Actriz (Claire Foy).

Pero finalmente las predicciones lograron tener un acierto: Game of thrones, que el año pasado no pudo ser nominada por estrenarse fuera del período de elegibilidad, volvió a quedarse con el título a la Mejor Serie Drama que ya obtuvo en 2015 y 2016. Un triunfo clave, ya que ese premio sumado al de Mejor Actor de Reparto para Peter Dinklage, permitieron que HBO empatara con Netflix en cantidad de triunfos en los Emmy 2018, con 23 estatuillas cada uno, postergando la consolidación del servicio de streaming en esta premiación. Como decía el dicho, si bien muchas cosas cambiaron, todo terminó siendo más o menos igual.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.